Zoom y Youtube, alineados con el sionismo, han censurado una conferencia de Leila Khaled

La charla iba a llevar por título ‘¿Narrativas de quién? Género, justicia y resistencia: una conversación con Leila Khaled’; un encuentro importante y que se desarrollaría de manera telemática. En ella participaban Leia Khaled, una histórica referente de la resistencia palestina, junto con otras icónicas activistas de otras luchas por la liberación negra, el antisionismo así como ex-presos políticos. Llevaba escasos 30 minutos cuando la emisión fue interrumpida tanto en Zoom como en Youtube.

Aunque se había amenazado de que esto iba a ocurrir, nadie pensó que la censura se aplicaría de manera tan inmediata. Y es que, a pesar de que no sea evidente siempre la neutralidad de los medios (también digitales), no existe, sobre todo cuando se nos ofrece una “equidistancia” ilusoria que responde a los intereses de los poderes fácticos. El caso es incluso mas sangrante por el hecho de desarrollarse dentro del ámbito académico. Se esperaba que la Universidad Estatal de San Francisco (SFSU) “desafiara seria y públicamente el intento de Zoom de controlar los contenidos”. Finalmente no ocurrió así, poniendo coto no solo a las voces sino también a instituciones que supuestamente son adalides del saber y del diálogo, cuestión que pone en evidencia el poder real de este tipo plataformas digitales. Esta asunto no dejó de sorprender a Abdulhadiy y Tomomi Kinukawa, quienes están a cargo del programa “Diáspora y Etnias Árabes y Musulmanas” y de la co-moderación del evento.

La declaración de la institución académica ha sido considerada tibia e incluso hubo quien la denomino “bizarra” por lo pobre. Por ahora contamos con declaraciones de la decana Lynne Mahoney, quien se limitó a decir que si bien la censura es “hiriente para algunos” también, la participación de Khaled lo resulta para otros. Como ya aventuramos, una equidistancia impropia de facultativos que deberían orientarse hacia el descubrimiento de la verdad, incluso donde pueda subvertir los intereses del establishment.

Facebook también restringió el evento, añadiendo otro episodio de censura y exclusión, como acostumbra hacer además con demasiada regularidad contra la Resistencia palestina. Una actitud que no se corresponde con la sostenida al respecto del negacionismo nazi. Zuckerberg, creador de la empresa, ya en su momento se vio inmerso en grandes polémicas cuando defendía la “neutralidad” de la plataforma al respecto de los discurso de odio y de la extrema derecha.

Fue precisamente ante la imposibilidad de retrasmitir a través de Facebook, que se tomó inmediatamente la alternativa de Youtube; solo para que la retransmisión fuera cortada y en su lugar se mostrara el siguiente aviso: “Este video se eliminó por violar los Términos de servicio de YouTube”

Esto ocurre después de que hace días legisladores israelíes señalaran lo inconveniente del evento y calificaran a sus organizadores como antisemitas. Llegaron incluso a lanzar una campaña con el hashtag “End Jew Hatred” (Fin al odio a los judios), mientras instaban también a denunciar la transmisión, para luego pasar a celebrar la victoria de este bloqueo.

Dicho esto, el artículo de Michael Arria (disponible en el digital Mondoweiss) señala cuál es el lobby o grupo de presión que ha articulado este campaña sionista:

“Detrás de esto, la derecha pro-Israel, a traves del grupo sionista AMCHA Initiative, The Lawfare Project y la aplicación Act.IL, que apunta al movimiento #BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) y está parcialmente financiada por el gobierno israelí. Esta última se ha atribuido el mérito de ayudar a cancelar el evento Zoom”.

Finalmente, no podemos dejar de destacar que la neutralidad en internet y en las plataformas mayoritarias presentes en la red, es a día de hoy una quimera. Una trinchera que se disputa a cada momento y que deja en evidencia la necesidad de seguir articulando redes internacionalistas y alianzas que permitan superar este tipo de bloqueos y censuras. A ello está prácticamente abocada cualquier tipo de disidencia mientras no dispongamos de un mayor número de redes y nodos libres de comunicación, así como redes sociales con un compromiso firme que rompa con las falsas equidistancias del poder.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS