Zerolo

Por Pepe Mejía

Siendo portavoz estatal de la Plataforma 0’7, conocí a Pedro a través de Carmen Toledano que, en ese tiempo, estaba en la Federación de Mujeres Progresistas (FMP) con Enriqueta Chicano. Pedro ya se movía en la responsabilidad de los Movimientos Sociales del PSOE. Junto con Carmen, José Manuel Martín Medem, Sacaluga y responsables de distintas ONGs estábamos empeñados en sacar adelante la Plataforma de ONG por el Derecho de Acceso a los medios públicos, especialmente en RTVE y RNE. Y Pedro, desde el primer momento, nos brindó todo su apoyo. No nos pidió nada a cambio sabiendo muy bien que en el plano político teníamos muchas diferencias. Siempre mantuvo sus ideas y el respeto por las ideas distintas a las suyas.

Desde el primer momento siempre destacó su disposición a trabajar con entidades que no estaban en la órbita del PSOE.

Posteriormente, coincidí otra vez con Zerolo cuando trabajé en la Fundación Cives con el diputado Victorino Mayoral. Esta vez la relación fue más estrecha. Nos apoyó en el impulso de la Plataforma Ciudadana por la Laicidad en la que se aglutinó un amplio espectro de entidades ciudadanas, ecologistas, vecinales, sindicales y sociales.

Defendió las ideas de la laicidad sin mucho ruido y siempre con mucho respeto con las personas que no comulgaban con la laicidad. Nos animó a organizarnos para defender mejor nuestros objetivos.

Posteriormente nos encontramos otra vez para trabajar en temas de inmigración. Trasladé preocupaciones del colectivo inmigrante como el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) y la tarjeta sanitaria. Como siempre, Pedro estaba a disposición de nuestro colectivo aunque siempre nos reconocía sus límites. No huía del debate.

En una oportunidad nos invitó a un debate sobre inmigración en la sede del PSM en la plaza Callao. Allí, de forma franca y sincera se le expuso públicamente las contradicciones que había tenido el PSOE en su política de inmigración. Analizamos juntos el fracaso de todas las leyes de extranjería, cómo habían prometido el cierre del CIE de Aluche y no lo había cumplido y allí estaba Pedro, sacando la cara por su partido, reconociendo errores.

Después tuvimos un fuerte debate sobre democracia en Venezuela y democracia aquí. Apasionado y vehemente, Pedro nunca me faltó el respeto. Después del acto seguimos debatiendo en la calle. Así era Pedro. Insistía mucho pero con mucho cariño.

Otro de los debates que mantuvimos fue sobre movimientos sociales. Para mí ha sido uno de los pocos dirigentes del PSOE que abiertamente me reconoció que estaban reaccionando tarde y muy mal a todo lo que fue el 15M.

En el marco incomparable de los cursos de Periodismo Solidario que organizaba la UAM, con la valiosa aportación de Silvia Arias, y la Escuela de Periodismo de El País con Miguel Bayón y yo mismo desde la Coordinación, tuvimos la oportunidad de debatir con otros dirigentes socialistas las consecuencias del 15M.

Muy receptivo a las propuestas o sugerencias que le hacíamos llegar, Pedro siempre te buscaba y te preguntaba. Sabiendo que yo militaba en Izquierda Anticapitalista. Valoraba mucho las opiniones diferentes y divergentes de su partido.

Se nos ha ido una persona buena, humana, cordial, sensata, coherente consigo mismo, respetuoso con los demás y activista en favor de los valores éticos y humanos. Que la tierra te sea leve, compañero.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS