Zaramazulo se reivindica en la calle contra la criminalización de los movimientos populares

Zaramazulo seguirá trabajando «por un mundo diferente» pese al cierre policial

400 personas se manifestaron ayer por las calles del barrio Zaramaga, en Gasteiz, para denunciar el registro y cierre de los locales de Zaramazulo, el pasado de 25 de febrero, por parte de la Guardia Civil.

Dos semanas después de que, en plena campaña electoral, la Guardia Civil irrumpiera en la sociedad Zaramazulo de Gasteiz con la excusa de buscar papeletas de D3M, operación que derivó en el precinto y cierre de sus locales, ayer se llevó a cabo una manifestación por las calles de Gasteiz para denunciar el atropello policial.

La marcha partió a las seis de la tarde desde el centro cívico Iparralde bajo el lema «Kriminalizaziorik ez! Zaramazulo aurrera!» y recorrió las calles del barrio de Zaramaga. En la movilización participaron representantes de más de 45 colectivos populares, respondiendo a la petición de solidaridad formulada por la asociación tras el cierre de sus locales.

Precisamente, desde Zaramazulo destacaron que desde comienzos de la década de los años 80 su sede ha servido como lugar de encuentro para numerosos colectivos sociales y organismos populares, por lo que llevan más de 25 años «dando color y vida a Gasteiz desde el barrio de Zaramaga, sacando iniciativas a la calle, organizando las fiestas o participando en todo tipo de dinámicas sociales».

Recordaron que, sin embargo, el pasado 25 de febrero, «la Guardia Civil, armada hasta los dientes y acompañada por la Ertzaintza, registró y clausuró Zaramazulo, dejando de un día para otro en la calle a todo tipo de colectivos populares». Explicaron que a día de hoy desconocen si podrán recuperar el material de trabajo que guardan en los locales, ya que no tienen permiso para acceder al interior.

«Nos han cerrado las puertas por la razón de la fuerza a todas las personas que creemos en la fuerza de la razón. Cerrarnos las puertas significa mucho más que registrar, incautar material y precintar unos locales, se trata de un intento de cerrar las puertas a otra manera de organizarse, construir y crear», denunciaron los portavoces de Zaramazulo.

Pese a todo ello, aseguraron que seguirán trabajando «por construir un mundo diferente» desde Zaramaga.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS