Publicado en: 4 enero, 2019

Ya vienen los reyes…

Por Prudenci Vidal

Por Prudenci Vidal, Miembro de La Marea Pensionista El centro de gravedad del día cinco por la noche son los Reyes Magos de Oriente: Melchor, Gaspar y Baltasar y la inocencia de los niños a quienes colmamos de regalos. Mi mujer siempre ha dicho qué injustos son porque hay abundancia para los ricos y los niños pobres […]

Por Prudenci Vidal, Miembro de La Marea Pensionista

El centro de gravedad del día cinco por la noche son los Reyes Magos de Oriente: Melchor, Gaspar y Baltasar y la inocencia de los niños a quienes colmamos de regalos. Mi mujer siempre ha dicho qué injustos son porque hay abundancia para los ricos y los niños pobres continúan en su miseria. Pero a mí me ha sugerido une reflexión diferente: ¿Quiénes son nuestros reyes? ¿De dónde emana su legitimidad democrática? ¿Existe compatibilidad entre la monarquía con el principio de soberanía nacional/popular?

Los padres de la Constitución del 78 nunca ponen en cuestión la Restauración decidida por Franco en la Ley Fundamental de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947 y definieron el estado como “Monarquía Parlamentaria sobre la base de legitimidad democrática” y añaden :” la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”

Y es precisamente aquí donde echamos a faltar un importante adjetivo que sí aparece en las constituciones de los países europeos, ya sean monárquicos ya republicanos; este adjetivo es TODOS LOS PODERES” y la monarquía no lo es por dos razones: porque es anterior al proceso democrático y por lo tanto la monarquía no nace del consenso popular, sino de la imposición de las leyes de la Dictadura. Puede que en los años 70, en aquel postfranquismo con ruido permanente de sables, la Monarquía Española fuera una opción, pero seguramente – a raíz de las múltiples consultas juveniles, locales y populares, de las corrupciones y falta de ética – no es una opción de futuro. Nadie lo expresa así con esta contundencia, pero todo el mundo sabe que es así. Careciendo de legitimidad en el origen cabe preguntarse: ¿es suficiente una legitimidad de ejercicio o habrá, en algún momento, que someter a referéndum la permanencia de la institución?

La segunda reflexión, que viene a cuento, es que la imagen de los Reyes de oriente es un icono religioso y la similitud de la cuestión nos hace preguntarnos doblemente: ¿Es compatible la Iglesia española con la democracia, pero sí lo había sido anteriormente con la dictadura? ¿O el Estado aún no ha sabido encontrar, en los 40 años de vigencia de esa laureada Constitución, el lugar que debe ocupar en un estado no confesional?

Es pues de lógica concluir que los dos pilares fundamentales en la construcción de la ideología Fascista de régimen de Franco, como fueron la Iglesia y la restauración monárquica, tienen un déficit de encaje dentro de la constitución del 78.

Cabe pues ya, y de una forma urgente, apelar a la reforma o a un nuevo periodo constituyente. Cuanto más se prolongue la resistencia (para la derecha franquista este era el punto y final de lo que estaban dispuestos a conceder… y para la izquierda era el punto de partida, de ahí la imposibilidad de pactos y de proyectos de estado en cuestiones fundamentales como la educación, la familia, la territorialidad etc.) mayor será el riego de descomposición del sistema político derivado de su ordenamiento jurídico.

La democracia como forma política no puede mantenerse de forma indefinida como tal sin hacer uso del procedimiento de reforma que prevé. El principio de igualdad es el eje en torno al cual gira la sociedad democrática, y este es un principio que está en permanente movimiento.” (Antón Losada) Avanza, o retrocede ( la crisis nos lo ha demostrado que nada es seguro: ni la vivienda, ni el trabajo, ni los ahorros, ni las pensiones…) pero nunca permanece inmóvil. Iglesia y monarquía carecen de ese encaje en el principio de igualdad.

El desajuste entre la realidad y la Constitución que existe hoy en día, si no se corrige acabará conduciendo a la destrucción del sistema. Y el tiempo se está agotando. La crisis económica de 2008, en la que nos hemos dado cuenta de que nuestros derechos pueden ser modificados a decisión del malvado neoliberal que gobierne… ,la crisis territorial del 2010, la aparición de la latente extrema derecha en 2018 ha conducido a un deterioro tan grande de nuestro sistema que no puede seguir ignorándolo, como lo ha hecho durante estos decenios, como si no pasara nada. La Constitución de Bonn, según los historiadores, fue el instrumento en el que reflejarse a la hora de recoger los derechos ciudadanos, ha sido reformada en 86 ocasiones. Si tomaron modelo para su formulación, tomen modelo también de sus reformas.

El Rey de España, Felipe VI, se ha dirigido a los jóvenes en su discurso navideño. Esos miles de jóvenes que han optado por la emigración a países más desarrollados que el nuestro, que se ha mostrado incapaz de absorber en su economía lo que las universidades estaban produciendo, viven en países en los que el principio de la igualdad dirige las actuaciones políticas, esos difícilmente volverán.

Los pensionistas solicitaron al presidente Sánchez una autovía nueva para las pensiones y mucho nos tememos que suceda lo mismo que con las autovías del país, que su acción de gobierno sea un parcheo para salir del paso. Debe darse cuenta, y si no lo hace corremos el riesgo de una fuerte involución democrática, de que el coste de la no reforma será superior al de la reforma. Iniciar un proceso de reforma puede generar muchas inseguridades, incluso que el sistema político implosione por sí mismo y lo convierta en una ingobernabilidad permanente, pero no iniciarlo, el riesgo de que suceda, es mayor y de un coste incalculable.

La situación de la Monarquía y de Iglesia deben tener un encaje democrático porque de la soberanía popular emanan TODOS los poderes del Estado. Aunque hoy la alternativa no se plantea entre monarquía o república. La decisión , callada por parte de la población, ya está tomada.

Prudenci Vidal

Miembro de La Marea Pensionista

COLABORA CON KAOS