Ya están en libertad condicional siete de los ocho condenados por las ‘tarjetas black’

Siete de los 14 condenados por el caso de las tarjetas black de Caja Madrid y Bankia que permanecían en prisión cuando estalló la pandemia han conseguido en los últimos meses la libertad condicional. De los otros siete, seis han pasado durante el estado de alarma a cumplir sus condenas en sus domicilios sometidos al control de una pulsera telemática. Uno de ellos, además, está pendiente de que el juez resuelva en breve sobre su petición de excarcelación. Por tanto únicamente sigue en prisión Rodrigo Rato, al que el Ministerio del Interior rechazó el 5 de mayo darle el tercer grado penitenciario o semilibertad al tener pendientes dos procesos penales abiertos.

Los siete reclusos de las tarjetas black que han accedido ahora a la libertad condicional son: Antonio del Rey de Viñas, Javier de Miguel Sánchez, Francisco Javier Pérez Fernández, Miguel Ángel Abejón Resa (todos ellos con una pena de dos años y seis meses), José María de la Riva, Rodolfo Benito Valenciano y Gonzalo Martín Pascual (los tres con una condena de tres años). Todos ingresaron en prisión en la segunda quincena de octubre de 2018 e Interior les concedió el tercer grado penitenciario o semilibertad entre julio y agosto del año siguiente. En ese momento, pasaron a ir solo a prisión de lunes a jueves a dormir.

 

De los seis que permanecen en prisión, Rubén Cruz Orive está también cerca de alcanzarla. Condenado a dos años y seis meses, fue el último en entrar en prisión, en noviembre de 2018, tras pedir a la Audiencia Nacional retrasar su ingreso por motivos de salud. Cruz Orive está clasificado en tercer grado y, tras el estallido de la pandemia, cumple la pena en su domicilio bajo control telemático. Fuentes jurídicas aseguran que hay presentada ya una solicitud para que se le conceda también la libertad condicional sobre la que el juez de vigilancia penitenciaria aún no se ha pronunciado.

Siguen en prisión en régimen abierto Francisco Baquero, el exsecretario de Estado Estanislao Rodríguez-Ponga, Antonio Romero Lázaro, Jorge Gómez Moreno (todos ellos condenados por el Supremo a tres años y dos meses) y José Antonio Moral Santín (cuatro años de pena). Durante la pandemia, todos también pasaron a cumplir sus penas en casa bajo control telemático.

Rodrigo Rato es el único de los 15 condenados por el caso de las tarjetas black que tuvieron que ingresar en prisión que permanece en régimen cerrado en prisión. Tras ingresar en el Centro Penitenciario de Madrid V, en la localidad de Soto del Real, para cumplir la pena de cuatro años y seis meses que le impuso el Supremo, el exvicepresidente del Gobierno fue clasificado en segundo grado u ordinario. Desde entonces, y tras cumplir el primer cuarto de la condena, le han concedido dos permisos de seis días cada a uno. Tras ver como Interior rechazaba darle la semilibertad en mayo, Rato tendrá que esperar a noviembre para que vuelva a revisarse su situación penitenciaria para saber si accede a la semilibertad.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS