Y en eso llegó Fidel

Por Sergio Salazar Aliaga

La revolución cubana negó la concepción de la tercera internacional, fue una revolución de lo imposible. Así llegó Fidel como diría Carlos Puebla… “Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar”.

Por Sergio Salázar

Cuba fue uno de los países que no se independiza en el ciclo de países independistas, recién para 1968 se comenzaron a formar grupos revolucionarios hasta que un día apareció Carlos Manuel de Céspedes reuniendo a todos sus esclavos y proclamando el inicio de la lucha por la independencia.

Cuando Silvio Rodríguez nos canta el “mayor”, se refiere a Ignacio Agramonte un estudiante de Camaguey, excelente dirigente que se destaca en este conflicto denominado la guerra de los 10 años, pero cae en combate.

La guerra necesaria…

José Martí fue un político republicano democrático, poeta, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra Necesaria, llamada así a la Guerra de Independencia de Cuba.

Después de esos primeros 10 años muchos salen al exilio por tener ideas libertarias. Martí se dedica a organizar desde donde estaba en un momento histórico donde se implantaba la Doctrina Monroe “América para los Americanos”, alquila un barco en Key West para invadir cuba, se produce los enfrentamientos con el ejército español y muere el 19 de mayo de 1895, dejando un legado fundamental : “Cuba Libre”.

República Mediatizada…

En 1900 se da una Asamblea constituyente en busca de la independencia, pero se toman por una ocupación norteamericana donde aprueban la “enmienda Platt”… Era nada más y nada menos que el Derecho de Estados Unidos a intervenir en asuntos políticos y económicos, el imperialismo había comenzado.

Previa a la Revolución…

El triunfo de la revolución Rusa dio la base para que un grupo de bolcheviques liderada por Vladímir Lenin, León Trotsky, Rosa Luxemburgo y entre muchos fundaran la Tercera Internacional. Fijaron como objetivo la “Asociación Internacional de los Trabajadores” es decir llevar la revolución socialista a todos los países del mundo. En 1924 Lenin murió y todos esos sueños se derrumbaron, Stalin asumió el poder y planteó la línea del socialismo en un solo país.

En ese panorama aparece Julio Antonio Mella que había promovido la creación de la Liga Antiimperialista de las Américas, tiene una importante participación en la creación del partido comunista en 1925 y sostenía que la batalla no solamente era en contra del imperialismo sino el camino hacia el socialismo.

En América Latina los partidos comunistas estaban sujetos a las resoluciones del VII congreso de la tercera internacional, establecía que debían batallar por la búsqueda de una revolución burguesa, es decir la consolidación de una burguesía nacional, entrar en un proceso de desarrollo y recién cuando existan manos proletarias empezar por la batalla al socialismo, muchos entraron en una línea reformista.

En eso llego Fidel…

El año de 1952 Fulgencio Batista da un golpe de Estado, donde abolió la Constitución, cierra el Congreso, prohíbe la participación de partidos políticos, socio de los Estados Unidos y de la Iglesia Católica donde el Cardenal Arteaga le da la bendición como el salvador de Cuba.

Aparece un joven del partido ortodoxo “Fidel Castro Ruz” quien organiza a 150 hombres armados para acabar con la dictadura, un 26 de julio de 1953 tratan de asaltar al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, fracasan y mueren casi todos.

Él sale exiliado a México donde reorganizan el ejército de la revolución, conoce a Ernesto Guevara toman la decisión de montar un barco (Granma) con 82 tripulantes y comenzar la liberación en Cuba…

Fidel pudo concentrar todas las ideologías en el Movimiento 26 de julio, organiza las ciudades, todo el recorrido desde la Sierra Maestra, la táctica “Guerrilla y levantamientos Populares” como el de Frank País.

Así ganó esta revolución humanista y cubanista, siguió por la reforma agraria, se acabaron los latifundios, se cerraron los casinos y la prostitución, bajaron las tarifas de la luz, energía y agua, se promulgó la reforma urbana, se decretó que el pueblo en el poder tiene derecho a decretar lo que no han decretado nunca.

La revolución cubana negó la concepción de la tercera internacional, fue una revolución de lo imposible. Así llegó Fidel como diría Carlos Puebla… “Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar”.

COLABORA CON KAOS