Wilhelm Wakonigg

Publicidad

El 28 de octubre de octubre de 1936, a las siete de la mañana, comenzó el embarque de civiles y cónsules en el destructor inglés Exmouth en Las Arenas (Bizkaia). En el control de abordo fue detenido el cónsul Wilhelm Wakonigg.
&nbsp
El 16 de noviembre, a las tres y media de la tarde, empezó el juicio con Tribunal Popular de Jurado contra Wakonigg entre fuertes medidas de seguridad en la Audiencia, sita en la calle Dª María Muñoz del Caso Viejo de Bilbao. Su abogado defensor fue Ignacio de Areilza. El 17 de noviembre el Presidente del Tribunal, José Espinosa, leyó la sentencia: “Fallamos que debemos condenar y condenamos al procesado Guillermo Wakonigg a la pena de muerte por el delito de traición consumada”.
&nbsp
La mañana del 19 de noviembre de 1936 fue ejecutado en la tapia del cementerio de Derio tras gritar al viento su Heil Hitler. Wilhelm Wakonigg Hummer nació el 30 de abril de 1875, entonces él y su ciudad Littai, sita a orillas del río Save en la región de Karina, pertenecían a Austria. En1918 los dos fueron hechos yugoslavos, y desde el 25 de junio de 1991 Wakonigg se convirtió en esloveno y Littai&nbsp pasó a denominarse Litije.
&nbsp
Murió a los 61 años de edad, dejando tras de sí en su biografía un cierto halo de misterio espeso y un puñado de preguntas enigmáticas. El germano Ingo Niebel en su libro “Al infierno o a la gloria” de la editorial Alberdania, de reciente aparición, trata de despejar de modo definitivo incógnitas históricas en la vida de Wakonigg con documentadas indagaciones en archivos: “Tampoco esta investigación ha podido cambiar ni la sentencia del Tribunal Popular, que le condenó a muerte, ni la imagen que se creó de él a posteriori.
&nbsp
Más bien ha aportado pruebas que demuestran que Wakonigg obraba decidida, convencida y sistemáticamente primero contra la legalidad republicana y después contra la que representaba el Euzkadi´ko Jaurlaritza. De sus propios documentos se desprende que no lo hizo por amor a su “segunda patria”, aquella España denominada “nacional”, sino por sus propios intereses: quería ser el hombre que decidiera la caída de Bilbao a manos de los sublevados, quería ser el intermediario entre la industria metalúrgica alemana y el gobierno de la junta golpista de Burgos, quería ser el cónsul del Reich alemán en Bilbao. Al final perdió todo, por su propia culpa… El poco valor profesional y político que Wakonigg y los que conspiraron con él presentaban, no sólo para los militares sublevados sino también para los gobiernos de Berlín y Viena, se refleja en que los Estados emprendieron justo lo mínimo para salvarles la vida: el envío de telegramas,… nadie levantó la mano para ayudarles”.
&nbsp
El libro del historiador, Magister Artium, y periodista Ingo Niebel resuelve de modo definitivo la mayoría de las preguntas, que habían quedado en el aire en la vida de este amigo de la emperatriz Zita e hijos del ex emperador de Austria y rey de Hungría Carlos de Hasbsburgo.M
&nbsp
ikel Arizaleta, 17 827 048
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More