Welcome to the Hotel Indignado

Fíjense si estará furiosa Esperanza Aguirre a cuenta del 15-M, que al criticar la ocupación de un hotel a pocos metros de su despacho ha llegado a decir: “No se puede permitir que un espacio público se privatice en beneficio de unos señores”.

Tranquilos, que no cunda el pánico en las filas neoliberales, que al decir “espacio público” Aguirre no estaba pensando en hospitales ni en el Canal de Isabel II, sino en Sol como espacio de asamblea; y los “señores” no son los que habitualmente se benefician en Madrid de la privatización de lo público, sino los indignados.

En su afán por seguir metiendo el dedo en el ojo, el 15-M se ha anotado un buen tanto, al menos en el plano simbólico, al ocupar un hotel abandonado en todo el centro de Madrid. Más allá de lo que hagan con él, el gesto ya sirve para visibilizar una realidad: la de cientos de edificios vacíos, en manos de bancos o inmobiliarias, que no tienen uso mientras no se les pueda sacar beneficio.

Y no sólo hoteles, sino miles de pisos, sin comprador o embargados, cerrados mientras miles de familias se quedan en la calle. Por eso, más interesante que la toma del hotel es la acción de Barcelona, donde han ocupado un edificio de viviendas que alojará a desahuciados. Es una gota en el océano, sí, pero su potencial simbólico es gigante: aquí una casa vacía, aquí una familia sin casa. ¿Hace falta decir más?

Hace dos días, en un coloquio de la Asociación de Promotores, se dijo que la banca tardará medio siglo en vender su cartera de suelo, y cinco años en librarse de los miles de pisos de promotores morosos, por lo que el presidente de la asociación recomendó aparcarlos, “hibernarlos”, para que no pierdan más valor. Es decir, que sigan vacíos.

La ocupación del hotel enfurece aún más a la presidenta porque rompe su postal de una ciudad escaparate, que presume de una oferta hotelera sin igual para el turismo y los viajes de negocios. ¿Qué será lo próximo?, se preguntará Aguirre: ¿acampar en la flamante T-4? ¿Piratear la señal de Telemadrid? ¿Dedicar las ruinosas instalaciones olímpicas al deporte popular?

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS