Publicado en: 5 diciembre, 2018

“Vox” populi: la abstención, consigna favorita de la extrema y extremísima derecha

Por Movimientoupc

La baja participación (a duras penas votó la mitad del censo) en la reciente convocatoria electoral de Al Andalus (ex Andalucía) dio como principal resultado el ascenso de la españolísima extrema (C´s y PP) y extremísima derecha (Vox) que se alza con la mayoría absoluta

Por Movimiento UPC“Vox” populi: la abstención, consigna favorita de la extrema y extremísima derecha

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario

La baja participación (a duras penas votó la mitad del censo) en la reciente convocatoria electoral de Al Andalus (ex Andalucía) dio como principal resultado el ascenso de la españolísima extrema (C´s y PP) y extremísima derecha (Vox) que se alza con la mayoría absoluta lo que, previsiblemente, conducirá al desalojo del también españolísimo PSOE del parlamento andaluz, en el que desgobernó la friolera de 40 años, exactamente 4 años más que el autodenominado “caudillo” y “generalísimo”, Franco, con el falsario alegato de que estaban construyendo una sociedad justa, próspera y moderna.

Cuarenta años y un día de falso socialismo. El 23 de mayo de 1982 (7 años después de muerto el antepenúltimo dictador, lo que nos da una somera idea del tiempo que se toma el incipiente régimen monárquico y colonial para que todo siga “atado y bien atado”, que sentenció el franquísimo) tienen lugar las primeras elecciones al parlamento andaluz, habiéndose acordado que fueran 109, de los 110 posibles según el estatuto, el número de parlamentarios, de los que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) obtuvo 66, lo que supone la mayoría absoluta.

El PSOE presidió tanto Al Andaluz preautonómico como autonómico. Fue Plácido Fernández Vargas el que presidió la preautonomía durante el bienio 1978-79, preautonomía que se prolongó hasta mediados de 1982 pero presidida por Rafael Escudero, que también presidió la autonomía hasta 1984, al que siguió José Rodríguez de la Borbolla (1984-90), iniciándose luego un interminable mandato de corrupción y prebendas, que duró desde 1990 hasta 2009 (20 años de nada), siendo presidente Manuel Chávez González, el de los ERE y las ansias de nobleza: en febrero de 2006 concedió el título de Hija Predilecta de Andalucía a la Duquesa de Alba, para vergüenza y oprobio de muchos andaluces, convocando el Sindicato de Obreros del Campo y otras organizaciones manifestaciones de protesta, que fueron reprimidas con fuerte violencia. Todo ello “muy socialista”, como pueden comprobar. Lo sustituyó en el cargo Zarrías Arévalo durante unos meses del año 2009, al ser nombrado el innombrable Chávez, Vicepresidente y ministro de Política Territorial (2009-2011) por el inefable Zapatero. Griñán Martínez tomó el relevo desde 2009 hasta 2013, en todos los sentidos e igualmente implicado en los ERE, cerrando esta etapa Susana Díaz (2013-2018), que gobernó con Ciudadanos (C´s) liderados por Alberto de Rivera y de las JONS, calificado por alguno de sus paisanos catalanes como fascista y falangista

Gobernar para que la gente se abstenga por hartazgo. Los enemigos de la democracia, que sin embargo se aprovechan de la misma para encaramarse al poder, descalifican, interesadamente, tanto la acción política como los agentes de la misma, así como las instituciones en las que se desarrolla. Consiguen de esta manera que una inmensa mayoría social considere como una auténtica lacra a los políticos, desentendiéndose de participar en la misma dado que sienten auténtica repugnancia, probablemente con razón, pero sin tener en cuenta, consciente o inconscientemente, su inmensa responsabilidad pues su “pasividad en la brega”, haciendo uso, si se nos permite la licencia, de un término específico de la lucha canaria, es lo que en última instancia es la causa de que la extrema derecha acceda a las instituciones, ejecutando políticas ene contra de la mayoría.

La quiebra social en Al Andalus. En el primer trimestre del año 2013 , según reflejó la Encuesta de Población Activa (EPA), el paro ascendió hasta el  37% (más del 41% en la provincia de Cádiz), afectando a 1,47 millones de personas, dato que, sin embargo, pasó relativamente desapercibido. Según ha manifestado el pedagogo y presidente de la Fundación Ideas, Manuel Pérez Real, “en Europa el índice de fracaso escolar es del 11%, en España oscila entre el 23 y el 24%, pero en Andalucía alcanza el 34%”, siendo además, Huelva, Almería, Cádiz y Málaga, seguidas de Sevilla, Jaén, Granada y Córdoba, las provincias que alcanzan niveles más alto de alumnado repetidor de la Educación Secundaria entre 2015 y 2016, según los propios informes de la Junta de Andalucía. Por otra parte, “en torno al 40% de los niños andaluces abandonan la secundaria obligatoria sin el título”, ha concluido. Con respecto a la sanidad, Andalucía invierte casi el 30% de los fondos públicos, sin embargo, de los 9.739 millones gastados en el ejercicio del 2010 se ha pasó a 8.751 el año 2016. En 2014 se tocó fondo con 8.210 millones “¡Ahora a escarbar!” parafraseando a los hermanos Marx ¿Qué tiene esto que ver con el socialismo?

La tormenta perfecta. Ante este aterrador panorama sólo faltaba prender la mecha demonizando en primer lugar a los independentistas, por cierto, los únicos capaces de dar solución a los problemas que azotan al pueblo andaluz, en segundo lugar a los inmigrantes así como a las feministas y, por último, azuzando, como no, el nacionalismo español, el mismo de “España, una grande y libre” (como dice el chiste, “una” porque, afortunadamente, no hay más, “grande” porque lo es y “libre” porque cuando llega el fin de semana puedes elegir entre el 1, la X o el 2 cuando pones la quiniela).

Foreign Office de la República Democrática Federal Canaria

COLABORA CON KAOS