Votar al PP. ¿Cómo es posible?

Publicidad

Todo indica que en quince días

el PP va a recibir más de 7 millones de votos.

Repetimos, el PP.

El Partido de Bárcenas, Rato, Barberá, Matas, González (Ignacio), Camps…

y una pléyade de dirigentes que han sido/y son

los abanderados de la corrupta derecha patria.

Desde lejos, muy desde lejos de ellos,

es incomprensible que una persona salga ese domingo de su casa

a coger una papeleta del PP para ponerla en una urna.

Salvo

que el franquismo sociológico siga con buena salud;

que el Marca sea el diario más vendido y reverenciado en las miles de barras de bares de pueblo, donde les han impuesto -casi a punta de metralla- hablar de lo mal que está Venezuela;

que la Iglesia esté adoctrinando más de lo que imaginamos;

que el miedo a perder la pensión que alimenta dos generaciones de parados se haya convertido en pavor

que el runrún de que nos vamos recuperando (sin reparar en quién nos trajo aquí) sea ya un valor en sí

que el IBEX esté usando toda su «invisible» artillería

que haya muchos, muchos fachas, que para eso ganaron la guerra y transmitieron sus deleznable ideología

que acordemos que la ola ultraderechista que asola Europa encuentra en el PP su punto de referencia en España

que tienen el poder desde 1939, sin pausa, esto es, la friolera de 77 años

que no los estemos combatiendo con eficacia

que estemos comprobando que sus medios de desinformación masiva son poderosos

Todo indica que en quince días

el PP va a recibir más de 7 millones de votos.

Repetimos, el PP.

El Partido de Bárcenas, Rato, Barberá, Matas, González (Ignacio), Camps…

y una pléyade de dirigentes que han sido/y son

los abanderados de la corrupta derecha patria.

Desde lejos, muy desde lejos de ellos,

es incomprensible que una persona salga ese domingo de su casa

a coger una papeleta del PP para ponerla en una urna.

Salvo

que el franquismo sociológico siga con buena salud

que el Marca sea el diario más vendido y reverenciado en las miles de barras de bares de pueblo

que hayan impuesto -casi a punta de metralla- hablar de lo mal que está Venezuela

que la Iglesia esté adoctrinando más de lo que imaginamos

que el miedo a perder la pensión que alimenta dos generaciones de parados se haya convertido en pavor

que el runrún de que nos vamos recuperando (sin reparar en quién nos trajo aquí) sea ya un valor en sí

que el IBEX esté usando toda su «invisible» artillería

que estemos comprobando que sus medios de desinformación masiva son poderosos

que haya muchos, muchos fachas, que para eso ganaron la guerra y transmitieron sus deleznable ideología

que acordemos que la ola ultraderechista que asola Europa encuentra en el PP su punto de referencia en España

que tienen el poder desde 1939, sin pausa, esto es, la friolera de 77 años

que no los estemos combatiendo con eficacia

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More