(Videos) Galiza: La CIG realiza protestas simbólicas en las siete ciudades para exigir ingresos y salarios dignos, protección social y seguridad en el lugar de trabajo

Publicidad

Castellano:

Carril: «Hacemos estas acciones después de semanas de proporcionar propuestas, quejas y denuncias que no son abordadas ni por las administraciones ni por las empresas»

La CIG realizó el jueves acciones simbólicas protestas en las siete ciudades para exigir a los gobiernos español y gallego medidas de protección laboral y social para la clase trabajadora y exigir que los costos de la emergencia de salud no recaigan, una vez más, en las mayorías sociales. Los mítines, en los que participaron unas diez personas, garantizando las medidas de seguridad correspondientes, tuvieron lugar frente a la Delegación del Gobierno en A Coruña, las Subdelegaciones de Pontevedra, Lugo y Ourense y en los edificios de la Xunta de Galicia en Vigo, Ferrol y Santiago de Compostela.

El secretario general de la CIG, Paulo Carril, explica que la planta acordó llevar a cabo estas acciones simbólicas «después de semanas de presentar propuestas, quejas y denuncias que no son abordadas ni por las administraciones ni por las empresas». Por lo tanto, afirmó, «hoy estamos aquí para exigir la recaudación del desempleo y los salarios, porque la falta de ingresos está empobreciendo mucho más a los trabajadores en su conjunto; medidas de protección social para todas las personas sin exclusiones ni discriminación; un control estricto cumplimiento de las medidas de seguridad del personal que trabaja, y respeto por los derechos y libertades civiles «.

Las medidas adoptadas profundizan en la precariedad y la pobreza.

Paulo Carril denuncia que las medidas aprobadas desde el decreto del estado de alarma «son injustas e insuficientes», están causando un flujo de despidos y ERTE, y profundizan la precariedad de los grupos más vulnerables (como los trabajadores/eventuales o contrados a través de ETTs), para quienes no se han tomado medidas de protección que les permitan acceder a unos ingresos dignos.

En esta línea, exigió que el gobierno habilite mecanismos para garantizar el cobro inmediato de las prestaciones de desempleo para miles de personas afectadas por un ERTE, de modo que el desempleo se pague tan pronto como se realicen las nóminas sin tener que esperar hasta el día del pago. Carril advierte sobre la crítica situación económica en la que cientos de trabajadores que, hasta la fecha, han recibido solo una parte de sus salarios de marzo «y no están seguros de cuánto o cuándo podrán cobrar el subsidio de desempleo».

El problema de los cuidados en evidencia.

En este sentido, también señaló que esta crisis pone de relieve la cuestión de los cuidados, que sigue recayendo principalmente en las mujeres que, si no pueden acceder al teletrabajo, deben cuidar a los niños y de otras personas dependientes sin mas alternativa que aprovechar un reducción del trabajo a tiempo parcial o completo, con lo cual esto implica una disminución en sus ingresos.

«Y si hay algo que está demostrando esta crisis, agrega, es que las profesiones feminizadas han demostrado ser servicios esenciales, a pesar de seguir siendo las más precarias y devaluadas. Es crucial terminar con esta situación».

Abusos de la patronal.

Junto con esto, el Secretario General de la CIG advirtió sobre el abuso que se está produciendo, favorecido por la decisión política de abordar esta crisis, a nivel laboral, tomando como punto de partida una reforma laboral «que  debería derogarse en su totalidad». . La vía de los ERTE, sin siquiera garantías de mantenimiento del trabajo, está perjudicando en gran medida a sectores importantes de la clase trabajadora, sin mencionar que muchas empresas están aprovechando la emergencia de salud para llevar a cabo suspensiones de empleo fraudulentas, incluso registrando casos de empresas con un ERTE vigente. en los que su personal sigue obligado a acudir al puesto de trabajo.

Del mismo modo, la CIG critica que, con el pretexto de la pandemia de Covid19, se substraigan las competencias de las autonomías, reforzando el discurso centralizador y españolista con la aprobación y connivencia, en el caso de Galiza, del Gobierno de Feixoo; o el despliegue policiaco y militar enfocado al control social y la vigilancia, pero no para controlar que la protección de la salud esté garantizada en el lugar de trabajo; Al mismo tiempo, se pretende limitar los derechos y libertades bajo el peligroso discurso de la seguridad ciudadana.

Con la mirada pues en el Primero de Mayo.

Carril advierte que cuanto más tiempo se tarde en corregir estas medidas injustas que se han tomado, más difícil será una salida justa de esta crisis para todos los trabajadores y para las mayorías sociales en general. Por ello anima a la celebración del Día Internacional de la Clase Trabajadora para exigir un giro radical en la política.

«Estamos a las puertas de la conmemoración del 1 de mayo, una fecha de reivindicación de la clase trabajadora en la que en este año 2020, dada la situación en que vivimos, más que nunca tenemos que hacer oír nuestras demandas porque no podemos permitir que nos sigan emprobeciendo mientras roban nuestros derechos al tiempo que se facilita todo tipo de abusos de los empleadores «, sentencia.


 

Galego:

A CIG realiza protestas simbólicas nas sete cidades para esixir ingresos e salarios dignos, protección social e seguridade nos centros de traballo

Carril: «Facemos estas accións despois de semanas de achegar propostas, reclamacións e denuncias que non son atendidas nin polas administracións nin polas empresas»

A CIG realizou este xoves protestas simbólicas nas sete cidades para reclamar dos gobernos español e galego medidas de protección laboral e social para a clase traballadora e esixir que os custes da emerxencia sanitaria non recaian, unha vez máis, sobre as maiorías sociais. As concentracións, nas que participaron sobre dez persoas garandando as correspondentes medidas de seguridade, desenvolvéronse diante da Delegación do Goberno na Coruña, das Subdelegacións de Pontevedra, Lugo e Ourense e nos edificios da Xunta de Galiza de Vigo, Ferrol e Santiago de Compostela.

O secretario xeral da CIG, Paulo Carril, explica que a central acordou realizar estas accións de carácter simbólico «despois de semanas de achegar propostas, reclamacións e denuncias que non son atendidas nin polas administracións nin polas empresas». Por iso, aseverou, «hoxe estamos aquí para reivindicar o cobro do paro e dos salarios, porque a falta de ingresos está a empobrecer moito máis ao conxunto do pobo traballador; medidas de protección social para todas as persoas sen exclusións nin discriminacións; un control estrito do cumprimento das medidas de seguridade do persoal que está a traballar; e respecto polos dereitos e liberdades civís».

As medidas aprobadas afondan na precariedade e na pobreza

Paulo Carril denuncia que as medidas aprobadas dende o decreto do estado de alarma «son inxustas e insuficientes», están a provocar un regueiro de despedimentos e ERTEs, e afondan na precariedade dos colectivos laborais máis vulnerábeis (como os empregados e empregadas eventuais ou con contrato a través de ETTs), para quen non se adoptaron medidas de protección que lles permita ter uns ingresos dignos.

Nesta liña, reclamou do goberno que habilite mecanismos para garantir o cobro inmediato das prestacións por desemprego dos miles de persoas afectadas por un ERTE, de maneira que se abone o paro en canto estean confeccionadas as nóminas sen ter que agardar ao día fixado de pago. Carril alerta da crítica situación económica na que se atopan centos de traballadores e traballadoras que, a día de hoxe só percibiron unha parte dos salarios de marzo «e non teñen certeza algunha de canto nin cando poderán cobrar o desemprego».

A problemática dos coidados, en evidencia

A este respecto tamén apuntou que esta crise deixa en evidencia a problemática dos coidados, que seguen recaendo de xeito maioritario sobre as mulleres que, de non poder acceder ao teletraballo, deben facerse cargo das crianzas e das persoas dependentes sen outra alternativa que acollerse a unha redución de xornada parcial ou total,  co que isto implica de merma nos seus ingresos.

«E se algo está demostrando esta crise, engade, é que as profesións feminizadas  resultaron servizos esenciais, a pesar de seguir sendo as máis precarizadas e desvalorizadas. É crucial pór fin a esta situación».

Abusos patronais

Xunto a isto, o secretario xeral da CIG advertiu do abuso patronal que se está a producir, favorecido pola decisión política de afrontar esta crise, a nivel laboral, tomando como punto de partida unha reforma laboral «que xa debería estar derrogada na súa integridade». A vía dos ERTEs -sen garantías sequera de mantemento dos empregos- está prexudicando enormemente a importantes sectores da clase traballadora, sen mencionar que moitas empresas están aproveitando a emerxencia sanitaria para levar adiante suspensións de emprego fraudulentas, mesmo rexistrándose casos de empresas cun ERTE vixente nas que se obriga o seu persoal a acudir a traballar.

De igual maneira, a CIG critica que baixo a escusa da pandemia da Covid19 se subtraian competencias ás autonomías, reforzando o discurso centralizador e españolistas co beneplácito e a conivencia, no caso de Galiza, do Goberno de Feixoo; se despregue o exército e a policía para labores de control e vixilancia social, pero non para supervisar que se garanta a protección da saúde nos centros de traballo; ao tempo que se pretenden limitar os dereitos e as liberdades baixo o perigoso discurso da seguridade cidadá.

Coa vista posta no Primeiro de Maio

Carril alerta que canto máis se tarden en corrixir estas inxustas medidas que se foron tomando, máis difícil vai ser que saída desta crise sexa xusta para todas as traballadoras e traballadores e para o conxunto das maiorías sociais. De aí que anime a aproveitar a celebración do Día Internacional da Clase Traballadora para reclamar un xiro radical nas políticas.

«Estamos ás portas da conmemoración do 1º de Maio, unha data de reivindicación da clase traballadora na que neste ano 2020, ante a situación que estamos a vivir, máis que nunca temos que facer escoitar as nosas demandas porque non podemos permitir que nos sigan a empobrecer e a roubar os nosos dereitos mentres se facilita todo tipo de abusos patronais», sentenza.

 

Fuente: CIG

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More