(Video) Ziugánov sobre Stalin 2013

 

Ziugánov sobre Stalin 2013

Publicado el 21/12/2013 por Josafat S. Comin

Como viene siendo tradición, cada 21 de diciembre, los dirigentes del PCFR (y cualquier ciudadano que lo desee), rinden tributo a la figura de Stalin, en el aniversario de su natalicio (este año es el 134), colocando claveles rojos en su tumba en la muralla del Kremlin. Tras la ofrenda, Ziugánov ofrece unas declaraciones ante los medios, donde además de recordar la relevancia histórica de la figura de Stalin, da un repaso a la actualidad.

 https://www.youtube.com/watch?v=p050FV3B5Ww

Aunque hayan pasado 50 años desde la muerte de Stalin, sin embargo, los enemigos de nuestro país, la quinta columna, no le pueden perdonar. Ante todo, el que cogiese un país arruinado, el imperio ruso, llevado a la miseria por los Romanov en el transcurso de la primera guerra mundial. Un país en descomposición, al que Stalin dejó equipado con el arma nuclear. Un país victorioso, convertido en superpotencia mundial.

Cualquiera que sea medianamente el objetivo, comprende que Stalin, logró en apenas 20 años, convertir  un país, que se encontraba en un estado “ semiafricano”,  arruinado y fraccionado, en una potencia puntera a nivel mundial –según muy distintos indicadores era ya la primera potencia-, en un país al que todos tenían en cuenta, en este mundo.

Recientemente hemos visto cómo los seguidores de S. Bandera y los enemigos del poder soviético y de nuestro país, derribaban el monumento a Lenin, en el centro de Kiev. Un monumento esculpido por un arquitecto de gran talla como fue el Mercúriev. Un monumento que abría el pabellón de la Urss en la exposición internacional de 1939 en Nueva York, cuando todo el mundo recorría lo que estaba allí expuesto y admiraba sorprendido, de lo que era capaz entonces el país soviético, todo lo logrado bajo la dirección de Stalin, en esos pocos años.

Con admiración, vieron que se había llevado a cabo un plan de industrialización, único en la historia, que se había construido 6000 fábricas, de las mejores del mundo para su época, que los ritmos de crecimiento eran del 10 – 12% e incluso del 15% y más en algunos sectores.

Con sorpresa descubrieron, como un país que en la primera guerra mundial, contaba con un ejército donde la mitad de los soldados apenas sabía leer, se había convertido ahora en un país libre de analfabetismo con una potente ciencia y gran nivel educativo.

Estaban sorprendidos y admirados y decidieron enviar a nuestro país a sus especialistas, para conocer de cerca aquella experiencia única, de la política llevada a cabo por Stalin, con el partido de los bolcheviques. Roosevelt, viendo las enormes dificultades por las que atravesaban los Estados Unidos, la caída de la producción era de casi el 25 por ciento, una tercera parte de la población estaba desempleada, mandó a reunirse con Stalin a dos destacados economistas para que conociesen de primera mano, de qué manera se estaba llevando a cabo esa modernización, tan exitosa y tan eficaz.

Y esos dos especialistas al volver le dijeron: sí, el sistema de partido único, de acuerdo con nuestras tradiciones no nos es válido, pero todo lo que se está haciendo en el terreno económico y la esfera social, es simplemente genial. Y Roosevelt se vio obligado a aprender de Stalin, del país de los soviets, y crear un programa gubernamental, introducir la planificación, incluida la pronosticable, y sacar así adelante unos Eeuu arruinados, utilizando la experiencia de lo que estaban poniendo en marcha Stalin y los bolcheviques.

Hoy, en gran medida, la historia se repite. Hoy no podemos avanzar si no aprendemos de las elecciones de Stalin, de su industrialización, del desarrollo del sector agrario, y de la revolución cultural. Sí no sabemos apoyarnos en nuestra riquísima historia milenaria. Nuestro partido preparó el programa para sacar al país de la crisis. Las bases de ese programa se fundamentan en nuestra propuesta, de nacionalizar el sector derivado de las riquezas de nuestro subsuelo, los sectores clave de la producción y la creación de un estado auténticamente social, donde el trabajador sea el principal protagonista, donde el trabajo determine el destino de cada colectivo, y la dignidad de cada persona.

Pero les quiero recordar, que en este año, vamos a acabar vendiendo materias primas por un valor cercano a los dieciséis billones de rublos. No me cansaré de repetir, que de ellos, sólo seis, acabarán en las arcas públicas. Diez billones, es el tributo que paga nuestro país, a la oligarquía, rusa y extranjera y a sus encubridores. Diez billones de rublos, representan mil millones de dólares al día, que pagamos de peaje por esta política económica, que llevan aplicando los últimos 20 años.

Por si fuera poco en este año que termina, se han adoptado una serie de decisiones, que están en la onda de las políticas de Yeltsin, no tienen nada de nuevo. Con ellas está relacionada la destrucción de nuestra educación, de nuestras escuelas, de la educación superior, la destrucción de la ciencia, que es tratada con una prostituta.

Vuelvo a dirigirme a todos los ciudadanos del país y a todas las fuerzas políticas.

Sin apoyo a la educación y a la ciencia, no podemos tener un país desarrollado. En los 90, terminaron por destruir la ciencia aplicada al ámbito industrial, y ahora están acabando con la ciencia en la enseñanza superior y académica. En un país convertido en colonia, no se necesita que haya ciencia, por eso, esos “directores de escena”, del otro lado del océano, hacen todo lo que está en su mano para que el gobierno ruso acabe por sacar adelante esas reformas, por las que tan torpemente votó el partido de gobierno.

Nosotros hemos preparado nuestras leyes de “educación para todos”, y de respaldo a la ciencia. Estoy convencido de que en un futuro cercano, nuestras propuestas encontrarán respaldo, en las grandes campañas electorales que tenemos por delante.

El año que viene, van a darse elecciones prácticamente en todas las regiones. En numerosas ocasiones, hemos declarado que no podemos alimentarnos con una “cuchara ajena”. La mitad de los productos que consumimos son de fabricación extranjera y de una calidad más que dudosa. Nuestro país está capacitado para alimentar a 700, 800 millones, para lo cual hay que invertir en el sector agroalimentario, hay que apoyar al campo. En tiempos de Stalin, en el desarrollo del sector agrario, se invertía casi una quinta parte de los presupuestos. Hoy y a lo largo de los últimos diez años, la inversión ha sido de un 1%. Por cierto que los Eeuu, en este año, van a invertir un 2-4%, Europa un 3, mientras que nosotros seguiremos en los próximos tres años, bajo el gobierno de “Rusia Unida”, seguiremos invirtiendo un 1% en el desarrollo de la agricultura, lo que significa continuar con la destrucción de un sector clave de la economía.

Al conmemorar esta fecha, recordando el natalicio de Stalin, al estudiar nuestra experiencia histórica extraordinaria, todo lo relacionado con la industrialización, con la educación, con los programas sociales, con nuestra grandes victorias, debemos recordar, como único camino para triunfar, que si ponemos en marcha una nueva industrialización, si superamos la crisis, si la educación, incluida la superior, vuelve a ser un derecho de todos, así como un primer puesto de trabajo garantizado, cuando el nivel salarial, venga determinado por los ingresos de los trabajadores, de los campesinos, ingenieros, maestros, médicos, y de las gentes con uniforme militar … Sólo entonces tendremos éxito y seremos un país pujante.

Este año termina con pasos bastante acertados, en lo que se refiere a la política de nuestro país en la arena internacional. Hemos insistido y seguiremos haciéndolo, en la necesidad de respaldar a Siria, y eso está dando frutos. Hemos sido solidarios con nuestra hermana Ucrania, y considero que los últimos pasos irán en beneficio de todos nuestros pueblos. Pero solo recomponiendo una nueva, renovada, Unión Euroasiática, sobre la base de la experiencia soviética, de la práctica de Stalin, sobre la base de la amistad entre los pueblos, podemos mirar el futuro con confianza.

Por eso estamos trabajando y seguiremos trabajando para recomponer la unión de Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Kasajastán y otras repúblicas. Para ello se han creado ahora buenas condiciones.

Les vuelvo a agradecer que se mantengan fieles a la memoria de las más grandes figuras de nuestra época. Stalin fue un genio político. Desde el punto de vista militar y estratégico, y sobre todo para recuperar la influencia de nuestro país, del que dependía el mantenimiento de la paz en el mundo. Desde el punto de vista de la paridad estratégica, en pocos años, se acabó con el monopolio de los Eeuu sobre el arma nuclear y termonuclear. Y la paridad en misiles nucleares del país de los soviets, nos pudo garantizar en no volver a ser agredidos durante casi cincuenta años. Hoy esa paridad se está diluyendo ante nuestros ojos. Por eso propongo seguir avanzando, apoyándonos en la grandeza y sabiduría de la época soviética, cuyos mayores logros se alcanzaron, cuando el país estuvo gobernado por Iosif Visariónovich Stalin.

 

E Rojas desde Josafat Comín

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS