(VÍDEO) Una grabación desmonta la acusación contra un documentalista detenido por los hechos de Can Vies

Publicidad

Iker Oiz registraba los incidentes del mes de mayo de 2014 y los policías le hicieron caer al suelo. El ministerio fiscal le pide cinco años y seis meses de prisión, bajo la acusación de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones.

La Generalitat, personada como acusación particular, le pide una pena de tres años y ocho meses de prisión. El juicio se celebrará el 15 de diciembre

Una imagen vale más que mil palabras. Así es en el caso de Iker Oiz, un documentalista que, el 26 de mayo de 2014, cogió la cámara y quiso registrar los momentos más tensos del intento de desalojo del centro social Can Vies. Antes de ir hacia la plaza de Sants -donde estaban produciendo las cargas-, pasó por la redacción de la Directa para explicar que tenía la intención de grabar imágenes y que, después, nos las ofrecería gratuitamente por publicarse las en nuestra web. También colaboraba con la televisión comunitaria LaTele.cat.

Una grabación hecha desde una azotea cercano muestra con detalle cómo fueron los hechos y desmiente la versión acusatoria de la fiscalía y los Mossos, de acuerdo con la cual, a él ya otro joven que se encontraba en el mismo punto, los piden cinco años y seis meses de prisión. La Generalitat, personada como acusación particular pide una pena de tres años y ocho meses de prisión. El juicio se celebrará el 15 de diciembre.

En las imágenes, se aprecia un cordón policial avanzando hacia el grupo de manifestantes para facilitar la salida de una gran grúa que formaba parte del dispositivo para derribar el inmueble. En primera fila de la gente concentrada, se ve el documentalista con la cámara en la mano registrando el avance de los policías a muy poca distancia. Gritos, insultos, pero no se ven volar objetos. Es entonces cuando empiezan los empujones, Oiz no suelta la cámara en ningún momento y continúa grabando. Su grabación, que no fue borrada, también muestra el incidente, hasta que el plano de la imagen mira hacia arriba, justo cuando el documentalista cae al suelo. A continuación se levanta y huye de la policía en dirección al grupo de manifestantes.

En las imágenes, no se aprecia el lanzamiento de ningún objeto contra los agentes. Por el contrario, los atestados policiales y el escrito de la fiscalía dicen que Oiz «formaba parte de un grupo que profería insultos, gritos a favor de la resistencia, escupía los agentes y lanzaba objetos». Añaden, además, que «propinó empujones e intentó golpear el cabo con número 5787 mientras grababa con una cámara». En relación con el otro acusado, aseguran que «golpeó el pecho y le propinó una fuerte patada en la pierna izquierda». La defensa del documentalista, por el contrario, asegura que él «estaba ejerciendo su legítimo derecho a la información, no agredió a nadie ni lanzó ningún objeto».

Iker Oiz no fue detenido ese mismo día. El 11 de julio de 2014, cuando habían pasado seis semanas de los hechos, agentes de paisano lo cogieron cuando salía de casa. Pasó unas horas en los calabozos de la comisaría de Les Corts y ahora afronta el juicio. El barrio de Sants, se ha creado un grupo de apoyo con el lema «Nos quieren en prisión por informar». El 10 de diciembre a las siete de la tarde, harán un pasacalle informativa con punto de inicio en la plaza de Sants y, el 15 de diciembre a las diez de la mañana, han convocado una concentración ante la Ciudad de la Justicia mientras se celebración de vista oral del juicio.

IMAGEN DE PORTADA: Iker Oiz, ahir, en una roda de premsa. La Generalitat, personada com a acusació particular, li demana una pena de tres anys i vuit mesos de presó. El judici se celebrarà el 15 de desembre – Gorka Leiza

https://directa.cat/actualitat/una-gravacio-desmunta-lacusacio-dels-mossos-fiscalia-contra-un-documentalista-detingut

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More