(Vídeo) «Ser digna de mi hija y su lucha»

Publicidad

«Por supuesto que es difícil cuando una parte de ti muere, pero yo estaba preparado para ello. Somos conscientes de que el precio es muy alto. Seguiré su camino. Ahora tengo la responsabilidad de estar a la altura de mi hija y de los demás mártires».

La combatiente de las YPJ Dilvin Qamişlo cayó en la resistencia contra la ocupación turca en Serêkaniyê (Ras al-Ain). Su madre Gulistan Eziz ha hablado con ANF sobre la vida de su hija y sus propios sentimientos.

Dilvin era la hija más joven de Gulistan. Su madre la describe como una persona cálida y muy apegada a su familia. Era una buena estudiante y desde muy joven se interesó por los guerrilleros que luchaban por su pueblo. Este interés estaba cada vez más marcado por un gran respeto hacia las mujeres combatientes. En algún momento decidió unirse a estas mujeres.

«Mis sentimientos maternales me obstaculizaban», dice Gulistan en retrospectiva. «Siempre le dije que fuera a la escuela. Un día fue y se unió a ellas. Mi corazón estaba agitado y pensé que no podía vivir sin ella. Así que la traje de vuelta. La segunda vez que se fue, me di cuenta de que tenía que respetar su decisión. La dejé ir».

 

 

Dilvin estaba feliz con su decisión. «Se veía tan hermosa el día que nos dejó. Irradiaba felicidad», dijo su madre. «Cuando la visité más tarde, le dije que no olvidara que siempre estaba con ella en mi corazón. Ella me respondió que tiene amigos en todas partes, desde Shengal hasta Van, y que mi corazón debería estar con ellos también».

Gulistan no sabía que Dilvin estaba en Serêkaniyê al principio de la invasión turca en octubre. Sin embargo, sentía que su hija, como los demás combatientes, estaba resistiendo la ocupación. Entonces ella vio a Dilvin en la televisión y se alegró. «Después de dos o tres días, los combates en Serêkaniyê se volvieron más y más violentos. Cuando oí que la zona industrial fue bombardeada por aviones de combate, pensé que Dilvin había caído. Al mismo tiempo, deseaba fervientemente que no hubiera caído en manos del enemigo. Más tarde me dijeron que había caído».

Gulistan está orgullosa de su hija. «Por supuesto que es difícil cuando una parte de ti muere, pero yo estaba preparado para ello. Somos conscientes de que el precio es muy alto. Seguiré su camino. Ahora tengo la responsabilidad de ser digna de mi hija y de los otros mártires».

 

ANF

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More