(Video) Mexico. Sesenta pueblos de Morelos se organizan contra una termoeléctrica

Huexca, Morelos. Frenar el megaproyecto “Plan Integral Morelos”, que consiste en la instalación de una termoeléctrica, y así evitar los riesgos de muerte en caso de una catástrofe natural, fallas técnicas o errores humanos, exigen habitantes de 60 comunidades de Morelos, Puebla y Tlaxcala, quienes defienden el respeto a la vida, la seguridad, el agua y la salud, así como el derecho a la información, consulta y consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas y mestizos.

Una termoeléctrica es una instalación que emplea calor mediante la combustión de gas natural para producir energía eléctrica. El proyecto integral abarca cuatro obras: la termoeléctrica, un gasoducto, un acueducto y torres de alta tensión.

De acuerdo con un documento que se reparte en las comunidades, en el pueblo de Huexca las obras para la construcción se iniciaron sin dar la información adecuada a los habitantes.

La asamblea comunitaria fue la forma de combatir mentiras y engaños. Esta legítima autoridad de los pueblos obligó, en marzo de este año, a las autoridades gubernamentales y empresa a sentarse y explicar las intenciones de este megaproyecto. Primero fue la asamblea en Jantetelco, donde 300 representantes de comunidades expusieron los peligros del gasoducto y fue ahí donde la gente decidió rechazar el proyecto.

El 16 Mayo de este año, a raíz del incumplimiento del gobierno municipal y de la Comisión Federal de Electricidad de asistir a una reunión, la comunidad decidió tomar las instalaciones y colocar barricadas para impedir el acceso de la maquinaria de la termoeléctrica.

El 8 de junio se organizó un Foro de solidaridad en Huexca, donde asistieron aproximadamente 40 pueblos y 30 organizaciones, y es ahí donde se nació el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos, Puebla y Tlaxcala,

El 14 y 17 de mayo se realizaron reuniones entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la comunidad, pero la información continuó siendo ambigua. Desde el 16 de mayo el pueblo de Huexca instaló barricadas en la entrada de la comunidad y detuvo la obra con el fin de exigir información verídica sobre la termoeléctrica y demandar su inclusión en la toma de decisiones.

Son siete las empresas que el gobierno de Felipe Calderón quiere implementar en el país, una de ellas ya existe en Manzanillo y otra se quiere instalar en Huexca, Morelos. Lo que se pretende es crear una red en todo el país.

El engaño empezó, explica Juan Carlos Flores, acompañante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Tlaxcala, Puebla y Morelos (FPDTyA), “cuando la CFE dijo que se les pagaría una renta de tierra a las comunidades que requerían 10 metros como derecho de vía de gasoducto”. Pero, explica Flores, “los documentos de impacto ambiental dicen que se requieren no menos 25 metros para hacer valido dicho estudio”.

Nicanor, representante de la comunidad de Huaxca, relata cómo a partir de engaños y traiciones el proyecto se fue instalando en las comunidades: “Este megaproyecto inició en enero del año pasado, fuimos engañados por el presidente municipal de Yecapixtla, Morelos. Él tuvo la osadía de ignorarnos, de no informar lo que acordó con la CFE. Nosotros nos enteramos por nuestra cuenta de los engaños y de la magnitud de la termoeléctrica”.

Los habitantes se enteraron del proyecto y de su funcionamiento y mandaron llamar al presidente municipal de Yecapixtla y a los representantes de la CFE. “Los mandamos llamar para que nos dieran la información completa”, relata Nicanor, autoridad comunitaria. “Preguntamos cuál es la afectación ambiental y el radio del proyecto. Lo que nos contestaron fue que no afectaría al medio ambiente, que habría empleo, porvenir y beneficios para la comunidad.

“En la asamblea había grandes tentaciones, nos ofrecieron beneficios, pero descubrimos las intenciones y engaños. Llamamos a otra asamblea a la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), les pedimos respuestas y sólo obtuvimos más engaños. Después solicitamos un diálogo con representantes de la termoeléctrica y no se presentaron.”

La adquisición de la tierra tiene un aprovechamiento del 63 por ciento de agricultura temporal, 26 por ciento de riego y 6 por ciento de pastizal, lo cual quiere decir que no son tierras ociosas, que se están cultivando.

Martha Lucio Moise y Alberto Trinidad, originarios de la comunidad de Huexca, coinciden en que con la instalación de la termoeléctrica y los gasoductos su vida tendrá un cambio brutal: “La gente aquí siembra, cosecha y come maíz y sorgo, produce queso. Y si llegaran a construir la termoeléctrica ésta va a necesitar agua y se va acabar para las tierras, no se va a poder cultivar, no va a nacer milpa y el producto va a estar contaminado”.

La siguiente explicación expuesta por Juan Carlos Flores, acompañante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Tlaxcala, Puebla y Morelos, está basada en el manifiesto de impacto ambiental de la Secretaria de Medio Ambiente (STGNM-Gasoducto Morelos Clave 21PU2011G0009) y el Proyecto Integral 264 CC Centro (Clave 17M2011E0001), en documentos de Licitación Pública del gasoducto y la termoeléctrica y del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los opositores, en un documento dirigido al los gobiernos de los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala, explican que el megaproyecto “Plan Integral Morelos” es impulsado por el gobierno federal a través de la paraestatal CFE y la empresa transnacional española Electrificaciones del Norte (ELECNOR), y que consiste en la construcción de un gasoducto, un acueducto y dos centrales termoeléctricas que representan un riesgo a la vida de las poblaciones en las que se pretende imponer su construcción.

El gasoducto abarcará al estado de Tlaxcala, Puebla y Morelos. Explican que en su primera etapa recorrerá 160 Kilómetros, afectando 2 mil propiedades de 77 ejidos de 22 comunidades. Abastecerá de gas a la termoeléctrica con un diámetro de 30 pulgadas, enterrado a dos metros de profundidad que transportará 9 mil 61 millones de litros de gas metano al día, pasará por debajo de 60 pueblos de los estados de Tlaxcala, Puebla y Morelos.

En Morelos, subrayan en un documento entregado a los gobiernos de los tres estados, el gasoducto recorrerá 23 kilómetros en una zona de alto riesgo. El Comité Científico de Riesgos del Volcán Popocatepetl del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recomendó no construir este gasoducto y especialistas del Centro Universitario para la Prevención de Desastres de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (CUPREDER-BUAP) declararon que no es viable construir el gasoducto ni la planta termoeléctrica, por el riesgo que representa.

Juan Carlos señala: “El gasoducto será concesionado a la empresa española ELECNOR, con una inversión de 175 millones de dólares, 45 millones de dólares menos que su empresa competidora, la Transportadora de Gas Zapata. Fueron 30 empresas las que se propusieron para la licitación del gasoducto: empresas japonesas, canadienses y estadounidenses, y final quedaron tres”.

De las tres que quedaron, una de ellas, la empresa Transportadora de Gas Zapata, subsidiaria de The Williams Companies, principal transportista de gas natural en Estados Unidos, ya había concursado hace 10 años para la licitación. En el 2004 la comunidad Magdalena Axocopan, municipio de Atlixco, Puebla, rechazó contundentemente dicha licitación.

“Electrificaciones del Norte (ELECNOR), redujo en un 35 por ciento el presupuesto de los costo y esto es un indicio de la mala calidad de los materiales que se utilizarán y la inversión que en promesas y engaños se invertirán en comunidades para que acepten la construcción de pozos de riego, electrificación, cachas de basquetbol, etcétera”, explica Flores.

La empresa española ELECNOR es la concesionaria para construir el gasoducto, porque el gobierno mexicano no tiene el dinero, explica Juan Carlos. “De los 260 millones de dólares se gastarán para el gasoducto, cien millones de dólares los va a poner Banco Nacional de Obras Publicas (BANOBRAS), 50 millones de dólares, el Banco Nacional de México (BANAMEX) como préstamo y 50 millones, el gobierno de España.

La empresa transportará 320 millones de pies cúbicos de gas al día, es decir, 9 mil 61 millones de litros de gas metano, es decir, 453 millones de tanques de gas, de 20 litros.

Ésta es la primera fase del proyecto que llega a Huexca, Yecapixtla, aseguran los activistas. Después pasara por debajo de Morelos, subirá por el Estado de México, llegará a Toluca y seguirá rumbo a Querétaro en dos ramales. Éste es todo el proyecto integral, ahora son 160 kilómetros y faltan 250 kilómetros.

El documento de estudio de impacto ambiental explica que debe de tener una distancia de 500 metros de un lado al otro sin ningún tipo de construcción, sin embargo en la vía de ruta del gasoducto se encuentran casas, iglesias y poblados a tan solo 300 metros. Son mil metros, lo que significa que las comunidades jamás se van a poder ampliar para ambos lados, porque está el gasoducto.

El periódico La Jornada –entre el año 2000 y 2007– reportó más de mil 800 siniestros en Petróleos Mexicanos que no se debieron a errores humanos, sino a la mala calidad de los materiales usados. El 19 de septiembre de 2010, en Texmelucan, Puebla, explotó un gasoducto por el inesperado crecimiento urbano.

Los opositores manifiestan que la termoeléctrica que se pretende construir en 45 hectáreas aledañas al pueblo indígena de Huexca, justo detrás de la barranca de Tezotitlán, demandará el abastecimiento de agua que vendrá de la planta tratadora de Cuautla y utilizará 20 millones de litros de agua al día para su funcionamiento. Sin embargo, la región del oriente del estado de Morelos ha presentado durante las dos últimas décadas, escasez de agua. Se pretende traer agua para la termoeléctrica pero no para los pueblos que por años han sufrido la escasez del vital líquido.

Juan Carlos Flores, miembro de la organización que se opone a la termoeléctrica, menciona que para construir se requerirá “un acueducto de 20 pulgadas, que viene desde Cuautla, ciudad donde 30 colonias carecen de agua y cuya longitud es de 10 kilómetros. El acueducto transportará 20 millones de litros de agua diariamente desde Cuautla, el consumo diario de 200 mil personas o bien, 50 mil familias.

“Esta agua evaporada que llega a la termoeléctrica se va condensar con gas cloro, el cual sirve para enfriarla rápidamente. Este cloro es altamente tóxico. Para la termoeléctrica, se calcula que se ocuparán 3 mil 800 kilogramos de gas cloro por día, que después serán enviados a la Barranca de Tezotitlán, que encuentra a escaso metros de la comunidad y de la termoeléctrica”.

El documento de impacto ambiental señala que en caso de fuga, el gas cloro llegaría solamente a 14 kilómetros. Sin embargo, la comunidad de Huexa se encuentra a 250 metros. En la Hoja de Seguridad de Gas Cloro se dice que “si lo llegas a respirar mucho te causa muerte o te puede causar dolores de cabeza”. Por ello, Huexca está considerado como zona de alto riesgo en caso de accidentes.

El terreno donde se quiere construir la termoeléctrica cuenta ya con tres pozos profundos donde se va almacenar el agua, expone Flores. “Esta zona es como una cuenca que concentra agua que viene del volcán Popocatépetl, donde el agua se encuentra a seis metros.

Esta combinación cloro/agua se va sedificar y aumentará la acidez de la tierra, es decir, el PH, lo que va a provocar desmineralización de la tierra, provocando que nazcan amarillas las plantas.

El agua que desechará la termoeléctrica se pretende arrojar en la barranca Tezontitlán, cercana al pueblo. El agua contiene elementos contaminantes que ponen en peligro el hábita. A esto se suman los gases contaminantes que emitirá durante su funcionamiento la termoeléctrica.

Además, menciona Juan Carlos,”se va a necesitar una línea eléctrica de 20 kilómetros y dos subestaciones y torres de alta tensión donde van a pasar 400 mil kilo volts. Desde la termoeléctrica van a pasar las torres y entonces requerirán el derecho de vía de 40 a 60 metro, entonces son otros 20 mil kilómetros por 60 metros lo que la CFE tendría que adquirir.

“La inversión total del proyecto es de mil 600 millones de dólares, y nos damos cuenta que el gasoducto que afectará a 60 comunidades a lo largo de 160 kilómetros, es un proyecto con una inversión de 200 millones de dólares. La termoeléctrica en Huexca equivale a 600 millones de dólares 3 veces más que el gasoducto y el presupuesto total de Morelos”.

Estos son los pueblos y comunidades que se organizan para la defensa del agua, la tierra y el aire: Amayuca, Amilcingo, Huazulco, Huexca y los Limones del estado de Morelos; Chalchihuapan, Santa Isabel Cholula, Ahuatempan, Tlanechicolpan, Tecuanipan, Acuexcomac, Zacapechpan, Coapan, Nealtican, Atzala, Calpan y Zacatepec del estado de Puebla; Teacalco, San Vicente, Texoloc, Papalotla y Tenexyecac del estado de Tlaxcala.

“Estos son grandes intereses que sobre la comunidad recaen, nosotros resistimos nos damos cuenta del poder y de que nosotros solos no vamos a poder. Con unión de compañeros de Puebla y Tlaxcala logramos detener la obra pero no destituida totalmente. Huexca sufre por la termoeléctrica y nosotros estamos con la decisión de no a la termoeléctrica y no al gasoducto” concluye desde Morelos, Juan Carlos Flores.

http://desinformemonos.org/2012/07/sesenta-pueblos-de-morelos-se-organizan-contra-una-termoelectrica/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS