Verdades como puños

No cabe otra que saludar la iniciativa de la Editorial Icaria al crear otra nueva colección ( << a dos voces>>) en la que se presentan conversaciones entre distintos militantes de la izquierda, de la de verdad no de la de boquilla, y carterilla. En estos duros tiempos que nos toca padecer en los que parece que no se ve , de ninguna de las maneras, luz al final del túnel que han construido los destructores de esperanzas, y constructores de fortunas,  también destructores  de las mínimas condiciones de vida digna que todo dios debía de tener por el mero hecho de ser ciudadano, o de haber nacido…estos libros son  modestas brújulas para orientarnos en esta selva en que hoy en día se ha convertido la piel de toro.

Nadie debe esperar en los libros publicados soluciones dadas a los acuciantes problemas que asoman por todas las esquinas del tejido social: recortes( médicos, funcionarios judiciales, y…todo pichichi), desahucios, pagas hurtadas a los funcionarios, los jubilados temblando ante la que se les avecina…en fin, los viernes a hacerlo con más intensidad, ya que se celebra el consejo de ministros… y tal. Estas conversaciones son llamadas a unirse al descontento, a la indignación, a la lucha…ya que ésta, al fin y al cabo, es la única que realmente paga al tiempo que nos convierte en más humanos y no en meros tocinos pasivos. Es obvio que si a alguien le pisan, lo más propio como mínimo es gritar…vamos digo yo. 

  Dos son los volúmenes que tengo entre manos ( Diego Cañamero / Sabino Cuadra. << El derecho a la desobediencia>>. Icaria, 2013. y Julio Anguita / Juan Carlos Monedero. .<< A la izquierda de lo posible>>.Icaria, 2013 ) y otros dos están al caer: uno que hace conversar a Arcadi Oeres y Celestino Sánchez y el otro que pone en diálogo a Teresa Forcades y Esther Vivas. Basta con nombrar a  los intervinientes  para cerciorarse de que estamos ante pesos pesados del ámbito de la rebeldía. peninsular

Animadas conversaciones nos son entregadas: una, entre Diego Cañamero, del Sindicato Andaluz de Trabajadores, y el diputado por Amaiur, Sabino Cuadra. Entre ambos nos pintan con pelos y señales el desbarajuste (por no llamarlo lisa y llanamente latrocinio) al que nos someten los dueños del cotarro ( banqueros, capitalistas…con los servicios de los profesionales de la política y con los altavoces de los domesticados periodistas todos inclinando la cerviz ante las finanzas europeas y rindiendo pleitesía a la santa madre Iglesia y a la reluciente Corona). Desde el truco de la llamada Transición hasta la actual crisis que ha de ser pagada por sus víctimas, las muestras de que las clases existen y que algunas de ellas siempre están arriba como la espuma, tanto mientras vivía el dictador como cuando muerto éste fue sucedido por el  Bobón (que diga, el Borbón). El grito que lanzan es el la necesidad de enfrentarse al nefasto  d estado de cosas , en lo que hace al  insultante reparto de riqueza, a los privilegios para los más poderosos, al centralismo impuesto sobre los distintos territorios incluidos en esa cosa llamada España…proponiendo que dichos gritos tomen la forma de la desobediencia y la lucha por una democracia auténtica,  erigida de abajo a arriba, que sea controlada directamente por los ciudadanos de los pueblos peninsulares, y que defienda la ecología, los derechos a decidir, y el respeto a las minorías y a la mayoría social que de hecho está siendo esquilmada un día sí y otro también; la otra conversación, la que mantienen Julio Anguita, quien no necesita presentación, y Juan Carlos Monedero, profesor., militante y asesor de distintos líderes políticos, entre ellos , del venezolano Chávez. La Transición queda desenmascarada, sus artífices también, sin evitar nombres propios de las filas de la propia izquierda, críticas incluidas al PCE e IU. El peso de la historia oficial, la de la España negra, es denunciada, señalando que es una urgente necesidad el hacer oír las versiones de los perdedores, cuyas voces quedan sofocadas por los relatos de la Iglesia, de los dueños del capital y por los siervos de distinto pelaje que han impuesto los <<españoles de verdad>>  en los púlpitos y en las aulas. Son tiempos de poner freno al despilfarro, de repartir la riqueza, de acelerar la organización popular , y de escuchar la voz de la calle y no la de los beneficiosos escaños, que en su mayoría no hacen sino conformarse con las imposiciones, los posibilismos más rancios y adocenarse en la comodidad del modo de vida alcanzado…y a vivir que son dos días. 

Imposible dar cuenta de la totalidad de los temas tratados  , y del innegable interés de todos ellos…Libros para leer, para discutir…para despertar.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS