Venezuela y las nuevas agresiones

Los Estados Unidos empecinados en agredir al pueblo de la República Bolivariana de Venezuela ha recrudecido el bloqueo impuesto desde el 2015, elevándolo a la categoría de embargo, llegando cada vez más a las dimensiones de las agresiones económicas impuestas contra Cuba, Corea del Norte e Irán, el propio periódico estadounidense The Wall Street Journal, denomina estas nuevas medidas como un “embargo económico total”. La intensión es la misma pero intensificada, estrangular la económica venezolana, expandir el hambre y la carencia para buscar generar un conflicto civil interno que frente a las necesidades se rebele contra el gobierno de Nicolás Maduro, el imperialismo busca fragmentar la moral revolucionaria del pueblo bolivariano y quiere con ello justificar lo que todo mundo ya reconoce como un golpe de Estado. Sin embargo, al igual que en Cuba, los Estados Unidos deberán prepararse para enfrentar la resistencia reforzada del pueblo venezolano, pues la conciencia revolucionaria no se fragmenta ante amenazas ni agresiones renovadas, muy al contrario, la moral revolucionaria se fortalece ante la adversidad y se extiende, el pueblo venezolano lleva meses resistiendo la injerencia imperialista y continuará bajo los preceptos de Simón Bolívar y Hugo Chávez construyendo su modelo de socialismo y luchando por la unidad latinoamericana. 

La medida del gobierno estadounidense es absolutamente ilegal, la única entidad que puede emitir sanciones entre naciones es el Consejo de Seguridad de la ONU, las acciones imperialistas violan la jurisprudencia internacional, no tienen ningún sustento legal y mucho menos social o moral, son una más de las aberraciones cínicas que en materia de política realizan, no olvide el imperio que cincuenta años después tuvo que salir el presidente Barack Obama a reconocer que todo lo hecho contra Cuba había sido un completo error y que sus medidas habían fracasado. La historia como burla se repetirá en Venezuela, pues por mucho que intenten no alcanzará a quebrar la resistencia del pueblo venezolano que ha decidido ser independiente, soberano y autodeterminado ejerciendo su libertad.

El carácter inhumano del gobierno de los Estados Unidos se revela con estas nuevas medidas, si en los meses anteriores llegaron a usar como burla el eufemismo de “ayuda humanitaria”, ahora sin tanto rodeo, muestran sus verdaderas intensiones, las nuevas disposiciones hacen mucho más complejo para el pueblo venezolano la compra de medicamentos, alimentos y demás mercancías indispensables para la vida cotidiana, el embrago contra Venezuela como el bloqueo contra Cuba, Corea del Norte e Irán son acciones genocidas que deben ser detenidas y castigadas por el derecho internacional, pero para ello, los países cómplices del imperialismo, los países súbditos del neocolonialismo y los países dependientes tendrían que romper sus cadenas y reconfigurar su lógica política y el orden global, todos aquellos que gritaron al unísono con el imperialismo pretendiendo imponer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, hoy guardan silencio ante el recrudecimiento de las agresiones imperialistas contra el pueblo venezolano, la hipocresía queda manifiesta a la luz y mirada del mundo entero.  

Estas nuevas agresiones económicas acompañan un continuo contexto injerencistas, días atrás el gobierno venezolano denunció incursiones de aviones espías estadounidenses en su espacio aéreo, claras provocaciones usadas como carnadas para generar un ambiente de guerra que posibilite al fin una intervención militar, el más húmedo sueño de Donald Trump y sus secuaces sobre Venezuela, además, desde meses atrás, se iniciaron una serie de diálogos entre el gobierno constitucional de Nicolás Maduro y los provocadores que desean usurpar el poder encabezados por Guaidó, negociaciones que lentamente evidencian la derrota del golpe de Estado, aunque el propio Guaidó se resista a reconocerlos abiertamente, mostrando nuevamente, su doble juego, actitud clásica del traidor que saluda de frente y apuñala por la espalda. Lo cierto es que por más que el imperialismo intenta derrocar a la Revolución Bolivariana, únicamente logra acumular derrotas y evidenciar sus conocidas intensiones de apoderarse de la riqueza natural y humana de Venezuela y sobre-explotarla a favor de sus oscuros deseos inhumanos. 

El pueblo de la República Bolivariana de Venezuela resiste y resistirá con el ejemplo de los libertadores de Nuestra América y la fortaleza heredada por los ideales de unidad, integración, soberanía, autodeterminación, socialismo, revolución y esperanza, fundando un nuevo proyecto emancipador que hoy continua en pie y debe extenderse por toda Venezuela y América Latina. 

 

 * Cristóbal León Campos. Integrante del Colectivo Disyuntivas

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS