Venezuela: Mi Bella Jefa Opositora

Publicidad

¿Leyenda, realidad o quizás mordacidad revolucionaria? Hablar de ella es un ejercicio atrevido para retratar algunas “dulces verdades” que explican por qué la burocracia sigue muy apartada de nuestro pueblo. Joven, espigada y europea, era mi jefa. Su origen es tan ilustre, que cuentan que su tatarabuela fue quien financió la expedición de Colón para invadir nuestra América. Su piel caucásica y traslucida vestía elegantes sedas y finos linos de colores invernales en verano, su disciplina era inmutable en el horario de 8 a 4.
&nbsp
Desde la nómina del Estado, su ciencia estaba al servicio de la componenda burguesa y aunque desde su agraciado cuello de cisne hasta sus fuertes tobillos, todo fuera tela, por motivos inconfesables no me fue imposible notar la voluptuosidad de su fascinante figura. Antisocialista de perfectos ojos negros y maestra de la diplomacia gentil, la espectacularidad de sus conocimientos doctrinales solo podía compararse al poder de seducción que emanaba de su hábil comportamiento en sociedad, tanto en la luz como en la sombra.
&nbsp
Deseada, y por deseada, protegida, su talento y su investidura le bastaban para convencer sobre la idea de “un mundo al revés”; presentando a redentores como pecadores y a villanos como almas redimidas. Ella opusdiana, yo comunista: una muralla de convicciones sociales nos distanciaban. Ella con poder y fama, yo en la trinchera valiente y solitaria del antipoder: Era la disputa entre Goliat y David. El régimen le concedía la peligrosa facultad de liquidar adversarios y aunque su maestría para vencer torcía la realidad, todo parecía salirle bien. La vida cruzó nuestros caminos para enseñarme a sobrevivir en minoría, a resistir para existir con dignidad.
&nbsp
Así como Chávez gobierna Venezuela, ella lo hacía al interior de su diminuta burbuja, pero a diferencia del comandante, ella ordenaba el psicoterror laboral y la autocracia. Hizo del cargo un reinado indefinido y de su plaza un Guantánamo, mientras que mi fetichismo cuantificaba sus pecas. Érase recinto infrahumano para quienes no se rendían mansamente ante las depravaciones derivadas de la malentendida jerarquía. Asombroso pero cierto, nuestra revolución posee la singular virtud (ingenuidad o bondad) de desarrollar su gestión con un elevado porcentaje de enemigos atornillados en la cúspide de su estructura.
&nbsp
Los revolucionarios jamás olvidaremos la realidad que el pueblo nos exclama desde la calle con impostergable angustia: Que la cultura de la cuarta república sigue viva en muchas instancias del gobierno (sectas privilegiadas, trabas administrativas, corrupción, ineficiencia, adulación, mediocridad, maltrato al ciudadano, etc.). Finalmente, mi ex jefa, irreprochable como dama de abolengo y despiadada como agente opositora, vivió el antagonismo de los execrados que no pudieron emular el brillo de sus cabellos largos y su teoría científica. Cuentan que pretendieron arruinar su gloria con acusaciones criminales, aunque sus presuntas maromas durante los golpes fascistas de 2002 terminarían en el baúl de los tabúes.
&nbsp
Probablemente una salvación hebrea borró la sangre de ese pasado y bendijo sus pinceles con la tinta de su academicismo irrefutable. Indultada y admirada por quien suscribe, ella hoy sabe que habría dado tanto por rescatarla antes de decirle adiós y llevarla de la mano hacia un edén socialista.
&nbsp
(*) Constitucionalista y Penalista. Profesor Universitario.
&nbsp
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More