Venezuela. Lilian Tintori confiesa nuevos vínculos entre el paramilitarismo y la oposición

Este martes 24 de septiembre, Lilian Tintori, quien lidera la ONG Rescate Venezuela, durante su participación en la Cumbre Concordia de las Américas aseguró que su organización trabaja con paramilitares en la distribución de supuesta ayuda humanitaria en Venezuela.

«Quienes nos ayudan a tener campamentos humanitarios en cada estado del país son los grupos irregulares», refiere el medio PanAm Post a través de su cuenta en Twitter.

Este supuesto desliz, como aclara Tintori posteriormente a través de un comunicado, ocurre una semana después de que se publicaran unas fotos del presidente de la Asamblea Nacional en desacato, Juan Guaidó, posando sonriente junto a líderes de la banda narcoparamilitar colombiana Los Rastrojos.

En la cumbre anual del grupo Concordia que se realiza en la ciudad de Nueva York, donde participan políticos, empresarios y líderes de organizaciones no gubernamentales, y cuyo tema central es la «crisis humanitaria» que viven los venezolanos, la directora de Rescate Venezuela intentó explicar los «alcances» de su organización en cuanto a la «entrega de medicamentos» a nivel nacional.

QUIÉN ES LILIAN TINTORI

Desde que Leopoldo López fue procesado por la justicia venezolana por estar vinculado a los hechos que desencadenaron meses de violencia y causaron numerosas pérdidas humanas con «La Salida» (2014), su esposa Lilian Tintori empezó a aparecer en el escenario político como un referente del antichavismo.

Posteriormente, inició una gira mundial calculada en miles de dólares, cuya procedencia se desconoce, para denunciar las «injusticias» del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En las guarimbas de 2017, Tintori fue vista al frente de varios conatos de violencia. En ese contexto fue acusada de utilizar niños durante las protestas.

«Tintori le preguntó a mi hijo que era lo más le gustaba. Él respondió la Nutella. Ella dijo que si le daba al guardia con la botella que le habían puesto en la mano, la cual contenía gasolina y un pañuelo (bomba molotov), ella le regalaba la Nutella», denunció la madre de un menor en medio de las protestas violentas de 2017, según reseñço Telesur.

En agosto de ese mismo año fueron incautados 200 millones de bolívares en efectivo, unos 60 mil dólares, en un vehículo de su propiedad. Luego de las acusaciones de la fiscalía, Tintori reconoció que el dinero le pertenecía y era destinado para pagar gastos clínicos de un familiar, narrativa imposible de sostener dada la existencia de otros medios de pago.

Para ese momento era un volumen de efectivo que manejaba Tintori era inalcanzable para la mayoría de los venezolanos.

LA SUPUESTA MUERTE DE SU ESPOSO

En 2017, Lilian Tintori también estuvo vinculada directamente en el rumor de que su esposo había muerto. En complicidad con otro periodista venezolano, se presentó en un conocido hospital de Caracas donde supuestamente Leopoldo López había ingresado en un estado grave de salud.

Este montaje, con el que se pretendía causar una conmoción, fue desmentido por Diosdano Cabello al mostrar un video de López como fe de vida.

SE SUMA AL BOOM DE LAS ONG

Según la web de Rescate Venezuela, esta plataforma humanitaria recoge fondos e insumos médicos desde 2016. En el mismo sitio se refiere que desde 2018, supuestamente, instalan campamentos humanitarios en todo el país donde realizan «atención integral».

En los últimos años existe un auge de ONG que reciben financiamiento de millones de dólares por parte de otras organizaciones internacionales, empresas privadas y de organismos estatales como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, sus siglas en inglés).

Estas organizaciones son conocidas por el desvío de recursos y por abultar cifras de atendidos. Como no hay organismos del Estado que las regulen, es difícil determinar a ciencia cierta la cantidad de dinero que reciben y su uso verdadero.

EL CONTEXTO DE LAS DECLARACIONES

La Cumbre Concordia de las Américas se realizó en el mismo momento en el que se lleva a cabo el 74° Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Nueva York.

Como el gobierno paralelo que intenta instalar Juan Guaidó no tiene cabida en el organismo multilateral, sus representantes y socios se han tenido que conformar con participar en otros eventos al margen de la ONU.

Durante su participación, Lilian Tintori detalla la instalación de «campamentos humanitarios» en todo el país, y con esto recrea un escenario solo visto en naciones con conflictos bélicos reales. Y si a esta descripción se le agrega el factor «paramilitar», la sobredimensión es mayor.

Nada de esto es casual si se toma en cuenta que recientemente fue activado el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un pacto de defensa mutua en el continente donde Venezuela podría estar señalada de atacar a otros países, y con ello justificar una intervención armada en el país.

¿REALMENTE FUE POR «MANEJO IMPERFECTO DEL INGLÉS»?

En el comunicado, Tintori justifica que referirse a los voluntarios de su organización como paramilitares se debe al mal manejo del inglés.

Seguidamente aclara: «Lo que quise expresar es que la situación en Venezuela es tan crítica que los militares y colectivos que históricamente, respondiendo al régimen, impedían la distribución de ayuda humanitaria en el territorio venezolano, hoy no obstruyen las entregas ni la instalación de campamentos humanitarios».

La aclaratoria es más confusa en tanto se refiere a dos hechos semánticamente distintos. Por una parte están los paramilitares como distribuidores de «ayuda humanitaria» y colaboradores en la instalación de campamentos, y por otro, los militares y colectivos que según ella impedían dichas acciones.

En todo caso, es más creíble que quiso referirse a los colectivos como paramilitares. Mas no fue el caso.

Por otra parte, en el inventario discursivo venezolano no existe lo «paramilitar» como un recurso lingüístico para hechos locales, y si se usa, es para señalar a grupos armados en Colombia.

En otro orden, si bien Lilian Tintori argumenta que su imprecisión se debe al mal manejo del inglés, su intervención en el evento es bastante fluida. No se perciben vacilaciones al momento de proferir sus afirmaciones.

PARAMILITARISMO Y EXTREMA DERECHA

Hasta el momento, el único vínculo con paramilitares demostrable es el del gobierno de Colombia y la oposición venezolana con la banda Los Rastrojos, que sirvieron de puente para la entrada de Guaidó en territorio neogranadino en febrero pasado, cuando se realizó el concierto Venezuela Aid Live, espectáculo que serviría de preámbulo para que entrara la «ayuda humanitaria» a través de la frontera.

Recientemente, el gobierno venezolano reveló pruebas de una negociación donde el presidente de la Asamblea Nacional cede, en el caso de tomar el poder político, la frontera occidental del país al grupo narcoparamilitar. Las famosas fotos de Guaidó serían apenas la punta del iceberg.

La íntima conexión de la extrema derecha venezolana con el narcotráfico y el paramilitarismo colombianos en la frontera tiene cada vez más relevancia gracias a la labor divulgativa de sus mismos miembros. Lo de Tintori fue una confesión de parte, la confirmación involuntaria por parte de uno de los representantes más nítidos de la agenda golpista contra Venezuela.

.

misionverdad.com/La-Guerra-en-Venezuela/lilian-tintori-confiesa-los-vinculos-narcoparamilitares-del-antichavismo

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS