Venezuela. Legitimidad y Clap (VII)

Publicidad

Además, que esté es cuerpo político que debe politizarse, para lograr los objetivos estratégicos trazados por el órgano de dirección de la revolución y gobierno bolivariano, que no es la distribución alimentaria casa a casa, sino el sostenimiento y continuidad del proyecto socialista.

Ahora bien, las iniciativas políticas en la democracia participativa y protagónica, no solo debe apegarse al marco jurídico, sino también, investir una fuerte dosis de legitimidad, vale decir, contar con el respaldo de una buena parte de la población, para que las acciones políticas y de gestión pública, tengan éxitos. En caso contrario, pudiera ocurrir un efecto bumerang, porque la buena marcha de la tarea, solo fue evaluada en el papel.

El Clap, no escapa de esa realidad, más cuando, su rol es político, su área de actuación el territorio comunal y su tarea, dar continuidad al proyecto bolivariano.  Allí, la importancia de incorporar en los Estados Mayores, sobre todo el Territorial, líderes y lideresas, con solvencia moral y desprendimiento social, para que pueda incidir propositivamente en la perceptividad de la población cohabitante.  En caso contrario, pudiera causar malestares en: afectos, semi-afectos o biconceptuales, que desde hace algún tiempo, observan con escepticismo, el proceso socialista.

Es bien sabio, que las tareas en el territorio son más complejas que lo plasmado en el papel. Entrar y permanecer, política y afectivamente en las casas de los vecinos, para describir y analizar en su justa dimensión la embestida transnacional de la que es  víctima Venezuela, es tarea a cumplir. Depende de ella, que el legado de Hugo Chávez, siga vigente en el pueblo venezolano. Por ello, la legitimidad del Clap, es un requisito sine qua non.

Estos parámetros obligan a que se ajusten, acoplen y sinceren algunas decisiones con relación a la conformación del Clap Territorial/Comunal. El mismo, integrado por el cuarteto: PSUV, Poder Comunal, UNAMUJER, FFM y/o Juventud. Más, líderes y lideresas, de caminerías, veredas, pisos y sectores, conforman el Estado Mayor Territorial Clap. Estos últimos, sobre todo, deben contar con el respaldo de la población Clap, para que los objetivos fijados sean alcanzados. En caso contrario, ocasionaría anomalías que repercutirán sin duda, en la gestión del gobierno nacional.

El cuarteto, aun cuando son seleccionados desde su seno, debe hacer alarde de las dos actitudes/aptitudes, residir en el Territorio Clap, y no generar rechazo, para que puedan orientar e impulsar silentemente al Estado Mayor Territorial Clap, hacia los objetivos encomendados. Este binomio: cuarteto/cuadros políticos, más líderes y lideresas territoriales, forman una yunta, que al acoplarse, envestirán una legitimidad temeraria e envidiable.

 Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistema y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More