Venezuela: La relación entre la teoría y la práctica

Publicidad

La causa neoliberal acaba de recibir una trompada en Venezuela cuando&nbsp este jueves la policía fue a la casa de Guillermo Zuloaga, presidente&nbsp &nbsp del canal de televisión Globovisión, para investigar un presunto&nbsp &nbsp acaparamiento o engorde de carros, y se encontraron dos docenas de&nbsp &nbsp vehículos Toyota.&nbsp

Venezuela es un país de milagros: Guillermo Zuloaga acaba de ofrecer&nbsp &nbsp nuevos elementos para debatir en este gran laboratorio que es hoy&nbsp &nbsp Venezuela. Fue el anarquista Pierre-Joseph Proudhom quien dijo que la&nbsp &nbsp propiedad es un robo. Mucho se ha hablado de esto y no hay que&nbsp &nbsp desaprovechar ningún punto de vista. Y ahora que se expanden por&nbsp &nbsp Venezuela los Centros de Lectura hay que extraer lecciones de la&nbsp &nbsp teoría y la práctica.

En todo caso, son los neoliberales quienes todavía quieren mantener a&nbsp &nbsp Venezuela como laboratorio. Mientras en Europa crecen las luchas&nbsp &nbsp populares contra el neoliberalismo, los defensores de la “libertad y&nbsp &nbsp la propiedad” se proponen traer a Venezuela a Mario Vargas Llosa,&nbsp &nbsp Alberto Montaner y Plinio Apuleyo Mendoza para montar un proscenio de&nbsp &nbsp “libertades”.

Los abogados, que son muy dados a defender la propiedad privada, no la hicieron muy bien en la defensa de la “propiedad” de Zuloaga. Montaron el “show”. Una abogada histérica impedía las labores de los&nbsp &nbsp funcionarios. La abogada se portaba como en la canción, “con sangre de&nbsp &nbsp mis venas marcaré tu frente, mi propiedad privada”. Ah, pero negaba la&nbsp &nbsp libertad de expresión cuando quería impedir la presencia de las&nbsp &nbsp cámaras de Venezolana de Televisión. La tarea no se podía detener y&nbsp &nbsp ella debió limitarse a decir: “Señores por favor, respeten los&nbsp &nbsp blasones de la propiedad privada y los animales disecados pegados en&nbsp &nbsp la pared: tengan orden en su investigación”. Pero no.

De verdad, uno no entiende. Estos Zuloaga, que son de los Amos del&nbsp &nbsp Valle, gente de alcurnia, se meten en unos líos. Hubo uno llamado Nico&nbsp &nbsp que fue preso por el escándalo Recadi. Ahora vemos que otro Zuloaga&nbsp &nbsp tiene carros encaletados en su cara residencia, aparentemente en los&nbsp &nbsp mismos términos que lo puede hacer un buhonero que esconde pantaletas&nbsp &nbsp colombianas o franelas peruanas en el mercado del Cementerio. Que un&nbsp &nbsp aristócrata acapare carros en tiempo de escasez, en los mismos&nbsp &nbsp términos en que Juana “La Culiza” vende cervezas clandestinamente en&nbsp &nbsp el cerro El Gallo de San Félix, es un fenómeno curioso. ¿Engordar&nbsp &nbsp carros como nunca engordó puercos Eugenio Pérez en Tunapuy?. Parecen&nbsp &nbsp cosas de gente lambucia.

Una cita: “Imaginen un país donde nadie puede identificar quién es&nbsp &nbsp dueño de qué, las direcciones domiciliarias no pueden ser fácilmente&nbsp &nbsp verificadas, la gente no puede ser obligada a pagar sus deudas, los&nbsp &nbsp recursos no pueden ser cómodamente convertidos en dinero, la propiedad&nbsp &nbsp no puede ser dividida en participaciones, las descripciones de los&nbsp &nbsp activos no están estandarizadas y esos no son fáciles de comparar, y&nbsp &nbsp donde las reglas que rigen la propiedad varían de barrio en barrio, o&nbsp &nbsp incluso de calle en calle. Usted acaba de trasladarse a la vida de un&nbsp &nbsp país en vías de desarrollo o de uno que acaba de salir del comunismo”.&nbsp &nbsp Fin de la cita de “El misterio del capital”, editada en Venezuela por&nbsp &nbsp Cedice, la fundación neoliberal que recibe subsidio de los gringos y&nbsp &nbsp que va a traer a Vargas Llosa y su combo para que hable sobre libre&nbsp &nbsp empresa.&nbsp

¿Acaso lo anterior no puede aplicarse a los Estados Unidos de crisis&nbsp &nbsp neoliberal en este 2009? El presidente Obama trata de vender por&nbsp &nbsp cuatro dólares sus quebradas plantas de carros. Y en Venezuela un&nbsp distinguido hombre de negocios, el muy noble Zuloaga, suerte de&nbsp &nbsp cruzado contra el comunismo, no sabe explicar por qué engorda carros&nbsp &nbsp en su residencia. Imagine una casa donde los carros engordan y los&nbsp &nbsp animales lucen disecados como piezas de cacería. No sé por qué algunos&nbsp &nbsp llaman surrealismo a situaciones parecidas. Sorpresas.&nbsp

¿QUÉ HACER?
Más de una vez hemos advertido que en el sector privado hay tanto o más vicios que en el sector público. Aquí los dogmas sobre las leyes&nbsp &nbsp de propiedad es pura propaganda neoliberal. Para que Vargas llosa se&nbsp &nbsp explaye hablando pendejadas y las reproduzca la prensa perrorabiosa.&nbsp &nbsp Como diría el economista Marrero, el que buscó empleo con un&nbsp &nbsp cartelito: el capitalismo es para los vivos.

Son válidas las sugerenci as. Hay que formar especialistas contables&nbsp &nbsp que al servicio del estado, bien pagados, lleven la contabilidad de&nbsp &nbsp los negocios con las transnacionales. Se puede comenzar con los&nbsp &nbsp fabricantes de vehículos.

Se puede estudiar la experiencia de Malasia. El Estado impulsó la&nbsp &nbsp fábrica de vehículos Protón, que se reservó apróximadamente el 70 por&nbsp &nbsp ciento del mercado automotor de ese país. Mahatir Mohamed primer&nbsp &nbsp ministro, promovió alianzas con Rover, Mitsubishi para ofrecer a los&nbsp &nbsp ciudadanos de Malasia vehículo competitivos. Incluso los fabricantes&nbsp &nbsp de Protón terminaron comprando Lotus, la afamada fabricante de carros&nbsp &nbsp deportivos.

Hay que poner coto a la ingerencia perversa de los monopolios, que por&nbsp &nbsp lo demás han terminado por demostrar lo falaz que es hablar de libre&nbsp &nbsp competencia en los “mercados libres”. El Estado venezolano tiene que&nbsp &nbsp transitar un camino propio en la producción de vehículos. Y tiene que&nbsp &nbsp poner coto a los concesionarios. Que los fabricantes de vehículos&nbsp &nbsp vendan directamente si fuera necesario. Si hay que legislar, que se&nbsp &nbsp legisle. Lo que no se puede permitir es la especulación de&nbsp &nbsp concesionarios que actúan como aquellos que recibían patentes de corso&nbsp &nbsp de la reina de Inglaterra, para hacer los que les diera la gana.&nbsp &nbsp Piratería pues.

GENERACION PAN BIMBO&nbsp

Estos días escuchaba la televisión. Sí, escuchaba a alguien hablar,&nbsp &nbsp por Globovisión, y no veía la pantalla. Me pareció la voz de Liliana&nbsp &nbsp Hernández. Hablaba sobre universidades, presupuesto y atacaba el gasto&nbsp &nbsp militar. Caramba, Liliana tenía mucho de Luis Alfaro Ucero, pero lo&nbsp &nbsp que oía era tan reaccionario que busqué al televisor. Cuando miré la&nbsp &nbsp pantalla, reconocí a Ricardo Sánchez, presidente de la Federación de&nbsp &nbsp Centros universitarios de la Universidad central de Venezuela.&nbsp &nbsp Descubrí que Sánchez tiene una voz tan parecida a la de Liliana que&nbsp &nbsp confunde.

Será asunto de modas, pero quien ataque el gasto militar en Venezuela,&nbsp &nbsp falta a la verdad y se ubica en una posición antinacional. Los países&nbsp &nbsp vecinos gastan bastante y nosotros no sacamos la cuenta. Hasta&nbsp &nbsp Trinidad está comprando flotas navales a Gran Bretaña y Australia.&nbsp &nbsp Lo que dijo Sánchez, también lo dice un sujeto de apellido Márquez que&nbsp &nbsp preside la asociación de profesores de la UCV. También lo dice la&nbsp &nbsp rectora García Arocha. Es una campaña. Pero imagine una joyería sin&nbsp &nbsp vigilantes. Bueno, una Venezuela sin fuerza armada, en el capitalismo&nbsp &nbsp o en el socialismo, será un país sin soberanía. En la década de 1940&nbsp &nbsp el ex presidente López Contreras dijo que entregó territorio&nbsp &nbsp venezolano a Colombia porque no tenía fuerza militar equipada.&nbsp

Recurrir a organismo supranacionales de justicia para pretender&nbsp &nbsp condenar a nuestro país, o para atacar el gasto militar nuestro, sin&nbsp &nbsp ver la anti-democracia o el gasto militar en la región, en especial lo&nbsp &nbsp que toca a Estados Unidos, es una mala costumbre que viene adquiriendo&nbsp &nbsp la oposición perrorabiosa.

Hace unas semanas un amigo nos comentó que las universidades de la&nbsp &nbsp Venezuela de hoy son más conservadoras que en tiempos de la dictadura&nbsp &nbsp de Marcos Pérez Jiménez. Las consignas de la marcha del pasado&nbsp &nbsp miércoles parecieron dar testimonio de tal aseveración. Y los símbolos&nbsp &nbsp de los jóvenes de Primero Justicia son los que diseñan en Washington.

Para colmo, un periodista de Globovisión dijo que los dirigentes&nbsp &nbsp estudiantiles se pusieron boínas como los de la generación del 28. Les&nbsp &nbsp confieso que, históricamente hablando, el asunto mueve a risa. Mucho&nbsp &nbsp más hilaridad generó cuando vimos a Ricardo Sánchez con una boína tan&nbsp &nbsp extraña que nos recordaba más al transnacionalizado muñequito del logo&nbsp &nbsp del Pan Bimbo que al orador Jóvito Villaba.&nbsp

DERECHOS HUMANOS
Estos organismos de Estados Unidos que hablan de derechos humanos por&nbsp &nbsp estos días, en cualquier paralelo, y nada dicen sobre la matanza del&nbsp &nbsp pueblo tamil en Sri Lanka, son inmorales.
Por cierto, no he visto tampoco algún comentario sobre la masacre a&nbsp &nbsp los tamiles en el programa Dossier, del señor Walter Martínez. Es&nbsp &nbsp indiscutible la calidad y universal difusión del programa del señor&nbsp &nbsp Martínez, y por eso hay que reclamar que no se haya enterado del&nbsp &nbsp crimen contra los tamiles.

Cuando el señor Ban Ki-Mon asumió la secretaría general de las&nbsp &nbsp Naciones Unidas, les advertí que ya veríamos las consecuencias. Una de&nbsp &nbsp ellas es el silencio ante el crimen contra los tamiles. Las Naciones&nbsp &nbsp Unidas está al servicio de los peores intereses y eso se ha acentuado&nbsp &nbsp con Ban Ki-Mon. Salvo Sudáfrica, pocos países han alertado contra el&nbsp &nbsp genocidio que comete Sri Lanka contra los tamiles.&nbsp &nbsp Respetemos la creatividad del señor Martínez. Permitamos que pregunte: ¿Cómo quedó esto?
¡Muy mal!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More