Venezuela. José Bodas: «PDVSA aumenta ganancias, pero los trabajadores tenemos sueldos de hambre»

El dirigente sindical petrolero José Bodas, realizó una rueda de prensa este martes 9 de junio en Puerto La Cruz, para pronunciarse sobre el Balance de Gestión Social y Ambiental correspondiente al año 2008, presentado por PDVSA.

Al respecto, Bodas manifestó que las cifras “muestran la cruda realidad que hemos venido denunciando durante los últimos tres años. Mientras la corporación incrementó sus ingresos y ganancias en un porcentaje cercano al 50%, los trabajadores tenemos congelados en 42 BF diarios los salarios de hambre que percibimos, no nos han hecho los reajustes por evaluación de desempeño desde hace 5 años, se atenta contra la salud de los trabajadores y sus familias al no pagar oportunamente a las clínicas y hospitales, y por si fuera poco, las retenciones que se hacen de nuestros salarios para Caja de Ahorro y Cuotas Sindicales para la Futpv, la empresa no las entrega, lo que constituye un grave delito de apropiación indebida de recursos.”

Señaló que las cifras desmienten la versión del presidente Chávez y del ministro Rafael Ramírez, que afirman que las ganancias se utilizan para el desarrollo social. “El Presidente de la República, hace dos meses dijo que no permitiría aumentos salariales a los petroleros a costa de reducir los recursos para inversión social. Sin embargo, el informe de gestión señala que el aporte de PDVSA a las misiones pasó de 7.341 millones de dólares en el 2007 a la irrisoria cifra de 2.326 millones de dólares durante el 2008, a pesar de que los ingresos de la empresa se incrementaron en un 50%.»

«Extrañamente el aporte al Fondem, que todos sabemos es un fondo manejado a discreción por el gobierno nacional, pasó de 6.700 millones de dólares en el 2007 a la astronómica cifra de 12.400 millones de dólares durante el 2008. Estos datos nos permiten afirmar que las ganancias de PDVSA no se utilizan para atender las necesidades de la población, sino para alimentar la densa maraña burocrática gubernamental, potenciar económicamente a la boli-burguesía y sostener el clientelismo político, el despilfarro y la corrupción.”

“Los trabajadores producimos las riquezas, tenemos derecho a negociar el contrato petrolero”

José Bodas, candidato a la presidencia de la FUTPV por la Plancha 1, indicó que “no se puede seguir creyendo en cuentos de camino de que no hay recursos para negociar el contrato petrolero. Para que el pueblo tenga claras las cuentas y no se deje engañar, ni manipular por inescrupulosos, yo les quiero decir que los costos del contrato petrolero durante dos años no superan los 15 mil millones de bolívares fuertes. Es decir, aproximadamente el 5% de los ingresos totales (270 mil millones de BFs) que registra PDVSA en sólo un año y el 15% del total de gastos y costos operacionales (100 mil millones) de la empresa en un año. El costo del contrato es casi igual al aporte de PDVSA al Fondem.»

Resaltó Bodas que «Así como nosotros hablamos claro y le decimos al pueblo cuánto representan nuestros ingresos, nos gustaría que de ese mismo modo lo hiciera el ministro Rafael Ramírez para que diga cuál es costo y el impacto de la nómina plutocrática de PDVSA.”

“Y lo más importante que tiene que quedar claro es que el petróleo no brota por sí solo del suelo ni llega a todas partes del mundo por arte de magia. En todo el proceso están el cerebro y los músculos de las trabajadoras y los trabajadores petroleros que nos esforzamos al máximo, arriesgando nuestras vidas, para que no decaiga la producción ni la calidad del producto. Esa es una batalla a diario que adelantamos contra un tren gerencial inepto que sólo le interesa los privilegios, los lujos, vestirse de rojo-rojito y las adulaciones.”

Recalcó Bodas que “los obstáculos que el ministro y sus agentes disfrazados de supuestos dirigentes sindicales vienen interponiendo contra la realización de las elecciones sindicales y el inicio de la negociación del contrato petrolero no tienen justificación alguna, son un atropello contra los trabajadores de la industria petrolera.”

“Las multinacionales son las más beneficiadas por el esquema de empresas mixtas”

Bodas, explicó y demostró con cifras en la mano que las más favorecidas con los altos ingresos y ganancias de la empresa, son las multinacionales. Señaló que “los costos de operación se incrementaron en un 50% aproximadamente entre el 2007 y el 2008, pasando de 14.958 millones de dólares a 22.385 millones de dólares, ocasionado en gran medida por la absorción de trabajadores y los pasivos laborales que antes eran responsabilidad de las multinacionales.»

«Igualmente se incrementaron en un 500% los costos de las empresas mixtas de la Faja Petrolífera del Orinoco, pasando de 492 millones de dólares durante el 2007 a 2.030 millones durante el año 2008. Y para completar la gestión a favor del a multinacionales, los costos operativos se incrementaron por efecto de mayores gastos de refinación debido al incremento de los insumos, que en la mayoría de los casos los proveen las mismas multinacionales. Es decir, se pagaron y se dieron el vuelto.”

“En dónde están los reales”

“Lo mas curioso –dijo Bodas- es que el ministro Ramírez presenta un informe de gestión positivo y el Presidente Chávez informa en el programa “Aló Presidente” del domingo pasado que la empresa no está quebrada… entonces surge la pregunta del millón: ¿en dónde están los reales?, ya que es público y notorio que PDVSA no está cancelando deudas a contratistas, clínicas, hospitales, retiene aportes de los trabajadores para Caja de Ahorro y Sindicatos y además viene incrementando su deuda global.”

“Por ejemplo tenemos el grave caso que se está presentando en la zona sur de Anzoátegui, en la que se han paralizado más de 30 taladros chinos, porque los trabajadores llevan entre 4 y 6 semanas sin que se le cancelen sus salarios, no les entregan la dotación semanal de seguridad, no se hacen los depósitos de fideicomisos y no existe Supervisor de Seguridad, Higiene y Ambiente. Al decir de los contratistas, PDVSA no les paga y por eso ellos tampoco pueden cumplir sus compromisos con los trabajadores. Además existe la pretensión de la dirección de PDVSA de despedir a 1.000 trabajadores de movimiento de sólidos de los taladros, reemplazándolos por obreros de la misma categoría, lo que viola el derecho a la estabilidad laboral contemplada en el contrato petrolero.»

«Parece ser que ya no hay precio de barril que le sirva a PDVSA ni al gobierno para atender sus obligaciones con los trabajadores y pagar la enorme deuda social y ambiental existente. El presupuesto del año 2009 se hizo con un precio promedio de 60 dólares, luego se rebajo a 40 dólares y ahora que el precio viene subiendo, tampoco es suficiente.»

Frente a este sombrío panorama los candidatos de la Plancha 1, plantean «que hay que parar este desangre provocado por la burocracia, la ineptitud y la corrupción en PDVSA, y la única manera posible de hacerlo es que los trabajadores y las comunidades tengamos en nuestras manos el control de la administración y la producción petrolera. Es obvio que requerimos una Constituyente Petrolera para que el país democráticamente discuta qué hacer con la empresa y sobre todo cómo manejar la inmensa renta que la naturaleza y los petroleros le aportamos al país.»

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS