Venezuela. Escalera al cielo

Una revolución es una nueva manera de relacionarse los seres humanos. Busca subvertir la fila silenciosa de cabezas gachas, animándolas a escalar la muralla de la producción y el control del territorio que es donde el tutelaje se ha asentado. Sin eso no hay poder que valga. Chávez nos legó una escalera para hacerlo. Es una escalera grande con sólo cuatro, aunque empinados, escalones.

El 1º, lo local. Es el de los consejos comunales, conformados por familias vecinas de una comunidad, relacionadas por su cercanía, historia de vida, problemas y aspiraciones comunes. Es el del accionar colectivamente, para discutir el hacer y luego hacerlo. Es el reconocimiento de la autoridad de la vecindad y de la necesidad de tener voceros rotativos para el trabajo cotidiano.

El 2º, el barrio. Aquí las tareas son de mayor envergadura: la producción y el control territorial de esos sectores de la ciudad y de sus ejes productivos. Para hacerlas, sin descuidar las anteriores, los consejos comunales vecinos deben asociarse. Eso es la comuna. Su cuerpo ejecutivo, llamado parlamento comunal, está conformado con voceros designados por cada uno de los consejos comunales asociados y por los delegados de los consejos de trabajadores y de estudiantes de las empresas e instituciones educativas de ese territorio.

El 3º, la ciudad. Ella, independientemente de su tamaño, es el hecho cultural más significativo luego del lenguaje. Por su conexión con los diversos ejes productivos, es el centro de la lucha de clases. Convertirla en ciudad comunal requiere que las diversas comunas allí existentes se confederen para planificarla y administrarla.

Revisemos entonces esta secuencia de acciones: Los consejos comunales vecinos de un lugar continúan atendiendo sus problemas y aspiraciones con proyectos propios. Las comunas cuya razón de ser es la producción y el control territorial, se concentran en eso. La confederación comunal es la que gobierna la ciudad comunal y sus ejes productivos. Este hilo participativo y protagónico va tejiendo por todo el territorio nacional la red de democracia directa. Así, tal vez en 30 años, alcanzaremos el 4º escalón.

La república comunal. Hay en Venezuela cerca de 800 poblaciones que pueden reconocerse como ciudad. Convertidas en ciudades comunales, sus delegados, escogidos en votación directa por sus ciudadanos en número proporcional, conformarían la nueva Asamblea Nacional Comunal, máxima autoridad de la República. Es la democracia plena, el socialismo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS