Venezuela: emerge un Parlamento ‘nuevo’

Este 5 de Enero pasará a la Historia de la Patria de Simón Bolívar como referente para el análisis de cuánto se ha realizado a favor del pueblo y en qué medida la mayoría que se asienta en el Legislativo de la nación a partir de hoy trabajará por abrirle paso al predominio del Capital interno y gringo. Algunas declaraciones de Henry Ramos Allup, quien resultó elegido por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con 62 votos como su candidato principal para presidente de la Asamblea Nacional, no dejan lugar a duda acerca de la tesis que esbocé al iniciar este párrafo.

A modo de información, trasmito a mis lectores/as que Ramos Allup es un Abogado convertido en el líder del partido Acción Democrática (AD) en cuyo historial consta que ha sido seis veces diputado en el Congreso Nacional de Venezuela en unas tres décadas; que como tal, arropó la desnacionalización de la industria petrolera y se pronunció por las privatizaciones de la Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela (Cantv) y la Siderúrgica del Orinoco (Sidor); al paso que respaldó el golpe de Estado de 2002 vs. el Presidente Chávez y el paro petrolero de aquellos tiempos devenido sangramiento económico para las grandes masas.

También, deseo resaltar que del flamante capitán del Parlamento venezolano  ha expresado Víctor Bolívar, ex vicepresidente de AD —y fíjese usted en el rango de quién opina: “Ramos Allup se ha mantenido por más de 35 años en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido, ocupando la Presidencia y la Secretaría General desde el año 2000, por lo que se ha convertido en estos doce (12) años en la única persona que decide lo que se debe hacer o no hacer en y con AD. Ha convertido el partido en su propia franquicia personal y la ha manejado a su antojo”.

Igualmente, comparto algunas declaraciones des Allup tras el triunfo electoral de su bancada:

“Considerando objetivamente todos los factores de dentro y fuera del Gobierno, la situación económica y política, y lo que acaba de suceder (en las urnas electorales), no veo a este Gobierno llegando a su término natural que serían las próximas presidenciales de 2019; no lo veo, porque ¿cómo se sostiene este Gobierno?”. “Nosotros vamos a promulgar las leyes, cumpliremos con nuestro deber constitucional de enviarlas al Ejecutivo y si las devuelve sea cual sea la razón y no acogemos las observaciones, las promulgaremos en la directiva de la Asamblea Nacional porque tenemos facultades constitucionales para eso”. “La gente votó por nosotros porque tenía mucha rabia y le pasó la factura al Gobierno. Ojalá el gobierno procese sus resultados” —las negritas son mías.

En este ambiente, pregunto: ¿Qué quiere decir “no veo a este Gobierno llegando a su término natural”, si no es que la oposición procurará interrumpir el curso natural del Gobierno que el Compañero Maduro encabeza legitimado en las urnas? ¿Será que deja de ser una advertencia satánica el hecho de promulgar que si algunas leyes el “Ejecutivo […] las devuelve sea cual sea la razón [el Legislativo dominado por la oposición no acogerá] las observaciones”? ¿Acaso escapó al fundamento la afirmación que sostuve a finales de este Diciembre cuando subrayé que mitigar la crisis económica para evitar una “explosión social” es la manera de evitar la “mucha rabia” que tenía el pueblo y que se convirtió en voto a la oposición —según hice constar en Capriles desnuda a sus compinches?

Entonces, sobran palabras. Y la conclusión, es obvia: es un cuento que en Venezuela emerge un Parlamento “nuevo”, pues se trata de un órgano impregnado de personas que intentarán retornar al Neoliberalismo con el pretexto de mejorar al país. Por tanto, ratifico lo que escribí respecto a lamentaciones, NO; Luchar y Luchar, SÍ, y aseguro que se impone el empuje de las fuerzas chavistas, desde el Legislativo y el Ejecutivo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS