Publicado en: 2 febrero, 2018

Venezuela, El parto del Diálogo

Por Ali Anzola Escorche

Toda Venezuela a la expectativa de los resultados finales de las mesa de negociación y acuerdos entre oposición y Gobierno en República Dominicana, de ello depende la superación de la terrible crisis económica por la que atraviesa el país.

Las mesas de diálogo entre la oposición y Gobierno Venezolano, al parecer han llegado a un punto clave, la firma de un “pre acuerdo” que será sometido a revisión y consultas en Venezuela a diferentes sectores opositores, empresariales y de la vida pública nacional de manera que tenga el suficiente apoyo en el país para proceder luego a finiquitar “algunos detalles” para la firma final del documento de acuerdo, según lo precisó el Jefe de la delegación venezolana Jorge Rodríguez.

En Venezuela han aumentado las expectativas en torno a dichas “negociaciones” como las califica la misma delegación opositora en la mesa de diálogo en la República Dominicana, el tiempo que ha transcurrido desde que se dieron comienzo las primeras reuniones, abrieron un compas de espera a los Venezolanos  durante el cual el gobierno ha promovido la mesa de diálogo como una instancia donde se fragua la paz de nuestro país y la superación de la terrible crisis Económica.

La población en su mayoría cifra sus esperanzas de ver la recuperación Económica en los resultados positivos de un acuerdo entre oposición y Gobierno, para los opositores del ala más radical de la derecha, las negociaciones y un posible acuerdo es la entrega de la lucha por derrocar al Presidente Nicolás maduro y lo que ellos denominan “Dictadura” y una claudicación política de la dirigencia opositora.

Del Lado del Chavismo, se espera que los posibles acuerdos den fin, a un largo período de inestabilidades y que se disipen las amenazas de nuevos ciclos de Violencia, hecho que indiscutiblemente debe ser aprobado en los acuerdos pendientes.

El acuerdo final también es esperado por los sectores empresariales, quienes cifran esperanzas de una reactivación Económica del país tras la concreción de los diálogos, cabe destacar que algunos procesos administrativos para el desarrollo de la Economía están en suspenso ante el impase entre la Asamblea Nacional  y el Ejecutivo Nacional tras la declaración de desacato sentenciada por el Tribunal Supremo de Justicia contra la AN, lo que no le permite a Venezuela solicitar préstamos a agentes extranjeros sin la aprobación de la asamblea Nacional.

Pero un hecho que ha pasado desapercibido y al que no se le ha dado la relevancia informativa que merece es que en el proceso de diálogos-Negociaciones entre Gobierno y Oposición venezolana, ha sido ignorada la posición de Donald Trump en torno a los diálogos, ha sido un hecho noticioso las declaraciones y acciones de Trump, tras cada ronda de negociaciones, amenazas de intervenciones, sanciones a funcionarios del estado, aumento de la tensión política y geoestratégica, como lo fueron las sanciones de la unión europea sobre funcionarios Venezolanos, incidencias en los territorios en reclamación de la Guayana esequiba a través de la ejecución de proyectos de extracción petrolera, la creación de grupos terroristas para generar caos en las grandes ciudades, exacerbación de la conducta violenta de la extrema derecha y los intentos de sabotaje y saqueos de almacenes y comercios de alimentos.

Sin embargo la delegación opositora ignora de lleno la conducta vil de Donald Trump y ha avanzado con alguna mesura pero con decisión en la mesa de negociaciones, esto por ningún motivo debe tomarse como una paradoja, sino más bien como el reordenamiento de las relaciones imperiales en torno a la presidencia de Trump o mas bien a su comportamiento político que responde a los intereses más ambiciosos de los sectores ultra conservadores de los EEUU los Neo Conservadores  y el Lobbie Sionista Israelí con mucha afiliación con el partido republicano.

La actitud y desempeño de del sector opositor Venezolano entra en correspondencia directa en el reacomodo de fuerzas a lo interno de EEUU como para darle un traspié a las aspiraciones de Trump en Venezuela, lo que fortalecería la corriente interna que fragua un Impeachment contra el presidente Norte Americano.

En todo caso es casi seguro un acuerdo satisfactorio para las partes en conflicto, para el país y la población que ya siente la crisis como una situación que debe tener carácter humanitario y así debe ser atendido por parte del Gobierno, será un parto sin Cesárea pero sin asistencia, producto de las circunstancias especiales por las que transita Venezuela y la Geo Estrategia Imperial.

 

-->
COLABORA CON KAOS