Publicado en: 25 octubre, 2015

Venezuela: ¿Dónde está la tropa del pueblo?

Por Jose Medina

Solicitaba que se formaran las patrullas laborales y electorales del Psuv* y junto a ellas las territoriales, escolares, los Consejos Comunales, los Comités de Salud…, todas y todos dispuestas y dispuestos a detectar y concienciar a los inmovilizados, a reactivar, controlar y conocer a

En octubre de 2009 Chávez le gritó a los trabajadores que se unieran, su mensaje era: ¡A Controlar! ¡A Movilizarse! ¡A Ideologizar! ¡Más Organización! ¡Todos al Frente!

Solicitaba que se formaran las patrullas laborales y electorales del Psuv* y junto a ellas las territoriales, escolares, los Consejos Comunales, los Comités de Salud…, todas y todos dispuestas y dispuestos a detectar y concienciar a los inmovilizados, a reactivar, controlar y conocer a los socialistas ralentizados pero aún leales al partido y gobierno.

Esas patrullas tenían que estar integradas por grupos de estudiantes y trabajadores de las diferentes dependencias gubernamentales y afiliadas al Psuv, destinadas incluso a regalar bombillas ahorradoras de energía casa por casa para crear algo totalmente nuevo y perfecto, condicionando todo, incluso a que los contratos colectivos de los trabajadores se mantuvieran bajo el ineludible requisito de la formación de patrullas laborales en las empresas; este sometimiento del trabajador también estuvo valorado en las alas más izquierdistas que el propio Chávez.

Esa tropa debía estar formada por jóvenes, adultos, niños y viejos, todos dispuestos a estar activos 8 horas diarias de lunes a domingo y durante los años que fuesen necesarios, sólo de esta manera, según Chávez, era posible ganar la confianza y la revolución.

¿Los objetivos? saber con quiénes se contaba para poder realizar las inscripciones electrónicas de sus datos en el Psuv y más tarde convertirles en jefes de patrullas, a la vez de facilitar crear los sitios de reuniones permanentes conocidos como Puntos Rojos.

En marzo de 2011 Aristóbulo Istúriz, entonces vicepresidente del Psuv para la Región Central señaló 5 necesidades fundamentales para el triunfo: 1.- El cambio de la cultura política de capitalista a la socialista. 2.- Tener una maquinaria no sólo para ganar elecciones sino para organizar las luchas del pueblo. 3.- Que el Psuv se convirtiera en un medio de propaganda y agitación política. 4.- Lograr la sostenibilidad de las soluciones encontradas y. 5.- Que el Psuv organizara al pueblo a través de las Patrullas Socialistas.

Hoy, muchos se preguntan dónde se encuentra ese ideal, dónde están esas patrullas destinadas a establecer el socialismo en los terrenos oligárquicos; si las soluciones nunca fueron encontradas o fueron incapaces de mantenerlas; si los 1000 puntos rojos ahora anunciados para captar votos en las legislativas del 6 de diciembre serán una realidad que sirva para convencer de que quienes hacen las interminables colas para comprar alimentos – [El Universal enero 2015: Isturiz ]-, las hacen porque hay productos de sobra en los supermercados y porque se tiene dinero en los bolsillos y, porque además, según otros dirigentes, esas colas son “sabrosas”.

Nadie dijo que era una tarea fácil el triunfo de una revolución y, tampoco nadie les dijo a los venezolanos que luchar implicaba la excelencia en el orden, la organización científica, la movilización disciplinada, un rígido control sobre la ética y la participación activa en ámbitos, más allá de los políticos, como los productivos.

Los líderes del Psuv y de la revolución fallaron en ese entonces, los resultados electorales en septiembre de 2010 donde esperaban 110 diputados y lograron 98, fueron un revés para las patrullas y el mensaje bolivariano.

Esos mismos líderes hoy tampoco han sido capaces de vender algunas de sus obras, por ejemplo el número de pensionados que en 1998 era de unas 475 mil personas y en 2013 llegaba a los 2.6 millones1, que la pobreza crítica en 1998 era del 14.6% y hoy está en el 7.97% 2, o que en la época de la democracia cristiana de Rafael Caldera, la inflación fue en 1994 del 70.8% y en 1996 del 103%. Quizá no lo han sabido hacer porque de 18 países [CEPAL 2014] para 2013, Venezuela estaba, en los índices de pobreza, por detrás de Brasil, Argentina, Panamá, Chile, Uruguay o Costa Rica, lo mismo le pasaba con la indigencia, sólo que a la lista de los mejores, se le sumaban Colombia y Perú3.

Sin acudir a las encuestas y opiniones vertidas sobre y en el gran país del sur, el descrédito es el mayor de los obstáculos para el manteamiento del proceso bolivariano y, todo indica que en el 6D la inacción económica, política, la falta de memoria histórica contemporánea, la ausencia de pedagogía del Psuv y, junto a todo ello, la inseguridad ciudadana, pueden ser suficientes razones para echarles del poder.

José Antonio Medina Ibáñez.

participa@latinpress.es

*Partido Socialista Unido de Venezuela.

1 Agencia Venezolana de Noticias.

2 INE. Venezuela.

3 CEPAL: Panorama Social de América Latina.

-->
COLABORA CON KAOS