Venezuela: detección de plan magnicida contra Chávez motivo suspensión de viaje a El Salvador

El Canciller Nicolás Maduró informó a través de las cámaras de VTV (Venezolana de Televisión), desde el acto de toma de posesión del nuevo presidente de El Salvador, Mauricio Funes, que la causa de la suspensión del viaje del presidente Chávez para participar en ese acto, fue la detección de preparativos magnicidas, por terroristas de ultraderecha que aprovecharían la presencia del Comandante de la Revolución Bolivariana en ese país para su eliminación física.

Inicialmente lo informó el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega en su intervención y luego fue entrevistado el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela. Posteriormente, en el programa de Vanessa Davies, el entrevistado Carlos Escarrá, responsable de Relaciones Internacionales del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), amplió la información general sobre los movimientos de grupos terroristas, que podrían estar relacionados con el conocido agente de la CIA Alejandro Peña Exclusa y la red terrorista de Luís Posada Carriles (responsable de la voladura de un avión cubano con pasajeros y de múltiples asesinatos, desaparaciones y torturas tanto en Venezuela como en El Salvador en décadas pasadas).

Peña Exclusa llevaba cerca de dos meses en El Salvador, asesorando la campaña del temible partido derechista ARENA, con alusiones constantes a las relaciones de Chávez con el candidato del FMLN (izquierda). Peña Exclusa fue mencionado recientemente por sus enlaces con grupos terroristas que planificaban también un atentado magnicida contra el presidente Evo Morales en Bolivia.

Escarrá dijo que había que investigar los lazos que mantienen en El Salvador personajes como Leopoldo Castillo (alias «Matacuras»), conductor de un programa en el canal venezolano de la derecha golpista, Globovisión, quien en funciones diplomáticas, durante la etapa de la lucha guerrillera en ese país, fue señalado por estar presuntamente relacionado con crímenes de la ultraderecha, entre ellos la muerte de religiosos.

Otro nombre que salió a relucir como pieza del entramado magnicida fue el del Vice Almirante golpista Molina Tamayo, que tuvo un papel relevante en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 en Venezuela, quien se encontraría en Centroamérica, al igual que el ex comisario Henry López Sisco, que acaba de ser acusado por homicidio calificado con alevosía, por el caso de la masacre de Yumare (años 80), quien fue uno de los pupilos de Posada Carriles en tiempos de la IV República venezolana.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS