Venezuela a sus comicios y la violencia

Horas nada más, para que se conozca el triunfador en esta justa. Prácticamente, el proceso se dio dentro de una calma absoluta, con algún incidente aislado que no puede calificarse de grave. Claro que si se escucha a los medios, el miedo, la presión y otras tonterías que no consiguen preocupar sino a aquellos que desquiciaron y nada más, es lo que predomina en el país.  Tenemos la esperanza que los troglobios ensimismados en su solipsismo, no cometan la torpeza de creer que sus locuras esta vez no tendrán consecuencias 

Podríamos ya, lamentablemente, definir un patrón común en los dirigentes de oposición: ninguno contesta con contundencia y de una a la pregunta sobre su aceptación del resultado electoral, si este le fuera adverso. Sus respuestas se transforman en el ideal de la anfibología, de la ambigüedad, del circunloquio. Nadie de ellos ha dicho en forma contundente que si los resultados favorecen a quien indican las encuestas, que no es otro que Chávez, aceptarán esa decisión. El presidente Chávez sí lo ha manifestado con reluciente claridad: “si pierdo entrego la Banda Presidencial y paso a hacer oposición”. Esa nitidez nadie la puso en duda.

Con la evasión a esa cuestión fundamental para la tranquilidad ciudadana, se contribuye a que se agudice la sospecha sobre algún plan extra electoral que pudieran tener algunos miembros del conglomerado que responde al señor Manuel Rosales que es el principal grupo que enfrenta al Presidente. La respuesta que dan cuando se les interroga, puede ser algo así como: “si no hay algo raro”, “si todo transcurre dentro de la legalidad” y otras de parecido tipo que no permiten inferir qué llevan en la entraña. Esto, naturalmente, acrecienta las sospechas que se van transformando en cosas concretas cuando se comienza a conocer resultados de allanamientos realizados por los organismos de seguridad del estado. En una importante funeraria (1), fueron descubiertos 60 fusiles FAL dentro de unas urnas que, al igual que otras también servían de escondrijo a mil garrotes y mil cascos. Naturalmente que este instrumental no son para las fiestas de guardar, sino para matar los primeros y romper cocos, piernas y costillas los segundos.

Mucho se especula sobre la conducta que asumirán los dos canales disociados (2) el  día 3 de diciembre, fecha del acto eleccionario. Ese adjetivo es usual para calificarlos ya que permiten que predomine el odio, el cual auspician y no la razón que procuran con su prédica, oscurecer.  Si se toman en cuenta las palabras de Rafael Poleo (3) y luego, días después de Gerardo Blyde (4), son más las alarmas que se prenden. El primero, entrevistado en Globovisión por Leopoldo Castillo señaló que no había que esperar un resultado distinto al triunfo de Chávez; pues el resultado ya estaba montado, era por eso mismo fraudulento y  había sido  elaborado por el CNE por órdenes del Gobierno. Dijo entonces que ante eso, el “pueblo” tenía que salir a la calle recordando Ucrania, y la mentada entonces Revolución Rosada (¿), concluyendo con la sugerencia a los militares sobre la conducta que debían tomar ante lo que sería ya, el incendio del país, en una clara y abierta sugerencia a la insubordinación. El señor Blyde en el mismo canal, indicó que ellos (la oposición) tendrían los resultados del evento a las tres de la tarde fruto de los exit pools.

Se comenta en corrillos políticos, que una empresa estadounidense bifaz (5), pues dice en un lugar una cosa y en otro otra cosa totalmente diferente, que sabe ya cuál será el resultado pues este fue producto de una encuesta que efectuó en todo el país y que le determinó fuera de toda duda que el ganador seria Chávez, y fue así que se lo manifestó a importantes sectores económicos del imperio -con los cuales se reunió en EEUU-, que deseaban conocer qué pasaría en Venezuela. Les afirmó que el triunfo de Chávez era ya un hecho incontrovertible. Esta sería la empresa con la cual contarían los que procuran generar hechos no acordes con un acto de naturaleza eminentemente pacífico. La encuestadora lanzaría hacia su país (EEUU) un falso resultado favorable a la oposición que sería rebotado desde allí hacia el mundo. No será extraño para nosotros que los conocemos, que los fascistas mendaces del Partido Popular español y sus pares europeos griten desde Europa reclamando la admisión de ese resultado, este sí fraudulento. No faltarían voces que uno ya imagina cuales, que en América también hagan oír su chillido.

Todo arrancará a partir de las tres de la tarde, que es cuando harían conocer ese resultado. Se dice que entre los avíos previstos, uno sería lanzar una edición vespertina extra, de un periódico de circulación nacional anunciando el triunfo de Manuel Rosales, cuestión esta ahora muy difícil de concretar, pues grupos populares atentos, sufragarán a primera hora para luego distraerse en los alrededores de la sede del mismo.  Sólo se harán presentes si ese diario pretende sacar esa edición. Pacíficamente se lo impedirán.

Dentro del plan aparentemente orquestado, figura con papel protagónico, el de un canal de televisión que recibiría en su planta a distintas personalidades que se reunirían para felicitar al ya por ellos uncido, presidente de la república. Se dice que habrá militares retirados, personajes del comercio y de la industria, y sacerdotes que como es natural, no podrían faltar a tan magno acontecimiento. El pueblo que supone, sólo supone, también estará atento a los canales que desquician y a su conducta. De pretender estos sobrepasar lo permitido, seguramente el pueblo, es decir el soberano, sin dubitación alguna los sacará del aire. Eso, que no se dude, eso ocurrirá si otra vez pretenden ellos -cuan investidos de sobrenaturales permisos-, llevarse por delante las disposiciones legales como hicieron en abril de 2002.

Los fusiles, los garrotes y los cascos hallados en las urnas no estaban destinados al camposanto, sino que era para vivos muy bien vivos que con ellos no iban a jugar precisamente al escondite. Si le agregamos a esto las sospechas que han trascendido de que habrían en el país paramilitares colombianos, la mesa está puesta para la inquietud.

Pero el pueblo ¿qué hará? Vimos en un informativo a un señor mayor, entrevistado en Caricuao señalar que habían coordinado ya, con distintos barrios adyacentes, la seguridad de una muy amplia área. Hablamos de una zona popular densamente poblada. Según sus palabras tendrían gente desplegada observando todo hecho que pudiera alterar el orden para impedirlo con contundencia.

Otro lugar muy popular, La Vega, donde tiene amplísima mayoría el chavismo,  que soportó el nefasto 11 de abril una feroz represión con agresión a personas solo por el hecho de manifestarse chavista, hoy está sólidamente organizado y aquel grupo que se conoció como los Guerreros de la Vega han fortalecido su organización trascendiendo más allá de lo que fue en su nacimiento, su principal zona de influencia.

Están, también entre los sectores organizados por barrios Tupamaros (6) que trascendieron también la zona donde surgieron, conocida como  23 de enero, en Caracas,  hoy tiene militancia en varios estados del país. Debemos también nombrar a los Carapaicas también con recia militancia. Si a esto se le agrega la gente que dirige esa valiente lideresa de nombre Lina Ron tenemos con lo solo enumerado, una cantidad de miles de motorizados, que haría innecesario el trabajo de las policías y de la Guardia Nacional en la Capital.

De los grupos nombrados, a ninguno de ellos se le puede calificar de agresor pues su tolerancia ampliamente demostrada, les permite soportar incluso insultos, aparte de las calumnias de las cuales son objeto. Eso sí, si surgen grupos extraviados que pretendan agredir al pueblo, los encontrarán de frente contestando con mucha fuerza.

Suponemos, solo suponemos, que aquellos que pretendieran soliviantar a algún sector de la población para generar disturbios, pedirán con apremio la presencia de la Guardia Nacional y la Policía Metropolitana para que no sean los grupos mencionados los que les pacifiquen, que eso sin duda harán, si los obligan a participar en la contención.

Se conoce que en los predios de una universidad, específicamente en la sede de la Federación de Centros Universitarios, ya estarían depositadas algunas de las franelas con la palabra “fraude” en el pecho para ser distribuidas entre el viernes y el sábado. Quien le confió al que escribe esto no le supo decir si estaban allí para ser distribuidas o si el lugar era sólo depósito de las mismas.

Tenemos que cerrar este con palabras casi similares al epílogo del anterior: antes de pensar en repetir un 11, piensen aquellos que eso desean que hoy el 13 que le sigue, será mucho más contundente que aquel 13 de ayer.

(1) Funeraria Vallés  de Caracas
(2) Canal 2 RCTV y Canal 33 Globovisión
(3) Director de la revista Zeta y editor del  periódico El Nuevo País
(4) Abogado, ex parlamentario por Primero Justicia, partido con mucha similitud  con el Partido Popular español con el cual tiene muy estrechos vínculos.(5) Penn Schoen and Berland
(6) Sin ninguna relación con el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros de Uruguay

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS