Venezuela: A mis amigos anarcoides

Publicidad

Causa tristeza y algo de asombro ver como ha surgido un pequeño grupo de “camaradas” que se sienten con derecho a descalificar y denigrar de las políticas sociales que lleva a delante el gobierno bolivariano. En su obcecación pretenden invisibilizar los logros tangibles y palpables que 10 años de lucha en el poder han arrojado.

Estos compañeros, muy sensibles a la crítica, le hacen –a conciencia o sin saberlo- el juego a la derecha más recalcitrante. Utilizan de manera irresponsable las mismas consignas y se apoyan en los mismos razonamientos de la contra. En esa onda denigran sistemáticamente, tanto de la figura del Presidente Hugo Chávez como máximo líder de este proceso histórico de cambios y transformaciones, como de algunos de los personeros más cercanos al gobierno.&nbsp

Como si no bastara el ya aceitado y poderoso conglomerado de medios de comunicación impresos, televisivos y radiofónicos, de alcance local, regional, nacional e internacional, éstos caballeros se han sumado a la comparsa de denuncias con un verbo altisonante, para hacer creer –como ellos mismos ya lo piensan- que la revolución es sólo un remedo y los cambios se han ido al garete.

Últimamente, la sección del portal de Kaos dedicada a Venezuela ha sido tomada por asalto por estas personas, bien prestas siempre a insultar, vilipendiar e injuriar. Muchos de ellos recurren a la vergonzante triquiñuela del anonimato para vomitar su veneno y drenar un resentimiento, que en muchos casos ya se ha trocado en odio acendrado. Otros compañeros -más dignos- dan la cara como verdaderos hombres y asumen la crítica con nombre y apellido, pero no por ello dejan de enrolarse en ese ejército de tontos útiles, que hacen el mandado a una derecha reaccionaria, a sabiendas o no. Parecen ignorar que la derecha fascista luego de usarles intentará aplastarles igualmente y sin ninguna conmiseración.&nbsp &nbsp &nbsp

Desde esta pequeña tribuna, celebramos el esfuerzo realizado por el colectivo de Kaos en la red. Sin duda se trata de una propuesta más que pertinente y necesaria, que ha supuesto un gran esfuerzo y que constituye –hoy por hoy- una ventana más, en esa búsqueda y creación de espacios mediáticos alternativos con una agenda propia, para que los pueblos del mundo puedan expresarse con mayor libertad. Sólo de esta forma nos podemos sacudir el yugo de las mega corporaciones comunicacionales de una decadente industria cultural post moderna, que no ha hecho otra cosa que pretender sumirnos en el oscurantismo, el mercantilismo, el consumismo y el egoísmo.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

La crítica y la autocrítica son fundamentales, pero sólo son de utilidad cuando tienen asidero y se fundamentan en argumentaciones serias, producto del estudio y la investigación. Sin pretender erigirnos en dueños de la verdad –nada más alejado de la fisonomía de un verdadero soñador de utopías-, creemos que hacer señalamientos tan huecos y con una carga tan negativa, lejos de alimentar el debate y aportar herramientas efectivas para encarar los enormes retos que nos plantea el futuro inmediato, lo único que hacen es confundir y pueden llegar a minar la moral de nuestras bases.

Pústulas purulentas

La crisis mundial del capitalismo global ha puesto al descubierto tan sólo una más de las pústulas hediondas, abiertas y putrefactas que amenazan seriamente el futuro del planeta y de toda la raza humana. Las dimensiones de esta crisis son inconmensurables y abarcan no solo la esfera económica (tanto financiera, como de la llamada economía real y reproductiva), sino que se expresa en los más variados y diversos ámbitos de la vida humana como la salud, la filosofía, la seguridad social, los contenidos mediáticos, el arte, la ética, la educación, la moral, el derecho internacional, la cultura, las ciencias y artes militares, la investigación científica y el deporte. Todo, absolutamente todo esta en crisis.

El mundo como dice Galeano esta al revés, desde hace rato. Eso lo sabemos y lo padecemos. También lo han denunciado muchos autores reconocidos como Chomsky, Theotonio, Saramago y cuántos más. Pero en ese contexto de la disertación y la búsqueda de soluciones a este dilema de vivir o morir,&nbsp a esta loca encrucijada entre luz y muerte; de fagocitosis dantesca a que nos conduce la locomotora descarriada del capitalismo salvaje y depredador, uno de los poquísimos ejemplos prácticos y pragmáticos de la toma del poder para empezar a construir y clamar por un mundo diferente -donde prevalezca el humanismo, donde haya igualdad y desarrollo humano integral y digno para todos- es precisamente la República Bolivariana de Venezuela, con el heroico pueblo de Bolívar al frente del combate y el Comandante Presidente, Hugo Chávez capitaneando la nave en aguas turbulentas llenas de alimañas y traiciones.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

En este contexto mundial de muerte, desolación, desesperación, atropellos, frustraciones, podredumbre y mierda hedionda; Venezuela, nuestra querida y sentida patria Venezuela ha emergido como un polo de luz, un polo de dignidad, un bastión de lucha, que a su vez ha estimulado o servido de inspiración, para que prenda la semilla de la rebeldía en otros pueblos del subcontinente y del mundo, en fin la llama de la lucha contra las fuerzas opresoras que pretenden acabar con la humanidad, tan sólo por saciar sus ansias desmedidas de acumulación de riqueza y poder.

En un ordenamiento internacional, donde a nosotros los venezolanos sólo se nos había asignado el papel de actores de reparto, sin guión y sin libreto, para bajar la cabeza y permitir que nos succionaran toda la riqueza petrolera, ahora hemos alzado nuestra voz y somos –quiéranlo o no, acéptenlo o no, mis queridos amigos anarcoides- un referente de lucha, un pequeño y modesto faro de dignidad, al igual que la altiva y siempre hermosa Cuba.

Acá en Venezuela se cuecen habas. Acá en Venezuela hemos dado inicio a un proceso de plena soberanía sobre el recurso petrolero, que permite atisbar las perspectivas y crear las condiciones objetivas, para apalancarnos en nuestras principales riquezas y potencialidades a fin de desmontar la estructura rentística de nuestra economía y diversificar la producción. En esa lucha estamos, y en esa lucha seguimos. Los cambios logrados en la legislación petrolera y en la estructura impositiva para capturar la renta del oro negro, no son poca cosa.

La creación del Fonden constituye un elemento inédito en el apalancamiento de manera soberana de un sin fin de proyectos de infraestructura orientados al desarrollo del país, con una verdadera visión de soberanía, libertaria y revolucionaria. Quizás por eso provoca tanta indignación que supuestos camaradas repitan como loros las sandeces de la derecha y pretendan desconocer los logros y avances de esta revolución que son muchos y de variado impacto.

Ataques desde todos los flancos

Sobra decir que en el transcurso de estos diez años hemos sufrido los embates de una oligarquía interna apátrida, antinacional, poderosa y sin escrúpulos que ha dado un golpe de Estado, un paro-sabotaje-petrolero, guarimbas, desestabilización mediática, ha coqueteado con el paramilitarismo colombiano, ha planificado magnicidios, pero -lo que es más importante- ha contado con el respaldo irrestricto, financiero, ideológico y estratégico del país más poderoso sobre la faz de la tierra; del máximo exponente del imperialismo salvaje, genocida y depredador como son los Estados Unidos de Norteamérica.

Francamente, no entendemos cómo éstos camaradas ven el árbol, pero inexplicablemente son incapaces de ver el bosque. Cómo pueden hacer semejantes denuncias, señalamientos y descalificaciones sin tener presente la dimensión y la magnitud del reto que tenemos por delante y las consecuencias que pueden derivarse de que no seamos capaces de hacer la tarea.&nbsp

¿Han sido penetrados por la guerra mediática y sus campañas de desinformación y contrainformación?, ¿Cómo puede alguien de izquierda que viva en este país comparar a Chávez con un monarca?, ¿En qué se basa alguien que se diga economista y además marxista para emplear epítetos tan hueros como el de “incomprensible socialismo del siglo XXI”?, ¿Bajo qué pretextos se puede negar o desconocer las mejoras sociales, políticas, educativas, de infraestructura, de asistencia social que se han conquistado en el marco de este gobierno revolucionario?, ¿Qué utilidad puede tener la invisibilización de logros fundamentales como la disminución de la pobreza?

En el marco de tremendas dificultades, algunas de carácter endógeno y otra de origen exógeno y estructural, Venezuela ha avanzado y sigue avanzando. Hay hechos concretos que lo demuestran y están a la vista de todos. Negar los avances y resistirse a un análisis serio, riguroso y objetivo de las causas de nuestro atraso como país latinoamericano y subdesarrollado, constituye sencillamente un acto guiado por la confusión y la ignorancia, o peor aún por la traición y la mentira.

Los logros y conquistas abarcan todos los ámbitos de la vida nacional.

En lo político, este pueblo ha incrementado de forma exponencial sus niveles de conciencia y participación. En ese marco ha sido el mismo pueblo consultado en más de 14 elecciones quien ha definido con su voto libérrimo temas tan trascendentes como la aprobación de la nueva Constitución de 1999, un referendo revocatorio de mandato presidencial y una propuesta de enmienda constitucional, entre muchas otras consultas.

La nueva carta magna consagra el principio de la participación y el protagonismo popular que se expresa en la conformación y explosión del Poder Popular agrupado en forma de Consejos Comunales, para evaluar y diagnosticar desde la novísima figura del Gobierno Popular cuáles son los males más inmediatos de la gente y cuáles sus posibles soluciones. Es la misma gente del barrio y de los campos, armada de Constitución y dignidad la que ha comenzado a asumir las riendas de su destino.

En lo social también se ha dado un salto cualitativo y cuantitativo, que se expresa en una disminución sustancial de la pobreza y de la pobreza extrema, así como un aumento de los niveles de la calidad de vida en términos de acceso a la educación, la salud, la alimentación, la cultura y la vivienda. Hemos avanzado un enorme trecho en ese camino de saldar una deuda social heredada y ocasionada por el anterior Estado Burgués, antinacional e irresponsable, aparejado en una oprobiosa sociedad de cómplices, de la que somos hijos bastardos.

No creemos necesario ahondar en cifras e indicadores reconocidos por la Cepal y por diversas instancias internacionales que dan fe de ello. Las cifras se han repetido hasta la saciedad y son del conocimiento público. En cualquiera de los portales Web de los ministerios o sitios de Internet del gobierno se puede consultar información abundosa que existe sobre la materia.

Acento social

Ha sido éste un gobierno de marcado corte social, que realiza esfuerzos titánicos por desmontar la estructura corrompida del Estado-Burgués adeco-cuartorepublicano para echar las bases de la nueva sociedad. Ha sido éste el gobierno que más recursos, tiempo, trabajo, empeño y dedicación ha conferido a los más pobres. Esa es una verdad objetiva, contundente&nbsp e incontestable. El que no la quiera ver o esta ciego o afectado por el veneno de las empresas privadas de comunicación. La creación de todas las misiones sociales componen un logro innegable, en salud, educación y alimentación. &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

En lo internacional, Venezuela se levanta orgullosa del pantano donde la habían postrado décadas de servilismo, rastrero y pitiyanqui. Ahora, somos un país que defiende a capa y espada el interés nacional y que por primera vez en mucho tiempo diseña, planifica y ejecuta con verdadera soberanía y autonomía su política internacional. En ese sentido, mantenemos relaciones fructíferas y estrechas con América Latina y el Caribe, Asia, África y Europa. Abogamos por un mundo pluripolar donde las naciones del Sur estén cada día más unificadas para hacer frente a los desmanes del Norte capitalista, imperialista y genocida.

En este campo los avances son notorios y la construcción de acuerdos, convenios, así como relaciones diplomáticas frondosas, donde se antepone al ser humano como sujeto y objeto de las políticas, está a la orden del día. La creación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la conformación de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, el proyecto del Sistema de Compensación Regional (Sucre), el proyecto de creación del Banco del Sur, la conformación de fondos de financiamiento y acuerdos de transferencia tecnológica con Irán, China, Belarús y Rusia, se inscriben en una misma dirección y ponen de relieve el papel de pionero que ha jugado Venezuela en este “cambio de época”.&nbsp

En lo económico a pesar de las dificultades y los males estructurales el avance es también innegable. Los indicadores que confirman esta realidad están a la plena disposición de la opinión pública nacional e internacional y han sido divulgados suficientemente por nuestros medios a pesar del bloqueo informativo de la prensa privada.

Como indica el economista José Félix Ribas, en el país se han tomado una serie de medidas de “desenganche a la venezolana”, que han permitido que nuestro país no haya caído en “una dinámica de subordinación en el tren de la crisis”. Entre tales acciones puntuales destacan: la diversificación geográfica de las reservas internacionales, el control de cambio, la regulación de las tasas de interés, la creación –como ya se apuntó- del Fondo Nacional de Desarrollo (Fonden), la promoción de nuevas formas de propiedad y relaciones de producción, las propuestas de integración regional y la nacionalización de sectores estratégicos (telefonía, electricidad, cemento, algunas industrias lácteas y otros). &nbsp &nbsp

En síntesis, hay un cuadro de hechos concretos que resumen los incipientes fundamentos teóricos de una propuesta liberadora de socialismo del siglo XXI, muy a pesar de lo que puedan decir nuestros queridos amigos anarcoides. Desconocer eso y descontextualizar la realidad de nuestro país sin tener la humildad de intentar analizar los cambios y transformaciones que tienen lugar en el país en su verdadera dimensión y justo contexto, es -por lo menos- una tremenda irresponsabilidad.

Quienes obran de esta manera, no nos cabe la menor duda de que actúan -o bien movidos por intereses personales e inconfesables pretensiones, o por un craso error de metodología y capacidad de análisis; intentado asignar categorías conceptuales y filosóficas de algo que ni remotamente han llegado a comprender.

Los avances y las conquistas –insistimos y reiteramos- están allí y son innegables, contundentes. Lógicamente, el camino por andar es aún muy largo y tortuoso. Nos falta muchísimo como país y como humanidad ni se diga, pero en honor a la verdad humildemente pensamos que estamos en la dirección correcta.

La conciencia plena de lo que se ha mejorado, sin perder de vista ni por un instante&nbsp cómo eran antes las cosas, es clave para afianzarnos como un proceso inédito de transformaciones y de cambios. Sinceramente, y desde lo más profundo del alma pensamos que los queridos amigos anarcoides están rotundamente equivocados, y no sólo están equivocados sino que desde ya dan por perdida la lucha.

Parafraseando al inmortal Ché, habrá que decirles que “el presente es de lucha, el futuro nos pertenece”. El trabajo debe continuar. La vida debe continuar.&nbsp

Patria, Socialismo o Muerte

Estamos venciendo

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More