Vendedores de humo en tiempos de crisis

Seat en la encrucijada. Ser o no Ser.

&nbsp

Hechiceros del miedo y la resignación

Vivimos en un sistema capitalista, imperialista, bajo una crisis permanente y aguda, donde para “animar” a que las cosas sigan igual para los mismos de siempre aparecen hechiceros o gurús con viejas o nuevas recetas ante la crisis: confianza, rendimiento, ajustarse el cinturón,recortes de derechos, trabajadores que reman y trabajadores que no, etc.

Frases hechas como conjuros que siempre recaen sobre las espaldas de los trabajadores, evidentemente nadie tira piedras a su tejado, y nunca apuntan hacia los auténticos responsables de la crisis, los banqueros, empresarios, especuladores, que forman parte de quienes no sólo no crean riqueza, sino que en tiempos de crisis pretenden con su filosofía de explotadores burlarse de los trabajadores explotándonos mas y mejor.

Posiblemente James Muir, esté demostrando ser uno de esos hechiceros (intelectuales orgánicos diría Gramsci) que el capital necesita para hacer hegemonía en tiempos de crisis, donde el dedo acusador se levanta no contra los directivos con contratos blindados, sino contra trabajadores que carne, hueso y sangre, a los que para variar se nos pretende hacer “responsables” de la mala gestión de la empresa. Ya que el despido en masa de directivos con indemnizaciones millonarias nunca ha sido el objetivo, ni tampoco supondría un trauma para los afectados (que se lo digan al exconsejero del BBVA el “trauma” de cobrar 54 mill., por su “despido”), y es que a pesar del humo la campaña de fondo siempre iba dirigida contra los trabajadores de Convenio en SEAT.

La campaña real comenzó en los tramo del último trimestre del 2009 cuando, según datos filtrados a la prensa, 35 gerentes de todos los departamentos de las áreas de producción, indirectos, oficinas y de todos los centros del Grupo Seat vinculados a Convenio, comenzaron a elaborar las listas, estudiando puestos, funciones y personal para ver quien “sobraba”. La sensación popular inmediata que ha quedado en la mente de los trabajadores es la de que “han ido a por los que no caen bien a los jefes” y la del alegato de Bertold Brecht: si primero van a por aquellos luego vendrán a por mí.

Tras la tormenta, ¿todo debe volver a su cauce?.

Tras un duro conflicto, donde los trabajadores con la movilización han logrado frenar una agresión sin precedente, de un nuevo sistema de ERE encubierto (el despido en masa selectivo por bajo rendimiento) James Muir no ha perdido el tiempo para seguir tejiendo su telaraña ideológica y tratar de convencernos a todos dentro y fuera de Seat, con un claro mensaje de resignación de que la movilización no sirve para nada y de que el sindicalismo es ajeno al conflicto social y que solo existe en la molesta función de bombero, paz social y comparsa de la ley del mercado, la del más fuerte, la de los directivos y multinacionales.

No deja de ser una visión distorsionada de la realidad, pero a fin de cuentas en coherencia con su discurso clasista, patronal, es necesario “convencernos” de que al final las movilizaciones y el sindicalismo son costosas e inútiles. Por el contrario, nosotros como buenos entendedores de que no tenemos intereses comunes con este directivo, diremosque a otro con ese cuento, y que las luchas sirven y pagan.

Pero Muir, no opina lo mismo y manifiesta de manera sutil su invitación a la colaboración de clases donde la economía de mercado se acepta sin más y donde la fuerza colectiva de los trabajadores organizada en sindicatos estorba para implementar los planes empresariales de ajuste puro y duro, y esconder la carga antisocial e inhumana que supone despedir a trabajadores en tiempos de crisis.

Se ocultan los objetivos: recortar los costes laborales y cambiar las relaciones laborales

Las entrevistas de este fin de semana en la prensa (El País, El Periódico) no tienen desperdicio, Muir erre que erre, no se baja de la burra y sigue:

“creo que podemos mejorar la metodología y el proceso para evaluar el rendimiento de todos los empleados. Y ése es el principio que hemos acordado con los sindicatos…lo importante es el rendimiento…ser retribuido en función de su propio rendimiento…Nuestra actuación está de acuerdo con el marco legal español. Es un plan de acción selectiva caso por caso en función del bajo rendimiento…Además, prescindimos de los que no rinden, pero contratamos a 150 nuevos empleados”.

El objetivo está claro, aprovechar la crisis para iniciar un abaratamiento de la mano de obra despidiendo a los obreros caros y contratando a los obreros baratos en el INEM deseosos de encontrar cualquier empleo, y todo ello por medio de un giro a la derecha en las relaciones laborales, nada de causas objetivas, ni económicas, ni técnicas organizativas como contempla el Estatuto de los Trabajadores, sino por bajo rendimiento. Pero para esconder el cuerpo del delito, el hechicero persevera en que su actuación está de acuerdo con el marco legal español. Inaudito.

Con estos mensajes de humo se esconden tres elementos de la estrategia patronal ante la crisis:

a)una nueva modalidad de despido forzoso en tiempos de crisis con más de 4 millones de parados,

b)un nuevo sistema de evaluación de las condiciones de trabajo, salario variable en función del rendimiento individual, para mermar el Convenio Colectivo donde el rendimiento y la actividad tienen un rango colectivo, y

c)un “novedoso” sistema de “patada en el culo” para renovar las plantillas sustituyendo contratos fijos por eventuales.

¿Qué es esto sino una vulneración flagrante de la legalidad y una invasión de la ley del mercado en las relaciones laborales? ¿Qué es eso sino una violación del derecho fundamental al trabajo estable que tantas luchas y muertes ha costado?.

Predominio de las leyes de mercado sobre la negociación colectiva ¿Sobra el sindicalismo como fuerza organizada de clase?.

Muir, como todo directivo de los intereses del capital, sabe que la cosa esta chunga para los trabajadores y que precisamente por ello es el mejor momento de sacarle brillo y rentabilidad. Con más de 4 millones de parados, con un ejército de reserva creciente a la espera de un puesto de trabajo, el hechicero vuelve a resoplar el humo para que se ignore uno de los derechos fundamentales de cualquier democracia y estado de bienestar aún incluso bajo el capitalismo, el derecho al trabajo estable, y eso no solo no existe no ya en su vocabulario, sino también en su estrategia empresarial:

“España tiene un paro del 20% y estoy seguro de que la mayoría de estos parados son buenos trabajadores, capaces y deseosos de tener un empleo…Mi responsabilidad es asegurar que contamos con los mejores y si hay personas que no funcionan, hay que dar una oportunidad a otros. Así es la vida”.

Es lo que hace 150 años denunciaba Marx, el capital utiliza la competencia entre los trabajadores para aumentar la explotación, empeorar las condiciones de trabajo y presionar la disminución del salario. Si no vales a la puta calle, ya que cualquier parado dispuesto a trabajar aceptará mis condiciones, ¡¡¡Así es la vida … bajo el capitalismo con la lucha y movilización obrera enterrada!!!. Esos son los sueños de Muir y todo directivo financiero y empresarial.

Sueños a los que también acompaña el descredito hacia los sindicatos y el cuestionamiento de los acuerdos colectivos firmados (al margen de la valoración que podamos hacer de los mismos, sobre la forma de los reingresos y el papel de la formación):

“Se han tomado compromisos personales por mi parte y por parte de los tres sindicatos. Todos nos dimos la mano sellando un acuerdo, yo cedí en algún que otro aspecto. Ellos también cedieron, y mucho…No se contradice los acuerdos del Q3 porque, salvo los jubilados, los que ahora se marchan van a ser sustituidos con nuevas contrataciones…Otro compromiso es que se ha reconocido el principio de despidos por falta de rendimiento…lo han admitido los sindicatos…”

Es cierto que en el preámbulo del acuerdo se echa a faltar la argumentación sindical de rechazo a los despidos por bajo rendimiento, cuestión que el Sr. Muir aprovecha para remachar su ofensiva a favor de los despidos. Por otra parte, es de risa despedir a trabajadores fijos sin despeinarse y que se diga no contradecir los “acuerdos del Q3”, acuerdos que son de mínimos, por los cuales Seat ha recibido ayudas públicas, y que se basan precisamente en el mantenimiento del empleo en el 2.009 y el 2.010, donde se excluyen despidos forzosos:

“Garantía de mantenimiento de todos los puestos de trabajo actuales del Grupo SEAT” (acta de marzo 2.009).

&nbsp

No es sólo un problema de razones sino de fuerza.

Sus famosas charlas en los diferentes centros de trabajo con supervisores se asemejan a una campaña electoral. En Martorell, donde el discurso de la división de la plantilla ha calado mas debido a falta de información previa a los trabajadores de producción y la decisión sindical de no ponerse al frente esperando acontecimientos, dan mas solidez al discurso patronal para seguir insistiendo en que se va a seguir aplicando la evaluación del rendimiento para despedir. O sea que el sistema de “patada en el culo” para el Sr Muir sigue vigente. ¿Respeto de la legalidad vigente?. No. Respeto de la legalidad del más fuerte sobre el más débil.

Pero en Zona Franca o Gearbox donde si ha habido unidad, y donde los sindicatos se han hecho responsables de las movilizaciones, paros, cortes de carretera, etc., desde el primer momento, el discurso patronal ha sido readaptado y masdébil: “yo no sabia que estaban despidiendo a gente de producción”.

Demagogia pura y dura y más cuando en la prensa el Sr. Muir no se arruga en admitir que “la mayoría de los afectados son los correctos”. Y es que,aunque Muir lo ignore, los trabajadores no, en Zona Franca lo mismo que Gearbox suministran al consorcio VW, y fue donde saltaron las alarmas dando al traste con una campaña de despidos a la carta que se deseaban como un simple paseo militar. Y es que también, se diga lo que se diga, si no hubiera habido movilización, ni tan siquiera hubiera habido negociación con readmisiones en todos los centros y reingresos:

“Sin esta situación de paro, ni los sindicatos ni yo hubiéramos tenido la necesidad de negociar”.

Lo que demuestra que en esta lucha la resolución del conflicto no pasaba sólo por tener la razón de parte de los trabajadores, sino también y sobre todo la fuerza. Por eso Muir, como buen gurú insiste en la ilegalidad de los paros y ante la prensa no gasta escrúpulos para aumentar el tono amenazante de sus declaraciones en la búsqueda de la resignación de los trabajadores precisamente para que el ejemplo no vuelva a cundir:

“Fueron paros espontáneos, con barricadas, acciones no autorizadas por los sindicatos…Sabemos que individuos pararon el trabajo de forma deliberada. El numero mas alto que se registro es de 700, solo el 6% de la plantilla”.

Hay que saludar que al menos en el comunicado unitario del 2 de febrero que los sindicatos sacaron en Martorell al menos asumen públicamente por primera vez las movilizaciones, no solo para evitar represalias hacia los colectivos, sino lo mas importante, para jugar el papel que corresponde de parte frente a la patronal, y seguir alimentando la movilización como algo útil, necesaria e imprescindible. Eso posiblemente enturbie los sueños y moleste al Sr. Muir, pero que le vamos hacer ¡¡¡así es la vida!!!… en el conflicto social, en la lucha de clases, donde los intereses opuestos se manifiestan y no se esconden bajo la resignación.

Después de tanto remo ¿Hacia dónde navega Seat?

Una ultima cosa que no podemos despreciar de las declaraciones del Sr. Muir, que no solo ha querido hacer responsables a los trabajadores que no reman de la mala gestión de la empresa, sino que a la misma vez tapa el culo a VW, como siel proyecto industrial de Seat como marca solo interesara a la “multinacional” y a nadie mas:

“En España existe la creencia de que VW ha impedido a Seat desarrollarse y crecer. No es cierto. ¡Le ha inyectado tanto dinero! La única razón por la que Seat existe es gracias a VW…Un mercado fuerte, especialmente en España, y Seat la ha perdido…La posibilidad de vender a lo largo y ancho de todo el mundo desde Martorell es muy limitada. El reto es hacerlo mejor en los mercados en los que somos fuertes: la península Ibérica y Europa occidental.”

Un poco de historia. El INI saneó SEAT con 400.000 mill. de pts. para dejarla en manos de VW (red comercial, motor system porsche y el 100% de las acciones). VW sólo tuvo que invertir 4.000 millones de pts., ganando con la adquisición de SEAT para sus productos una red comercial distribuida por toda España, que le ha permitido a lo largo de los años llegar a cotas de penetración impensables antes de 1.986, llegando a superar el 14% cuando su presencia antes era simbólica. Por el contrario, Seat siempre tuvo que comercializar sus productos en el mercado exterior con red propia encareciendo los costes globales de fabricación. Portanto, la política “solidaria” con el consorcio de aprovechamiento de la red comercial de Seat para penetrar sus productos en el mercado español nunca se ha visto correspondida cuando ha tenido que utilizar una red comercial limitada para vender el 70% de sus productos en el exterior sin la misma ayuda por parte de VW o Audi.

El “interés” de VW no acaba ahí, ya que además de las ayudas publicas recibidas restructuración tras restructuración, en los informes de auditorias de cuentas anuales realizados por SEAT sobretransacciones realizadas suponen entre el 7% y 8% sobre la facturación de SEAT en lo que no deja de ser un dato curioso porque este gasto no sólo es superior a los beneficios brutos (7,1% y 5,8% en los años 2.003-04) y de los beneficios declarados (que siempre son menores), sino que se aproxima a los gastos por salario (sueldos + carga social) el 8,5% y el 8,3% respectivamente sobre la facturación, gastos por salario que la empresa propone reducir vía despido, mientras incrementa los gastos por prestaciones de servicios recibidos de VW. Estamos hablando de royalties. Ese es el interés de VW por Seat, año tras año.

No nos debemos perder en la niebla, ni en los humos que los directivos echan para esconder el paisaje, porque sigue haciendo falta un Plan Industrial, la defensa de Seat como marca integral, para mantener el proyecto industrial la estabilidad en el empleo, lo que es ya una reivindicación histórica del sindicalismo de clase, y eso siempre pasa por ampliar la gama de producto y los mercados por oposición a la “nueva estrategia” de la dirección de Seat (donde sólo cambia el Presidente) ya que el Sr. Muir que “quiere mucho” a Seat ha “descubierto” que mientras otras marcas venden entodo el mundo, incrementando por ello sus ventas, Seat no tiene el porqué, y si otras marcas (VW, Skoda y Audi) aumentan su gama de producto, a Seat le basta con el León y el Ibiza.

Por tanto, que la verdad sea dicha y se abra de par en par, el Sr. Muir no viene a defender Seat, sino areestructurarla en lo laboral e industrial. A eso se le llama remar directo hacia las cataratas del Niágara del cual sólo los directivos fueron, son y serán los únicos responsables, nunca trabajadores del mono azul o cuello blanco. A esta estrategia se le debe de poner freno tanto en lo político, ya que estamos hablando de los intereses de miles de trabajadores de Catalunya y España, y en lo sindical, en defensa del Empleo estable y jubilaciones anticipadas voluntarias, el reparto del trabajo frente a la crisis, un Convenio con recuperación de salario y otras mejoras (jornada, etc.), y un Plan Industrial y Comercial con más carga de trabajo y modelos, y más mercados para vender más. Seguro que asi se navegara a mejor puerto, y todos los trabajadores desarrollaran su función laboral en condiciones sin necesidad de inventos sacados de latigueros de Galeras romanas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS