Vecinos de Arganzuela protegen a un joven con una bandera LGTBI acosado por manifestantes de extrema derecha

Un joven se vio acosado por manifestantes contra el Gobierno durante el Día Internacional contra la Homofobia por echarse a los hombros la bandera del colectivo.

Publicidad

El 17 de mayo, Día Internacional con la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, José Luis Marcos (28 años) quiso aprovechar su paseo de las ocho para reivindicar la lucha contra la discriminación del colectivo LGTBI cogiendo su bandera del movimiento y echándosela a los hombros en el distrito de Arganzuela, Madrid.

Sin embargo, se encontró con un grupo de manifestantes, ataviados con banderas de España y cacerolas, que protestan al grito de “gobierno dimisión”. “Fue poner un pie fuera del portal cuando escuché el primer insulto: ‘¡maricón, vete a tu casa!’”, cuenta en conversación telefónica con el País.

«Ese chico soy yo. Solo he salido a mi calle con la bandera en el Día contra la #LGBTIfobia, sonriendo, sin más. He recibido insultos, amenazas, incluso se ha llegado al contacto físico. Nadie me ha preguntado nada, solo he recibido odio y una cacerolada hacía mí», comentó en su cuenta de Twitter.

“Me rodeó un grupo de cinco o seis personas que seguían insultándome. Me empezaron a agarrar de la sudadera y uno de ellos se puso a golpear la cacerola a escasos centímetros de mi cara”, señala, y continúa: “Yo no les contesté en ningún momento, pero ellos no paraban de decir que estaba provocando con mi bandera”.

Al ver que el encuentro se ponía feo, un par de vecinos bajaron a socorrerle. “Se pusieron a mi lado y eso hizo que el grupo de gente que me insultaba se marchara, pero de repente apareció otro hombre que siguió con lo de la provocación. ¿Qué provocación?». El joven denuncia que él solo estaba «reivindicando la lucha contra la LGTBifobia, tan necesaria todavía como ha quedado demostrado con esto”.

La policía acudió y preguntaron a ambas partes por los hechos. “El hombre apenas me dejaba hablar», relata, y señala que continuaba diciendo que «estaba provocando». Sin embargo, el agente le dijo que «si mi bandera del Orgullo le ofendía, entonces era él el que tenía un problema”.

Los agentes de policía recomendaron al joven a poner una denuncia, pero sus agresores “iban con banderas y mascarillas», por lo que era difícil identificarlos.

Fuente: Spanish Revolution

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More