Varias cimas de la geografía catalana visibilizan a lxs represaliadxs invisibilizadxs

Publicidad

Acto en Viladecans para que la solidaridad se extienda a toda la gente que realizaron distintas protestas en denuncia de la represión y defendiendo la República Catalana


 

  • <<…Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

    Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.>>

Eduardo Galeano

___________________________________________________________________

 El pasado sábado la solidaridad se trasladó a varios picos de varias montañas de la geografía catalana para apoyar a lxs represaliadxs políticxs como consecuencia del proceso independentista catalán.

Pero pese a que existen casos tan graves como el de Tamara Carrasco, confinada en su pueblo, Viladecans, por orden de la Audiencia Nacional, o el de Adriá Carrasco, exiliado en Bruselas ante la persecución judicial española, la iniciativa, que llamaba a poner los nombres de represaliadxs políticxs a distintas cumbres de montañas catalanas, no los tuvo en cuenta, al centrarse sólo en cargos políticos electos.

 Para que sus casos no caigan en el olvido y para que la solidaridad se extienda no sólo a los cargos políticos, sino también a toda esa gente de a pie que realizaron distintas protestas para denunciar la represión y defender la República Catalana, el pasado sábado en Viladecans, pueblo en el que está confinada Tamara, una marcha subió a la montaña vecina, a la cuál bautizaron como “Cim de les invisibilitzades” (Cima de los invisibilizados), además, en el pueblo tuvieron lugar después varias intervenciones de compañerxs represaliadxs y una comida popular. Pese a la lluvia, la solidaridad con las víctimas de la represión estuve presente en Viladecans, en un acto donde además hubo intervenciones de represaliadxs en otros casos represivos.

“El caso de Adri comienza el día 10 de abril cuando la Guardia Civil en cooperación con la policía local y los mossos de esquadra, se presentan en su casa con una orden de detención en la que le acusan de rebelión, terrorismo y sedición por el simple hecho de haber participado en acciones desobediencia civil convocadas por los Cómites de Defensa de la República (CDRs) en la operación retorno de semana santa y que consistió en abrir peajes de las autopistas catalanas como una acción de protesta reivindicando la vuelta a casa de presxs y exiliadxs.” Nos cuenta Ferrán, miembro de la Plataforma Adri, et volem a casa, y prosigue: “Él no estaba en casa y decide exiliarse para poder plantar cara internacionalmente al caso, ya que no reconoce estas acusaciones totalmente desmesuradas e injustificadas. Actualmente se encuentra exiliado en Bruselas y está deseando poder volver a su barrio a luchar con sus vecinxs”.

La Plataforma Adri, et volem a casa se crea unas semanas después del intento de detención y la huida al exilio de Adri, con la intención de visibilizar el caso y hacerle un acompañamiento durante el proceso, “en Esplugues, desde el primer momento, vimos que fuera cuál fuera la decisión que él tomara frente a este escenario represivo le daríamos apoyo. El mismo día del intento de detención se convocó una concentración en la puerta hasta que la Guardia Civil abandonó su casa y en la misma noche hubo una manifestación de más de mil personas en Esplugues” nos explica Ferrán.

Sobre aquel día, Tamara Carrasco nos explica a La Haine que “creemos que vinieron al Baix Llobregat porque esperaban poca respuesta, este tipo de detenciones en otras poblaciones como Berga o Vic no lo hubiesen hecho. Tanto a Adri como a mí nos tenían localizados en distintas acciones, y además pensaron que éramos familia porque tenemos el mismo apellido”. Tamara recuerda cómo se sucedieron los hechos aquella mañana: “Yo estaba durmiendo a punto de levantarme para ir trabajar, y llamaron a la puerta y yo pensaba que era mi compañero de piso que se había dejado las llaves, pero al abrir la puerta me encuentro a una decena de personas con pasamontañas y metralleta qué me plantan un papel en la cara y me dicen que se me acusa de rebelión, sedición y pertenencia a banda terrorista, y me dicen que tienen orden de registrar mi piso. Yo me quedo alucinando y al cabo de unos momentos los dejé pasar, en el registro sólo sacaron tonterías: caretas, silbatos de color amarillo carteles que ponía “Democracia y libertad” y documentación conforme a que yo había participado en el referéndum del 1 de octubre… cosas que podemos tener todas en casa, pendrives, teléfonos…

Tamara pasó dos días en las dependencias de la comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos, el tercer día pasó a disposición judicial en la Audiencia Nacional, finalmente fue puesta en libertad pero con una medida cautelar inédita hasta el momento: el confinamiento en su propio pueblo. “Al principio lo llevaba muy mal, todo mi mundo era la situación que estaba afrontando, conforme han ido pasando los meses he ido conociendo otros casos, la gente también ha venido a verme a Viladecans, y poco a poco te vas haciendo consciente de que no es por tí, sino que es lo que representas, es por mi lucha y como consecuencia ahora mi lucha está más fuerte que nunca. Tus principios no los van a cambiar porque te detengan, eso no te lo cambia nadie”.

En el caso de Tamara también se crea una plataforma para apoyarla ante su situación. Tamara nos explica que la finalidad de esta plataforma fue desobedecer, `porque ellos me querían calladita y con miedo”. Sobre el tema de la represión nos comenta que quieren hacer una histórico sobre casos represivos en el Estado español: “Nosotrxs prevemos que va a haber una nueva ola de represión hacia la gente de la calle en Catalunya y de la experiencia que yo he tenido queremos ayudar a otras personas que puedan verse en mi situación, con ayuda legal y psicológica. Aquí en Catalunya nos viene todo de nuevo, como si nosotros fuésemos los primeros en sufrir represión, pero represión ha habido toda la vida en el Estado español, queremos hacer un histórico y formarnos en combatir la represión”.

Tamara recibió hace una semana la noticia de que la Audiencia Nacional mantiene su confinamiento en Viladecans,bajo la excusa de que los CDR continúan activos. Un absurdo jurídico ya que los hechos por los que se debería juzgar a Tamara deberían ser los hechos de los que se le acusa (las acciones en los peajes) y no por la continuidad o no de la actividad de los CDR. Al igual que absurda que la medida cautelar impuesta, que ya ha tenido a la activista 6 meses encerrada en su propio pueblo.

Por su parte, Adri, no ha recibido ninguna euroorden todavía y desde la plataforma Adri, et volem a casa! están pendientes de como pueda evolucionar jurídicamente su caso. “Lo que es importante es que nosotrxs seguiremos en las calles pase lo que pase judicialmente, y que no pararemos hasta poder tenerlo en casa”, aseguran.

Otras cimas de la geografía catalana siguieron el ejemplo de la iniciativa Cim de les invisibilitzades celebrándose actos también en la Cim de la gallina pelada o en Sallafort (Perpinyà). Tanto Tamara, como Adri como la exdiputada de las CUP Anna Gabriel, mandaron mensajes de audio a las distintas cimas solidarias:

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More