Vampiros capitalistas exigen a Grecia miles de nuevos despidos en sector público

Los 30 mil despidos en el sector público griego parecen no ser suficientes para los acreedores internacionales, agrupados en la denominada troika, y exigen al Gobierno mayores recortes laborales, destacaron hoy medios informativos en esta capital.

Las negociaciones del memorando de entendimiento, iniciadas la víspera, en el que se detallan las condiciones que deberá cumplir el gabinete del primer ministro, Lukas Papademos, para poder acceder a la prometida ayuda financiera, van camino de crear un estallido social a tenor de lo exigido desde su comienzo.

La troika, que integran la Comisión Europea, el FMI y Banco Central Europeo, exige al ministro de Reforma Administrativa, Dimitris Reppas, el despido de otros 150 mil funcionarios en el plazo de tres años, para completar una reducción del 30 por ciento de la plantilla estatal, desde el inicio de la crisis hasta 2015.

Pero además, los acreedores internacionales pretenden reactivar la economía griega rebajando brutalmente los ingresos de los trabajadores del sector privado, reduciendo para ello el salario mínimo de 751 euros mensuales a unos 450, denunciaron los sindicatos.

Las medidas también incluyen la derogación normativa sobre los acuerdos colectivos de ámbito laboral, la reducción de los costes de la cobertura sanitaria y prestaciones sociales, o la creación de nuevos tipos de contratos precarios y con baja remuneración, entre otras medidas severas de austeridad.

El Gobierno deberá ultimar y aprobar todas las medidas que se le impongan antes de que finalice el presente año, para que a principios de 2012 la troika evalúe lo realizado y decida los siguientes pasos a dar.

Al respecto, Papademos dejó claro su compromiso para llevar a la práctica cuanto se le pida desde Bruselas y reclamó idéntica responsabilidad para el Gobierno que venga en el futuro, pues el acuerdo con los prestamistas externos contempla hasta 2014.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS