Valoraciones de la PCRN al estudio de la Uex «encargado» por Refinería de petróleos G. A.Gallardo‏

EL INFORME CIENTÍFICO DE LA UEX SOBRE LAS REPERCUSIONES

DE LA REFINERÍA DE PETRÓLEO EN LOS CULTIVOS.

Respecto al recientemente publicado informe de la UEX titulado “Proyecto de investigación para el diagnóstico y vigilancia del impacto por vía atmosférica de un complejo refinero en Extremadura”, deberíamos plantearnos toda una serie de preguntas que alguien estaría obligado a aclarar a la ciudadanía extremeña para no dejar dudas que se intuyen tras una lectura entre líneas y en profundidad del documento hecho público.

¿No existe potencial humano en nuestra universidad para realizar el estudio, de tal manera que ha debido ser encargado a investigadores de Valencia, Huelva o Barcelona? ¿Cómo es que estando disponible desde Abril de 2007 se haga público en fechas tan cercanas al anuncio de la presentación oficial del proyecto completo en el Ministerio de Medioambiente? ¿Cómo es que teniendo el estudio encargado por la Universidad de Extremadura otras vertientes y otros estudios parciales realizados –nos constan estudios limnológicos del río Guadajira por la cátedra de Ecología de la Universidad de Sevilla-, no son enseñados en su totalidad y nos eligen sólo este tema y estos resultados?

Pero ya que disponemos sólo de este estudio parcial analicémoslo como corresponde a la actitud que la Plataforma Ciudadana “Refinería NO” siempre ha requerido en la línea de conocer, criticar y divulgar toda la información disponible. Independientemente del perfil investigador de los responsables del trabajo, cabe preguntar sobre muchos aspectos concretos del estudio. ¿Cabe dar representatividad a una experimentación realizada en localizaciones valencianas – invernaderos de la fundación CEAM en La Peira (Benifaió, Valencia)- que nada tienen que ver con la realidad climática, geográfica, de suelos u otras circunstancias que se presentan en Tierra de Barros y toda la zona de influencia de la producción de ozono, el contaminante directamente estudiado? ¿Es posible extrapolar resultados de una experimentación realizada bajo invernadero, en unos pocos metros cuadrados de superficie, en unas condiciones controladas artificialmente, a una población vegetal no necesariamente representativa? ¿Es posible admitir que bajo la variable de fumigación directa con ozono exclusivamente – que es lo presupuestado por el estudio- se vayan a cumplir las condiciones reales de campo en las que el ozono se producirá bajo la acción combinada de otros contaminantes primarios que se deberán a las emisiones reales de la refinería –SO2, NOx, COV´s y otros-, y la climatología de la zona de la implantación de la supuesta refinería? Porque se da la circunstancia de que cada uno de los respectivos contaminantes primarios emitidos por la refinería, además de contribuir a la formación del ozono troposférico, haría su efecto particular sobre la vegetación y cultivos y no digamos sobre la salud de la población. ¿Por qué no se relacionan los efectos que indudablemente tendrán el resto de contaminantes sobre cultivos y sobre la salud; por qué no mencionar los efectos de los vertidos sobre el río Guadajira?

Si estas preguntas que nos inquietan, no son irrebatiblemente contestadas, no creemos que debamos aceptar la inocuidad de la refinería de petróleo frente a los cultivos de Tierra de Barros y toda la zona de incidencia del ozono que llega hasta los 100 Km alrededor.

Aparte de todo lo anterior, si nos llevan al terreno del análisis del propio estudio, hemos de incidir en puntos como los siguientes:

1º Se dice en el apartado 0 del informe final (Alcance del proyecto) que “…se presenta un enfoque conceptual a las distintas cuestiones planteadas en el proyecto, algunas de las cuales todavía no están adecuadamente resueltas desde un punto de vista científico, al menos con carácter universal”.

2º Se dice en el apartado 1. (Introducción) que: “es frecuente que las aplicaciones de los modelos requieran una respuesta de amplio rango temporal (especialmente cuando se evalúa el impacto de una nueva actividad industrial), resultando actualmente una tarea inabordable la operación de los modelos más avanzados de simulación fotoquímica sobre periodos muy largos; es por ello que se precisa un análisis de las características meteorológicas del emplazamiento con objeto de aumentar la representatividad de las ejecuciones” El estudio pues, está reconociendo la dificultad de trabajar con pocos datos temporales que es justamente lo que ha ocurrido. De ahí nuestro poco entusiasmo por la fiabilidad del estudio.

3º En el apartado 8. Efectos en la vegetación. se hace una revisión documental como es norma fundamental en todo estudio científico (cosa de agradecer) en la que en su página 12 (Factores que afectan la respuesta de las plantas al ozono) se dice: “El ozono produce diferentes tipos de efectos en la plantas, desde daños en las hojas a reducciones en el crecimiento. Las reducciones en el crecimiento pueden producirse incluso en ausencia de daños visibles”. Más adelante en página 15: “La aparición de esta problemática – la de la función fotoxidante lesiva para los cultivos- coincide, a finales de la década de los 70, con la instalación de grandes complejos industriales en la costa mediterránea”. Se insiste en la página 16: “En seguimientos realizados por técnicos de la Comunidad Valenciana, se han observado también daños visibles que pueden ser debidos al ozono en otros cultivos mediterráneos como en patatas, vid, cacahuetes, judías, soja, tomates y variedades de tabaco comercial. En la página 19, refiriéndose a efectos del ozono en vides: “La vid es una planta sensible al ozono. Precisamente la primera evidencia de que el ozono producía daños foliares en plantas en el campo se dio precisamente en vides de California (Richards et al., 1958). Posteriormente, se han señalado daños por este contaminante también en Europa (p. ej. Lorenzini et al., 1984). Los síntomas de ozono en esta planta son manchas necróticas en las zonas internerviales del haz de las hojas más viejas. Estos síntomas pueden ir acompañados de amarilleamiento de las hojas y su senescencia prematura”.En condiciones controladas, usando cámaras de techo descubierto (OTC), se han realizado diversos experimentos con la finalidad de caracterizar los efectos de este contaminante en la vid, utilizando concentraciones más elevadas. Soja et al. (1997) fumigaron la variedad Welschriesling y encontraron que la fumigación aceleraba la senescencia de las hojas y que en diversos años consecutivos aumentaba la susceptibilidad de las plantas progresivamente, lo que llamaron «efecto memoria». Tras dos años, observaron que el ozono producía una disminución del contenido en carbohidratos de los racimos (Soja et al., 1998). Con 4 años de fumigación comprobaron que la calidad del fruto fue más sensible al ozono que la producción. La producción se ve afectada por las concentraciones de los dos años anteriores a la cosecha y el contenido en azúcar del zumo se ve afectada principalmente por las concentraciones de ozono del año en curso y el anterior (Soja et al., 2004)”. En el final de la página 20 ya se dice: “Los resultados del experimento de fumigación con ozono se han de considerar preliminares ya que harían falta más años para obtener resultados más concluyentes”. Pero aún así se insiste en la página 38 : A lo largo del estudio se han observado diversos tipos de daños en las hojas de las plantas. Sin embargo, no se han podido identificar daños típicos de ozono a nivel macroscópico en ninguna de las dos variedades. Aparentemente, bajo las condiciones experimentales, las concentraciones de ozono no fueron suficientes para inducir daños en las hojas. Sin embargo, es posible que a nivel microscópico se presentaran ya algunas alteraciones no reflejadas externamente. Con la finalidad de caracterizar estas posibles alteraciones, se han recogido muestras de hojas y se han fijado para su posterior examen al microscopio. La caracterización de las posibles alteraciones microscópicas podría ser útil como marcadores anatómicos de los impactos de este contaminante secundario en plantas crecidas en el campo”. Se acaba en la página 40: “La experiencia de fumigación con ozono en condiciones controladas ha permitido constatar que lavariedad tempranillo es más sensible al ozono que la variedad parda. La fumigación con este contaminante produjo una disminución significativa de la fotosíntesis en las hojas viejas de las plantas de la variedad tempranillo. Sin embargo, bajo las condiciones experimentales, la variedad parda, la más extendida en Tierra de Barros, parece ser más resistente, ya que no se observó ningún efecto significativo en los parámetros de intercambio gaseoso tras someter las plantas a niveles de ozono relativamente elevados. La disminución de la asimilación de CO2 observada en la variedad tempranillo es una respuesta fisiológica típica frente al ozono (Reich & Amudson 1985), y puede presentarse aún en ausencia de daños visibles”.

4º. A pesar de ser destacada (por los autores del estudio) como escasa la incidencia del ozono en las plantas de vid estudiadas, tenemos la constancia de otros estudios de los mismos autores[1] que contradicen sus conclusiones actuales. Se dice en ellos: “De una forma muy resumida, podemos enumerar las razones por las que el ozono es perjudicial en los siguientes puntos: El ozono afecta a los tejidos de algunas plantas sensibles, por lo que produce daños en cultivos agıícolas y en los bosques (MILLER et al., 1994), la magnitud de los cuales puede llegar a ser muy importante. El ozono afecta al aparato respiratorio, siendo un factor de riesgo para los grupos de población más sensibles (niños, ancianos, enfermos coronarios, mujeres embarazadas, etc.) El ozono es un gas invernadero, y se suma, por tanto, al efecto que estos gases tienen respecto al calentamiento global”.

5º. El estudio adolece de otras referencias no tan técnicas y que podríamos llamar más “políticas” en cuanto no cita al Convenio sobre Contaminación Transfronteriza de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (UNECE) en el que sí se aseguran estudios de pérdidas económicas que para España serían de 200 millones de euros (37,3 millones de euros en uva), afecciones en el tracto respiratorio y la función pulmonar, actividad reducida y bajas laborales, ingresos hospitalarios y mortalidad.

Por tanto de una lectura reposada y crítica de estos datos se han de sacar conclusiones como las siguientes:

  1. Todas los resultados que se nos han presentado no son definitivos, ni absolutamente contrastados científicamente, ni universales. Es un estudio parcial en condiciones poco reales, sin tener en cuenta otros contaminantes que no fueran el ozono.
  2. El ozono produce diferentes efectos en los cultivos –incluidos los de la vid- desde daños en las hojas hasta reducciones de crecimiento, aún en ausencia de daños visibles.
  3. El conocimiento de los daños producidos por el ozono se ha constatado desde la implantación de grandes complejos industriales.
  4. Se reconoce que los daños van en progresión con el tiempo de exposición al ozono, cosa que en el estudio no han podido comprobar al tener que adelantar sus conclusiones con la premura que las circunstancias les obligaban. Eso implica el reconocimiento de daños en las estructuras foliares, pero la carencia de datos en la producción y menos aún en la calidad.
  5. Los daños a la calidad del producto quizá sean mayores que a la propia producción.
  6. Las afecciones a unas variedades parecen más serias que a otras. Pero, ni se han tenido en cuenta todas las variedades que se cultivan en Tierra de Barros, ni se ha contado con que las variedades no estudiadas son precisamente las más novedosas y en las que descansa buena parte del esfuerzo de diversificación de la calidad de los caldos que actualmente se están elaborando en la comarca.
  7. Que además de afecciones a los cultivos, el ozono también afecta seriamente a la salud.

Consulta las últimas valoraciones de la PCRN al estudio de la Uex.

&nbsp

Siglo XXI : Desarrollo Sostenible

Plataforma CIUDADANA “Refinería NO”

Telf. 609 63 42 54Fax: 924 52 36 63

&nbsp www.plataformarefineriano.com&nbsp &nbsp www.plataformarefineriano.es

http://www.ciudadanosdevillafranca.es/

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp www.termicasno.com

e-mail:norefineria@gmail.com

«El aire limpio, las aguas puras, cantemos todos Extremadura
gritemos todos en libertad Extremadura tierra de paz».

Fragmento del himno de Extremadura.

&nbsp


&nbsp


[1] Algunos aspectos de la dinámica del ozono troposférico en la vertiente mediterránea. Nuria Castell Balaguer y Enrique Mantilla Iglesias. Fundación Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM).

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS