Valoración de LAB Sindikatua ante el bloqueo de la directiva sobre la jornada de 65 horas semanales

Desde el sindicato LAB valoramos positivamente el bloqueo de la Directiva que pretendía ampliar la jornada laboral máxima a las 65 horas semanales, así como que se haya pedido que se supriman las excepciones a la jornada laboral de 48 horas semanales vigente en la UE, y que el tiempo de guardia se considere tiempo de trabajo efectivo.

Mediante esta decisión se evita, por el momento el establecimiento en Europa de una jornada laboral que supondría un retroceso de un siglo en las relaciones laborales en Europa, además de un chantaje a miles de trabajadores y trabajadoras que están en precario. Igualmente, la jornada laboral de 65 horas hubiera supuesto un aumento de la siniestralidad laboral y la desregulación de la negociación colectiva, además de la imposibilidad de conciliar la vida laboral y familiar.

No obstante, desde LAB queremos alertar del peligro que supone el plazo de 90 días que ahora se abre para negociar entre el Parlamento y el Consejo. Quienes hasta ahora han impulsado la Directiva en los término sen que hoy ha sido rechazada, harán todos los esfuerzos por «maquillarla» sin variar su contenido sustancial.

Desde LAB exigimos a los partidos representados en la Eurocámara que no admitan ningún tipo de acuerdo durante las próximas semanas en torno a esta Directiva. Consideramos que esta propuesta debe ser retirada y que no se debe aceptar ningún aumento de jornada sobre la establecida.

Mientras el texto no sea definitivamente retirado, existe el peligro de que se intente su aprobación mediante una nueva votación.

La no aprobación, por el momento de la Directiva, no debe hacernos olvidar que el actual proyecto de Unión Europea, toma como base los intereses del gran Capital y los Estados y apuesta por una involución en los Derechos civiles, políticos, sociales y económicos de las clases populares y de las y los trabajadores. No debemos olvidar que en junio se aprobó la «Directiva de retorno» que vulnera los Derechos de las personas emigrantes al tratarles como delincuentes, que mediante la «Directiva Boloña» se busca la privatización de la enseñanza o que diversas sentencias delos Tribunales de Justicia europeos han posibilitado el dumping social.

El resultado de la votación nos reafirma en que es posible cambiar la orientación de las decisiones que en Europa se toman contra los intereses de la clase trabajadora y de los Pueblos, siempre que las personas afectadas, las y los trabajadores nos movilicemos. Desde LAB queremos felicitar a los miles de trabajadores y trabajadoras que se movilizaron en los centros de trabajo de Euskal Herria y en las calles de Europa.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS