Valencia negó la atención sanitaria a 25 menores en el último año

Esta cifra únicamente se refiere a los casos que han llegado hasta la plataforma desde la aplicación del Real Decreto 16/2012, el 1 de septiembre de 2012, que excluye del sistema nacional de salud a aquellos extranjeros que no coticen a la Seguridad Social.

Como explica desde Odusalud, Javier González, “el caso de los menores no atendidos es especialmente alarmante”. “La mayoría de ellos proviene de países del este de Europa, en su mayoría son rumanos o búlgaros que en principio no deberían tener problemas, pero en su caso hay una dificultad y es que se les pide un certificado de la Seguridad social de su país y, en ocasiones, se está priorizando este papelito sobre la atención sanitaria”.

Cuando se tiene conocimiento de alguno de estos casos, las asociaciones que atienden a los inmigrantes, les acompañan y solicitan “la atención a través de aseguramiento sanitario”, algo que para Javier “es solo un parche” ya que además no asegura que “luego todos los menores sean atendidos”.

Y es que la aplicación del RD16/2012 ha creado diferencias y barreras para los colectivos más desfavorecidos y vulnerables, ciudadanos sin recursos económicos o extranjeros sin permiso de residencia en el acceso a diagnósticos y tratamientos adecuados. En el caso de los rumanos y búlgaros, el hecho de ser menores de edad les aseguraría la asistencia, pero tienen que conseguir en su país el certificado de la Seguridad Social, algo que no siempre es fácil.

Falta de atención

Según los informes publicados por Odusalud, la incidencia más común durante este año ha sido la falta de acceso a los medicamentos por motivos económicos. Además, la mitad de las personas ni siquiera han llegado a acceder a una atención directa por parte del personal sanitario.

Desde el Observatorio aseguran que “siguen existiendo trabas administrativas, como carencia de tarjeta sanitaria, documento análogo o trámites de expedición y renovación”.

Esta misma semana se ha publicado el quinto informe de Odusalud sobre la falta de atención sanitaria. En él se demuestra que “la falta de conocimiento y de adecuación de los procesos administrativos siguen dificultando la atención de estos pacientes”. En él denuncian que se está impidiendo la continuidad de la asistencia y la prescripción de medicación en casos de enfermedades graves o con riesgo desde el punto de la salud pública. Asimismo, la proporción de incidencias que afectan a personas procedentes de la Unión Europea aumenta al 18%, superando a las registradas en personas de origen subsahariano o magrebí.

“La exigencia de firma de compromiso de pago y la facturación siguen siendo elementos disuasorios para algunos pacientes, especialmente quienes tramitan su permiso de residencia temporal”, concluyen desde Odusalud. Esto hace que algunos de ellos, que, incluso afectados por problemas graves, ni siquiera busquen atención sanitaria.

http://www.lamarea.com/2013/10/18/7-inmigrantes-sanidad-valencia/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS