Valencia: Las trampas de la escuela concertada para cobrar ‘voluntariamente’

Por Kaos. Con las iglesias hemos topado

Un colegio en Valencia impone la cuota de su asociación para acceder a las actividades extraescolares mientras el Consell busca prohibir estas trampas.

La Constitución española establece que la educación básica será gratuita, pero esto muchas veces no se cumple en el caso de los centros concertados que buscan muchas veces cualquier artimaña para cobrar a los alumnos y sus familias por servicios ‘voluntarios’.

Este es el caso del colegio La Purísima regentado por las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada en Valencia donde un padre ha denunciado que se le ha negado el acceso de sus hijos a actividades extraescolares cuando se ha negado a pagar la cuota de la fundación religiosa del Centro.

Sin tenis ni acampada
Según publica El Mundo, este padre empezó a conocer la consecuencia de pagar una cuota que debería ser voluntaria cuando se le informó que, debido a ello, no podía apuntar a uno de sus hijos a tenis, algo que llevaba haciendo varios años.

Lo mismo pasó cuando se quiso apuntar a una actividad organizada por la asociación juvenil del centro, Dona´t Corda, cuya cuota si paga este padre. Desde la dirección del colegio se impidió al alumno participar en una acampada comunicándole que su matrícula en la asociación “no es válida, ya que no son socios de la fundación” del centro “y, por tanto, le ha sido devuelto el importe tanto de la matrícula como de la acampada”.

Todo en el reglamento
Desde el centro justifican la decisión remitiéndose a su reglamento en el que se señala que «los alumnos que sean socios de la fundación Francisca Pascual Doménech (como se llama la fundación religiosa) podrán participar en las actividades o hacer uso de los servicios que oferta el centro, tales como: guardería, comedor, seguro médico, gabinete psicopedagógico, actividades extraescolares, escuela de verano, escuela de música, centro autorizado de grado elemental de música, programas de intercambio culturales, asociación Dona’t Corda o cualquier otro servicio o actividad instaurada por el centro”.

El colegio defiende esta normativa explicando que “tales actividades o servicios siempre son elegidos libremente por las familias” y, por tanto, “voluntariamente aceptados”. Es cierto que el uso de estos servicios está apartado de la educación obligatoria y que son los padres y tutores los que deciden hacer uso de ellos. Lo que no está tan claro es si, para acceder a ellos, se puede obligar a pagar una cuota destinada a la sustentación del centro en sí.

Nueva normativa de la Generalitat
Este caso ha llegado a oídos de la Generalitat Valenciana que el pasado noviembre ya anunció que estaba preparando un nuevo decreto de admisión escolar y ha comunicado que tomará medidas en este caso “por si hubiese alguna irregularidad”.

El actual conceller de educación, Vicent Marzà, perteneciente a Compromís, declaró que “en el Decreto que proponemos se prohíbe expresamente que los centros educativos sostenidos con fondos públicos obliguen a las familias a hacer donaciones a fundaciones educativas y que las familias sepan que los centros sostenidos con el dinero de todas y todos deben garantizar la gratuidad de los servicios educativos en todos los casos, sin excepciones”. Lo que no queda claro es si la cuota que cobra ‘voluntariamente’ el colegio La Purísima sería algo ilegal ya que da acceso a actividades que sí que son voluntarias para los alumnos.

· Fuente: El Plural ·

-->
COLABORA CON KAOS