Vídeo y crónica del Homenaje a Javier Verdejo en Almería

Crónica de Nación Andaluza

Sobre las 20:30 de la tarde del jueves día 13 de Agosto, comenzaban a llegar las primeras personas al lugar de la concentración que convocaba jaleo!!!, Nación Andaluza y USTEA. Los/as organizadores del acto nos disponíamos a preparar todo, mientras veíamos como no cesaba de llegar gente, eran muchas las personas que paseaban por la zona y acudían a nuestra mesa informativa para preguntar, comentar, o informarse detalladamente del acto y de Javier Verdejo. Llegadas las 21:00, comenzó el acto con la lectura del manifiesto que las tres organizaciones convocantes redactaron. Al mismo tiempo que se leía el manifiesto, un compañero inició la pintada que Javier Verdejo no pudo acabar, dejando en la pancarta el mismo texto que él pintó "Pan, T". Después de leer parte del manifiesto, se dio paso a la lectura de poesías, todas ellas alusivas a Javier Verdejo. Cada poesía era un recuerdo de aquella noche, de aquellos días en los que se reclamaba justicia, de todos los años que han pasado y aún nadie ha sido acusado, y mucho menos juzgado, por el crimen político que sesgó la vida de nuestro compañero. Después de recitar varias poesías, se volvía a leer la parte final del manifiesto, no olvidamos los casos de otros/as asesinados/as por la Guardia Civil o la Policía Española, citando entre otros/as a Caparrós, a las tres víctimas del "Caso Almería", y a María Asensio, caso más desconocido aún que los tres anteriores, pero igualmente fue asesinada por acudir a una manifestación en la que se reclamaba agua para el pueblo de Huercal Overa.

Del mismo modo que no olvidamos a las víctimas, no olvidamos a los verdugos, aquellos que se llamaban y se siguen llamando así mismos demócratas, y que no dudaban ni dudan en señalar y ordenar la persecución, y la posterior acción represiva contra todo colectivo que disienta del poder político establecido. A aquellos que crearon los GAL, y la posterior Guerra Sucia, a aquellos que apoyaron una masacre que hoy día se sigue llevando a cabo contra el pueblo irakí, que reprimían y siguen reprimiendo a los distintos movimientos sociales, sea por la causa que sea, a esos dos partidos, el PSOE y el PP, que se llenan la boca con palabras como "democracia", "igualdad", "libertad de expresión", y ni fomentan un verdadera democracia, en la que cada pueblo tenga libertad para decidir por sí y para sí mismo, ni trabajan para que la igualdad entre hombres y mujeres sea real, cuando no reconocen siquiera que aún en pleno siglo XXI el sistema patriarcal oprime y discrimina a las mujeres, y qué libertad de expresión puede haber en este estado imperialista y reaccionario, cuando se censura la voz de muchos y muchas, cuando se tortura, se encarcela, y cuando se asesina a personas que de verdad, han luchado y luchan por una democracia real, por la igualdad de todas y todos, y por la libertad.

Después de finalizar la lectura del manifiesto, se leyeron las últimas poesías entre aplausos, recuerdos, y emoción. Finalizó el acto con el Himno de Andalucía, al mismo tiempo que se cantaba el himno, se concluía con la pintada "Pan, Trabajo y Libertad" en un acto simbólico, en el que se quiso expresar que, al igual que hizo Javier, nosotros/as seguiremos luchando por el Pan, el Trabajo, y la Libertad. Por último, se cantó La Internacional Comunista.

Desde Nación Andaluza queremos agradecer el esfuerzo de compañeros y compañeras llegados desde Granada, Jaén, o Sevilla, y saludar a los/as compañeros/as que militaron junto a Javier en la Joven Guardia Roja, y viajaron desde ciudades como Sevilla o Madrid, para estar presentes en ese más que merecido homenaje a nuestro compañero Francisco Javier Verdejo Lucas.

¡Javier, hermano, nosotros/as no olvidamos!

&nbsp Reportaje en la Voz de Almería

El homenaje de Javier Verdejo concluye con el lema de su muerte

El acto, que se celebró en la intersección entre la calle San Miguel y el Paseo Marítimo, contó con el recitado de poemas y la lectura de un manifiesto · También se recordó a otras víctimas de la época

Fran Murcia / Almería, Almería&nbsp

&nbsp

Con la intención de concluir con la frase que Javier Verdejo quiso escribir antes de su muerte y con ganas de homenajear al almeriense 33 años después, se congregaron en la intersección de la calle San Miguel con el Paseo Marítimo algunas personas que quisieron honrar la memoria del joven asesinado.

Bajo la luz de la farola recién encendida, comenzó la reivindicación de la figura de Javier Verdejo. "Ha pasado mucho tiempo desde que murió cuando estaba haciendo una pintada en la pared del Balneario de San Miguel. Más vale tarde que nunca", estas fueron las primeras palabras que se pronunciaron para iniciar la lectura del manifiesto, el recitado de poemas y la pintada con la frase Pan, Trabajo y Libertad en un mural preparado para la ocasión.

El acto estuvo organizado por Jaleo, Nación Andaluza y Ustea. Lo primero que hicieron los presentes fue recitar poemas anónimos y de autor.

La primera en recitar una poesía fue Isabel que leyó en Homenaje a Javier y a todos los caídos por la libertad. Un cálido aplauso sonaba cada vez que las palabras que acompañaban los versos hacían su silencio.

El poema de Alonso Molina, Aquella madrugada, también fue recitado por otro de los protagonistas. "La sangre prohibida de Javier Verdejo quedó para siempre encadenada a sus sueños", son algunas de las líneas que se leyeron en el acto en homenaje al almeriense.

Tras la poesía de Alonso Molina, se procedió a la lectura del manifiesto donde se hicieron referencia a los hechos que causaron la muerte de Verdejo.

El acto de homenaje al almeriense también fue dedicado a otras víctimas de la época de Javier Verdejo. "Murieron más antifascistas de la misma manera", señalaron.

Dentro del manifiesto se denunciaron una serie de hechos: "Hay indicios que aún están por desvelarse. No se conocieron ni las iniciales del guardia civil que mató a Javier. En su entierro, en la Iglesia de San Pedro, los almerienses protestaron por lo ocurrido".

También se reprochó en el documento la falta de homenajes que se han dedicado al almeriense: "Cuando fue alcalde, Martínez Cabrejas, se le puso su nombre a una de las calles, pero no se le ha hecho casi nada".

Después de la lectura de parte del manifiesto, se procedió al recitado del poema Cómo es morirse solo, de Ángel Berenguel.

Al finalizar la poesía, se retomó el manifiesto donde se hizo alusión al "silencio del caso" y se nombró a otras víctimas como García Caparrós, Juan Mañas, Luis Cobo, Luis Montero y María Asensio.

Mientras que se leía el manifiesto, se escribió en el mural Pan, T con pintura roja representando el momento en el que Verdejo fue asesinado.

Mientras un joven movía un estandarte de Nación Andaluza, las frases reivindicativas no cesaron: "Las mismas banderas de lucha ondeen en nuestras manos".

Mientras se terminaba de escribir la frase: Pan, Trabajo y Libertad, los presentes con el puño en alto gritaban: Javier, hermano, nosotros no olvidamos. Después se recitó Cantar de amigo, de Antonio Carvajal, y Sueños, de Juan Manuel Sánchez Gordillo. Por último, se cantó el Himno de Andalucía y La Internacional.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS