Uruguay | Sentimos que nos clavaron

Sindicato de la bebida

Cronología de la traición
 La Federación de Obreros y Empleados de la Bebida están en conflicto. El dirigente del sector, César Dupont y Oscar González indicaron que se reclama respeto a los convenios colectivos, equiparación de beneficios, mejoras en las condiciones de trabajo y salario.
octubre 2012 en Paysandú

Montevideo, 13 de noviembre de 2012: Los trabajadores de la bebida organizados en su sindicato la FOEB, realizaron paro general en el interior y parcial en Mdeo, con asamblea general para resolver sobre el convenio. Según nos declaró el secretario de organización de la FOEB frente a este consejo de salarios lograron un aumento de alrededor de un 10,16% en los tres años.

Trabajadores de la bebida movilizados en conflicto noviembre 2012
La merecida victoria

13 de noviembre 2012
La bebida consiguió el aumento de 10.16% que reclamaba

Los trabajadores realizaban hoy un paro de 24 horas con asamblea. El acuerdo se logr+o a dos días del plazo fijado por el gobierno

La Federación de Obreros y Empleados de la Bebida anunció esta mañana en radio Carve que hubo acuerdo con las empresas para obtener un aumento del 10.16%.

La novedad surgió mientras se desarrollaba una asamblea de trabajadores con paro en todas las plantas del país. El convenio será por tres años como solicitaba el gremio.
FOEB reclamaba un incremento salarial de 10,1% y amenazaba con trancar el Consejo de Salarios.
El jueves 15 debía culminar la negociación colectiva que fijó el Poder Ejecutivo desde el Ministerio de Trabajo (MTSS).

.

Acuerdo en bebida rompe lineamientos del gobierno

Inflación. Será de dos puntos por encima de la proyectada 

PABLO MELGAR
Rompiendo los lineamientos del gobierno y prescindiendo de la mediación del Ministerio de Trabajo (MTSS), el sindicato y las empresas de la bebida acordaron ayer un aumento de 10,16% a tres años sobre una base de inflación proyectada del 7%.
Ovacionado por cientos de obreros sindicalizados, el secretario general de la Federación de la Bebida (FOEB), Richard Read, afirmó que se trata del «mejor acuerdo de la historia de este sindicato». El aumento acordado es menor que el vencido a fines de junio pasado que fue de 9,36% en dos años.
No obstante, el convenio fue aprobado por unanimidad por la asamblea de FOEB. En su discurso ante la asamblea, Read subrayó que «muchos sindicatos están peleando por un punto porcentual de aumento».
En los hechos el acuerdo alcanzado ayer rompe con los lineamientos pautados por el Ministerio de Trabajo (MTSS) ya que asume como inflación proyectada un 7%, dos puntos por encima de la estimada por el gobierno antes del inicio de la negociación colectiva.

Además, todo el proceso negociador entre las partes fue sin participación de los negociadores del MTSS. Fuentes sindicales consignaron ayer a El País que la FOEB y las empresas del sector se presentarán recién mañana jueves al MTSS para cumplir con la formalidad de firmar el convenio alcanzado.
No obstante, el acuerdo fue alcanzado dos días antes que venciera el período de negociación que fijó el Poder Ejecutivo para los convenios que vencieron en el mes de junio.
Las conversaciones entre las partes se desarrollaron en el Hotel Cottage en la noche del lunes y culminaron con un cuarto intermedio a la 1.30 del martes. Allí las diferencias estuvieron en los puntos relacionados con la situación del sistema de transporte de bebidas.
Finalmente, los últimos detalles de la negociación se acordaron en la mañana de ayer en las oficinas de la planta de Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC). En la calle había varios cientos de afiliados a la FOEB que portaban bombas de estruendo y tamboriles. Ayer hubo paro de 24 horas en las embotelladoras del interior y hasta las 15.30 en las plantas de Montevideo.
En tanto, Read anunció a El País que tras la firma del convenio se retirará de la negociación colectiva y se dedicará a «apoyar la formación de cuadros sindicales». «No me interesa ser diputado ni nada de eso», afirmó el sindicalista de 59 años que milita en la línea política del vicepresidente Danilo Astori. En la asamblea de FOEB había varios delegados de sindicatos y corrientes que se han opuesto a la línea de Read. Entre ellos dirigentes de COFE y del Partido Comunista.

DESPEDIDA EN UN TONO PATERNAL

El sindicalista Richard Read afirmó que «el mejor sindicato no es el que más paros hace sino el que tiene mejores trabajadores». En su discurso reconoció que tuvo problemas de salud. En ese marco llamó a «cuidar el laburo, ser honestos y defender a los compañeros». Para finalizar recomendó a los delegados del interior que tuvieran «cuidado» en la ruta porque «una familia espera».

El País Digital
Comienza la derecha a mariconear 

Para Burghi, el aumento al Sindicato de Bebida subirá precios
El presidente de la Cámara de Industrias señaló que el Poder Ejecutivo “plantea una cosa por un lado y permite otras por otro»

© El Observador 15.11.2012

El acuerdo salarial alcanzado por la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (Foeb) el pasado martes provocará un incremento en la inflación y generará dificultades en la competitividad, lo que afectará la economía en su conjunto, según manifestó el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Burghi, al diario El País.
El incremento acordado por los trabajadores de la bebida supera los parámetros establecidos. «No creo que le haga bien al resto de la economía porque ese importante incremento salarial decididamente se va a traspasar a precios y eso va a generar inflación, es un círculo vicioso», expresó Burghi.
El titular de la CIU criticó al Poder Ejecutivo porque «plantea una cosa por un lado y permite otras por otro» debido a que «avaló que el sindicato consiguiera ese aumento salarial».
“Si en algún momento no nos juntamos para bajar la pelota al piso y pensamos realmente en lo que se viene creo que vamos a tener problemas. Hay momentos para reclamar salario y que crezcan las utilidades y otros momentos para tener precaución y cuidado», destacó Burghi a El País.
El industrial explicó que de aumentar la inflación habría una «pérdida en los salarios y una caída de la competitividad interna y la exportación».

La traición del Gobierno a los trabajadores

Trabajo prorroga la firma del acuerdo en la bebida Gobierno.
Podría votar en contra del aumento salarial 

PABLO MELGAR
Ayer en el final del plazo para la ronda de negociación, el Ministerio de Trabajo (MTSS) decidió postergar el cierre del acuerdo de la bebida que no acata los lineamientos oficiales. Primeras señales del gobierno indican que no aprobará el acuerdo.
«Si el objetivo del Estado es contener la inflación no podemos estar generando factores que la empujen al alza», dijo a El País el subsecretario de Trabajo, Nelson Loustanau, tras conocerse los detalles del preacuerdo firmado por los representantes empresariales y la Federación de la Bebida (FOEB).
El convenio implica un incremento salarial real de 10,16% sobre una base de 7% de inflación, dos puntos por encima de la pauta estimada por el Banco Central del Uruguay (BCU) y respaldada por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).
«Yo no voy a decir que la inflación se genera exclusivamente por la negociación colectiva, eso sería un disparate. Si por un lado se les da un aumento a los trabajadores y por otro se produce un flujo inflacionario, se les resta lo que les había dado por otro lado», dijo Loustanau.

A pesar de que el MTSS apuró los grupos rezagados en la ronda de negociación colectiva, ayer tomó una actitud diferente con el preacuerdo de la bebida.
Sobre las 9 de la mañana de ayer una delegación de la Federación de la Bebida y los representantes empresariales del sector se presentaron ante el MTSS para solicitar la apertura del Consejo de Salarios, según confirmó a El País un alto ejecutivo de una de las multinacionales de la bebida.
Una vez dentro de la Dirección de Trabajo (Dinatra) solicitaron dar trámite formal al preacuerdo firmado, según confirmó a El País el dirigente sindical Richard Read y otro representante empresarial.
Allí las partes dejaron una copia de los preacuerdos alcanzados. Los negociadores oficiales quedaron en analizar los detalles de los documentos.
Además, los delegados de la Dinatra dijeron que el Consejo de Salarios del sector de la alimentación y en particular el subgrupo de la bebida, no estaba convocado formalmente y anunciaron que recién el próximo lunes confirmarían la fecha en que se desarrollarían las reuniones.
De esta forma el Poder Ejecutivo posterga la oficialización del acuerdo de la bebida y técnicamente la negociación colectiva del sector aún está abierta, según advirtieron dos delegados empresariales que se mostraron preocupados por la definición de la situación.
De hecho, el miércoles en el Centro de Fabricantes de Bebidas sin Alcohol (CBA) preferían decir que «se destrabó el conflicto» en lugar de afirmar que se alcanzó un acuerdo con FOEB.
Fuentes de las empresas de bebidas indicaron a El País que se trata de un eufemismo utilizado para afirmar que el preacuerdo firmado el martes aún no estaba cerrado.
VOTACIÓN. Loustanau dijo que a pesar de estar en desacuerdo con el preacuerdo, el MTSS no pueden hacer más que votar en contra cuando se reúna el Consejo de Salarios del sector y hacerlo constar en actas.
«El Ministerio no ha trancado ningún acuerdo, lo que puede hacer es votar en contra. Las partes pueden homologar ese acuerdo presentándose en documentación y registros como un convenio cualquiera», aseveró Loustanau.
El preacuerdo de la bebida no requirió de la participación mediadora del MTSS lo que sumado a la salida de los lineamientos del convenio dejó en una posición incómoda a la secretaría de Estado.
«Si (el convenio) hubiese salido del ámbito de negociación no hubiésemos tenido otra opción que votar a favor porque no estaba con los lineamientos del Poder Ejecutivo y hubiese salido dos a uno. Pero las partes tienen la posibilidad de inscribirlo y así es más fácil», explicó el jerarca del MTSS.
Loustanau agregó que el MTSS pide «prudencia y que no se firmen acuerdos más allá de determinados límites para contener la inflación por lo que no se puede firmar un convenio de esas características».
Desde la industria de la cerveza se aseguró a El País que el nuevo convenio laboral no afectará el precio de la bebida en el mercado. En tal sentido, los voceros sostuvieron que las propias firmas absorberán el incremento que llegará al 10,16% en un período de tres años.
Las fuentes consultadas ayer confirmaron que sí hay preocupación por el incremento que podría sufrir el valor de la cebada por cuestiones climáticas, el principal y más caro insumo de la cerveza. El último ajuste en la mayoría de las marcas de cervezas fue en el mes de abril.
En tanto, algunas empresas del sector consignaron que firmarán el convenio bajo «presión sindical» ya que se acerca la temporada alta.
Por su parte el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Burghi, dijo el miércoles a El País que el acuerdo salarial alcanzado en el sector de la bebida, por encima de los parámetros fijados, «decididamente se va a traspasar a precios y eso va a generar inflación, es un círculo vicioso».
Técnicos del Banco Central (BCU) consultados por El País advirtieron por una «caída en la credibilidad» en la meta inflacionaria por efecto del acuerdo salarial.

Otros sindicatos quieren a Read

Varios sindicatos invitaron al secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB), Richard Read, a reuniones informativas para que explique los alcances del preacuerdo firmado.
Por lo menos la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines (Foica) y las agrupaciones sindicales de las intendencias del interior manifestaron su interés en conocer detalles del convenio en el sector de la bebida.
En tanto, el sector banca privada de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) se encuentra muy cerca de alcanzar un acuerdo, dijo a El País el dirigente Elbio Monegal. El lunes los bancos privados responderán a una fórmula que diseñó el gobierno.

Una cosa con la otra: confirmado 
Ya se sabe quién es quién

Read: «Me parece que se está haciendo una caza de brujas»

20.11.2012 | 12.33

El dirigente de la Federación de Obreros de la Bebida (FOEB) Richard Read dijo a El Espectador en el mediodía de este martes que “la propuesta del Poder Ejecutivo se tendría que haber hecho la semana pasada”. Además, señaló que no hay subsidio a la cerveza y que se miente desde el Gobierno.
 El dirigente gremial señaló que la FOEB toma con “preocupación” la decisión del Gobierno. “Nosotros llegamos dentro del marco de la ley a una negociación muy larga de cinco meses con un acuerdo con el sector empleador que se rubrica con una asamblea multitudinaria, democrática por unanimidad. Vamos al Consejo de Salarios la semana pasada y el Ejecutivo rehúsa a convocalo, no manifiesta opinión y nos encontramos hoy con los titulares de prensa que una cumbre del Gobierno, el presidente con un montón de gente se reunieron para evaluar el resultado de un convenio colectivo de un sindicato. Es medio trágico”, indicó Read.

Por otra parte, el dirigente de FOEB también fue crítico con el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta. “Escuchaba al señor ministro que llama a la responsabilidad (…) ¿Qué quiere decir eso?, ¿qué los trabajadores tienen que renunciar a su conquista?  Es responsable renunciar a sus derechos y es irresponsable frente al marco de la ley pretender tener una mejor calidad de vida. La verdad que utilizan términos que son medios complicados”, indicó Read.

En cuanto a la contrapropueta que tiene previsto presentar el Poder Ejecutivo dijo: “Me parece bárbaro una nueva propuesta. Lo tendrían que haber hecho la semana pasada y no hoy por la prensa. Tienen que ser más responsables ellos y tienen que respetar la ley. La ley de Consejos de Salarios establece que los Consejos de Salarios son tripartitos y que cada uno tiene voz y voto y el Gobierno puedo votar en contra y puede votar en contra. A nosotros nos hubiera gustado la opinión del Gobierno la semana pasada y capáz que hasta nos convence. Salieron con una vehemencia y con un chantaje que me extraña que el Gobierno lo diga”, estableció Read.

“Yo quiero dejar claro que no hay subsidio a la cerveza. Esa es una chicana con la campaña de 2009. No hay subsidio a la cerveza. Es mentira lo que dice el ministro.  Había un doble IMESI que era protector de la industria. Por una denuncia en la OMC el doble IMESI se cayó cuando vino la reforma tributaria. Por lo tanto, la industria nacional quedaba desprotegida. Por ejemplo,  Quilmes de Argentina todo el sobrante que le podía quedar lo tiraba para Uruguay y nos inunda. El doble arancel hacía como una barrera que ayudaba. ¿Qué se hizo? Si habia un arancel de cuatro pesos lo pusieron en ocho, lo duplicaron, todos pagaron el doble de la noche a la mañana. En ese articulo que hay de la reforma tributaria dice que aquellas industrias que trabajen en Uruguay, que tengan materia prima y con mano de obra uruguaya de esos cuatro pesos que pagan de más le devolverían uno y medio o dos. El Gobierno no da nada, son las propias empresas que duplicaron el aporte para luego tener un retorno. Para la importación queda el precio primario. No es un subsidio”, enfatizó Read.    

“Para mí es un chantaje porque le está diciendo al sector empleador te voy a eliminar ese subsidio, fuiste muy blando con el sindicato. Así que tenés plata para pagar sueldos, te voy a subir el impuesto. Creo que es una forma muy embromada de negociar”, agregó Read.

El dirigente gremial también hizo referencia a la inflación y resaltó que la industria de la bebida no va a volcar a los precios la incidencia salarial. 

“Si lo volcaran, en el caso de la cerveza, la incidencia del plus salarial del 10.16 significaría nueve o 10 centísimos por litro porque en el costo fijo el salario pesa muy poco en la industria. Pesa más la cebada, la energía, el agua, pero el salario pesa entre 8 y 9%. Me parece que se está haciendo una caza de brujas detrás de un sindicato que siempre ha ido de frente y que lo que hace es tratar de mejorar la vida de mis afiliados en el sindicato”, concluyó Read.  

Read estaba participando de la reunión del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT donde este tema estaba sobre la mesa y donde también se pidió que se convoque a los Consejos de Salario de la bebida.

Le erraron el biscochazo 
Read: «sentimos que nos clavaron» 

El Pit se reunió en forma urgente con representantes del sindicato de la bebida, tras conocerse que el gobierno se opone al acuerdo alcanzado.

http://elmuertoquehabla.blogspot.com/ Richard Read dijo que el gobierno “Le erraron al bizcochazo” y sostuvo “quizá nos eligió porque somos chicos y débiles, y creo que eligieron al sindicato más débil con la cara de gil más grande”

Agregó “es lamentable, sentimos que nos clavaron, sentimos que nos garronearon, que lo que ganamos en la cancha lo hicieron perder en la liga, que no cacareen con los chicos, que cacareen también con los grandes”.

Finalmente, en entrevista con Telemundo Read sostuvo: “Los chantajes los pueden hacer, existen en la vida, ¿cómo no van a existir en el gobierno? Lo pueden hacer sí, yo soy de la época cuando la izquierda festejaba cuando los sindicatos ganaban”

http://youtu.be/Em7YIUz3jXc.

Un dia triste (la traición del gobierno progresista a los trabajadores)

El reparto de la riqueza progresista es una burla

la diaria  Economía 21 de noviembre del 2012

Te pasaste

Acuerdo salarial en la bebida es visto como un “mal ejemplo” 
 El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, y el dirigente del sindicato de la bebida Richard Read, tras la participación del ministro en una charla sobre la distribución de la riqueza organizada por el gremio. (archivo, mayo de 2011) Foto: Victoria Rodríguez

¿Para qué están ustedes en el gobierno?

por Jorge zabalza

21 de noviembre del 2012

Como casi todo el mundo sabe, la clase de los propietarios de capital luchan por reproducirlo y ampliarlo cada vez más y más y más. Solo pueden hacerlo reduciendo el poder adquisitivo de los asalariados. El momento en que se fija el monto del salario es crucial de la lucha de clases, es el momento en que la clase dominante ejerce su poder político en concreto, emplean toda sus fuerzas para impedir que los trabajadores obtengan sus reivindicaciones. La correlación de fuerzas entre las clases en lucha se puede medir con las cifras del reparto del producto nacional.  En el Uruguay del abajo que se movía (1968 al 73) el pueblo asalariado se apropiaba de alrededor del 40% de la torta; por supuesto, la clase propietaria y el gobierno de Pacheco Areco consideraban que era un porcentaje demasiado elevado el que iba a los trabajadores, para reducirlo lanzaron a la calle el aparato policíaco militar para asesinar, desaparecer y torturar. Ya en esa época la prensa y los políticos de derecha atribuían el crecimiento de la inflación a la lucha de los trabajadores por aumento de salario.Cuando los milicos regresaron a los cuarteles y los policías a las comisarías, el pedazo de la torta que correspondía al salario era apenas el 20%.    
Esa historia, la mejor historia de lucha del pueblo uruguayo y la más indigna historia de los dueños de las estancias, los bancos y las fábricas, fue la base política del triunfo electoral de los actuales gobiernos. Fue la lucha de los trabajadores la que puso estos elencos gobernantes en sus cargos, a ellos se deben. ¿No es en ese sentido que todos los caudillos progresistas exhiben como un logro los consejos de salarios? Pues bien, cuando un sindicato logra sus reivindicaciones el gobierno debiera salir a festejar como un triunfo propio. Son los trabajadores, los que los votan, quienes obtuvieron una victoria pacífica en la mesa de negociaciones. Aplauda señor presidente! Aplauda señor ministro de trabajo! Aplauda señor director de trabajo!.
El triunfo obrero de la FOEB no tiene porque traducirse en los precios de las bebidas; pónganse los pantalones, señores gobernantes, y presionen a las patronales para que reduzcan un poquito sus cuantiosas ganancias y paguen con ellas el aumento de salario. No tienen porqué salir como hacían los gobiernos de Pacheco, Sanguinetti o Lacalle a echarle la culpa de la inflación al aumento de salario; es un argumento clasista pero de la clase propietaria… ¿es para ellos que gobiernan? no se puede creer que sean tan rostrudos de responsabilizar de la inflación a quienes lograron que el Frente Amplio llegara al gobierno. No tienen vergüenza señores. Hagan que las patronales ganen menos y no los dejen volcar en los precios el aumento de salario…. ¿para qué están ustedes en el gobierno? Y si los patrones se resisten usen el poder del Estado si es necesario. O solamente lo emplean contra los barrios marginados?

Jorge Zabalza (escrito con mucha calentura) 

los gráficos de Gabriel Carbajales

. Eduardito Brenta dice que la austeridad es necesaria

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS