El lunes el psiquiatra Ricardo Acuña renunció al Consejo Regional Montevideo del Colegio Médico del Uruguay (CMU), y el jueves 6 José Minarrieta había renunciado a su cargo en el Consejo Nacional del CMU. Tanto Minarrieta como Acuña integraban la lista 35, la más votada en las elecciones de 2018, y ambos señalaron sus discrepancias con la conducción del CMU. Los representantes de la lista 35 no accedieron a los cargos de máxima conducción porque una alianza de las otras listas los excluyó de esos lugares.

“Tenemos un bloqueo explícito a discutir un modelo de desarrollo profesional médico continuo”, denunció Acuña en su carta, y en su cuenta de Twitter, Minarrieta publicó que se ha “prohibido” usar la palabra recertificación. No es un punto menor: el desarrollo profesional médico continuo, la recertificación y la acreditación de competencias profesionales pretenden contribuir a la calidad de la asistencia. “Es vergonzoso que tengamos un modelo en el que nos recibimos, y aunque no participemos en ninguna actualización podemos ejercer sin ningún problema, cuando hoy los avances en la medicina tienen una dinámica brutal”, reclamó Acuña, en diálogo con la diaria. Aclaró que la acreditación de competencias debería ser voluntaria y que, aun así, propiciará la capacitación y el desarrollo de una carrera profesional, algo que hoy no existe en Uruguay. Dijo que muchas publicidades de instituciones de salud aseguran tener “los mejores médicos”, pero cuestionó “en base a qué”, porque “si los médicos no se acreditan no hay una forma objetiva de evaluar a los profesionales”.

Acuña anunció que trabajará para modificar la ley del CMU.

Pulseadas internas

En su carta, Acuña arremetió, también, contra Daniel San Vicente, presidente del Consejo Regional Montevideo, quien fue cuestionado a fines de abril por el Consejo Arbitral del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), que observó su conducta por haber desconocido al Consejo Arbitral cuando fue denunciado por desempeñar simultáneamente los cargos en el SMU y en el CMU.

Acuña aludió también a la integración del Comité de Ética del CMU, que fue el detonante de la renuncia de Minarrieta. Según supo la diaria, Hugo Rodríguez, integrante del Comité de Ética del CMU había sido cuestionado por el Consejo Nacional del CMU por haber sido candidato a un órgano del SMU por la lista Fosalba (que apoyó a la lista 35 del CMU); lo cierto es que la semana pasada el Consejo Nacional se dispuso a votar cargos vacantes de ese tribunal y, luego de que Minarrieta se retirara de la sesión, el Consejo votó a Gerardo Eguren, que iba segundo en las elecciones del SMU por la alianza de la Unión Gremial Médica con Médicos por el Cambio, lista a la que pertenece Blauco Rodríguez, presidente del CMU.

Lo que vive el CMU “es una crisis”, dijo Acuña, y lo mismo declaró a la diaria Diana Domenech, compañera de fórmula de Minarrieta en la lista 35, quien optó por continuar en el Consejo Nacional. “Estamos viviendo una crisis institucional, producto de disputas que son ajenas al CMU, que quedaron instaladas desde el momento de la elección de las autoridades del Consejo Nacional y que no hemos podido trascender. Entiendo las razones y empatizo con los sentimientos que llevaron a los colegas a presentar las renuncias”, expresó. Advirtió que es necesario “dejar de lado la soberbia y entender con autocrítica lo que está sucediendo”, porque de lo contrario habrá más renuncias. Domenech acotó que se está haciendo un buen trabajo en red con los consejos regionales y que intentará impulsar el desarrollo profesional médico continuo para lograr un programa nacional de recertificación.

En diálogo con la diaria, el presidente del CMU prefirió no hacer declaraciones; dijo que el Consejo Nacional se reunirá el jueves y que emitirá un comunicado.