Uruguay – La fragilidad de las burbujas en los tiempos que se avecinan

Publicidad

La región que habitamos llamada Uruguay, estado dependiente de otros estados más fuertes y hegemónicos, no es ni una república hippie, ni la Suiza de América, ni un paraíso progresista.

Somos una región más, sometida al gran capital, saqueada y totalmente dependiente de los avatares de las economías dominantes.

Sabemos que la burbuja actual se está pinchando y es solo una cuestión de tiempo ver tambalearse el frágil equilibrio en el que estamos.

Estos duros cambios y nuevas tempestades no vienen solas si no que vienen con la militarización explícita de nuestros territorios y en nuestro caso con una militarización gradual, proceso dentro del cual ya nos encontramos. Prueba de ello son los distintos cuerpos represivos que patrullan los barrios en la periferia de Montevideo, los distintos casos de represión arbitraria, malos tratos, amenazas de tortura y muerte, por parte de la policía.

No hemos visto ningún programa de gobierno que hable de justicia social y por causa, son gobiernos todos capitalistas. Tampoco nadie expone un programa de educación, y de ataque a la riqueza, principal causa de la pobreza.

Todos o casi todos los partidos salvo los pequeños , hablan de construir más cárceles, aumentar las penas y mejorar aspectos de la «seguridad». Y para colmo de los males vemos irrumpir con fuerza un partido cuyo líder es un ex militar del proceso y que está integrado por una camada de fachos, conservadores y torturadores en tiempo de dictadura, que gozan no solo de buena salud sino de total impunidad.
Ojalá que el plebiscito de «No a la Reforma» no salga, sí ello fuera el caso solo sería un indicativo que se deberá estar organizados porque los golpistas y la derecha vienen con una actitud  guerrera a disputar el control del poder. Esto es lo que hoy está en disputa en todo nuestro continente, nada más ni nada menos que la apropiación de la tierra.

La otra posibilidad en las urnas es que la Reforma logre un triunfo, esa será una señal más fuerte aún de que se necesitará un despliegue importante de la resistencia y que esta será larga y costosa.

Lo que no se puede admitir es que el comodín de las vías democráticas termine habilitando el horror.

Luego quien será el futuro presidente es casi un detalle, pero ya sabemos que nadie tendrá la mayoría parlamentaria y por lo tanto derecha y Frente Amplio deberá pactar la gobernabilidad. En ese sándwich se encuentra el pueblo hoy.

¡Hace pocos días estábamos codo con codo en las calles de Montevideo diciéndole No a la Reforma!

Los distintos colectivos llevaron adelante una muy buena campaña y pensamos que la misma será necesaria prolongarla más allá de las elecciones.

Anoche nuevamente recorrimos la principal avenida de Montevideo para oponernos a la construcción de la segunda planta de de celulosa UPM2 y el tren para transporta su mercadería y que tendrá consecuencias devastadoras a distintos niveles. Esta marcha fue una hermosa movilización, luminosa, combativa . Claro no éramos tan numerosos porque el progresismo alienta la construcción de esta planta, pero sí que fuimos muchos. Gane quien  gane les decimos que seremos la piedra en sus  zapatos; la lucha contra UPM es una de las luchas medulares en nuestro territorio y recién empieza. Mientras los medios televisivos hacían foco sobre algunos grafitis en los muros de un Banco, las cámaras nos se detuvieron ni hicieron foco en la cantidad de personas que a las 20h30 preparaban los cartones para dormir como todas las noches debajo de los aleros del Banco de la República; esta es la realidad incómoda que nadie quiere ver.

Qué decir de las rebeliones en distintos países de nuestro continente; Honduras, Haití, Ecuador, Perú , Chile, México, Colombia….

No, no somos la Suiza de América, no somos una excepción, ¡debemos mirar lo que pasa y despertar!

La solidaridad con la lucha del pueblo chileno no es por Chile, es por justicia y libertad para su pueblo; tampoco debe quedar en un grito suelto en la principal avenida de Montevideo, la mejor solidaridad será luchar hermanadas y hermanados con los demás pueblos por las mismas causas.

¡Lucha local, resistencia global!

 Luna, para Alternativas
26 10 2019

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More