Uruguay. Jorge Zabalza y un breve comentario a un artículo sobre Mujica

Publicidad

Recurrimos a ‘Búsqueda’, vocero oficial de la derecha más rancia, elegida por José Mujica como portavoz de su actuación política. Dos de sus periodistas han sido actores fundamentales de la falsificación ideológica con mayor éxito editorial: aprovechándose de su pasado revolucionario, disfrazaron de negra a la ovejita más mansa del rebaño progresista, coautora intelectual de la transformación del Frente Amplio en rueda fundamental del carromato capitalista.
Obsérvese con qué habilidad Mujica aconseja sobre la sociedad de consumo a los ‘proletarios del futuro’ y critica una de las aristas más feas del capitalismo – “la vida en competencia es mercado. O tú me arrancas las muelas o te las arranco yo”- pero se cuida de pronunciarse sobre cómo luchar por el socialismo para poner fin a esas consecuencias sociales tan injustas del sistema. Un sistema al que fortaleció integrándose sin reparo ni escrúpulo alguno: crítica el consumismo pero desde el poder se cuidó mucho de proteger a los que arrancan las muelas de los trabajadores.
Discurso contradicho por hechos políticos que favorecieron la acumulación de capital: 1) 3.300 personas se apropian del 50% de los ingresos de capital, la concentración más alta en la historia del Uruguay; 2) proceso igualado por la propiedad de la tierra, altamente concentrada y, para peor, con alta participación del capital extranjero, pese a que Topolansky de Mujica, con abierta hipocresía, habla en el exterior de un proceso de reforma agraria. Estas maniobras ideológicas en Uruguay van quedando al descubierto y son solamente defendidas por los feligreses del profeta. En este momento, aunque con un discurso que quiere autojustificarse ante su electorado, la izquierda mujiquista está apoyando una política salarial que ataca el poder adquisitivo de los asalariados y que, con abierta y total hipocresía, aumenta irrisorios 200 pesos a los 150.000 jubilados que cobran menos de 11.000 pesos.
La parte más criminal de las maniobras de Mujica -no me cansaré de acusarlo- es su apoyo incondicional a la impunidad de los crímenes del terrorismo de Estado. La actitud beligerante y subordinada al Pentágono que se descubre hoy en Luis Almagro … ¿fue una transmutación alquímica en el momento que se sentó en el sillón de la Secretaría General o ya existía cuando Mujica lo integró a la MPP y lo convirtió en el ‘hijo que no había tenido? ¿cómo consiguieron ambos las entrevistas sensacionalistas con Soros y Rockefeller, popes ideológicos de este capitalismo abiertamente consumista y destructor del medio ambiente? De no haber mostrado una sonrisa sumisa no les habrían concedido un segundo de atención: Soros y Rockefeller aprovecharon para pasar la mano por el lomo de dos de sus ovejitas y lo apoyan en sus conferencias para amansar a los proletarios del futuro.
Lamento tener que dedicar espacio y tiempo a develar las contradiciones entre los dichos y los hechos de Mujica, me siento corresponsable de que un ex-tupamaro se haya convertido en un pilar del sistema cuando tantas y tantos dieron sus vidas para ponerle fin. Cada cual que cargue con su consciencia. Me preocupan los futuros proletarios de América latina, los cubanos, brasileros, argentinos y venezolanos a los que Mujica dirige sus ambiguedades y atractivos para sumarlos al rebaño del sistema. Me preocupan los vascos y catalanes, los andaluces y gallegos, los asturianos tradicionalmente rebeldes, los franceses e italinos, que están recibiendo el mismo mensaje que durante una década amansó a los jóvenes uruguayos.
¡Hasta la victoria de la revolución siempre!

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More