Uruguay. Decisión de recibir presos de Guantánamo provoca rechazo en Uruguay

 

Hay quienes señalan el riesgo de ataques terroristas por parte los prisioneros en tierras latinoamericanas y hay quienes señalan una interferencia innecesaria del presidente José Mujica. Otros señalan que, aceptarlos es una responsabilidad del país en la observancia de los derechos humanos.

«No hay ningún acuerdo, es una petición. Es una cuestión de derechos humanos. Hay 120 tipos que están presos hace 13 años. No han visto un juez, un fiscal, no tuvieron ningún proceso. El Presidente de Estados Unidos quiere quitar este problema de sus espaldas. Él ha pedido a muchos países si podrían dar refugio a los prisioneros y yo dije que sí”, explicó Mujica a la prensa uruguaya.

El presidente expresó, que la decisión contribuirá a garantizar los derechos humanos de estas personas, que están más de 10 años tras las rejas sin juicio. A cambio, el Presidente de Uruguay, ex guerrillero, pidió a los Estados Unidos liberar a los prisioneros cubanos detenidos en 1998, condenados por [supuesto] espionaje en el país. La negociación todavía no está cerrada.

Aunque las organizaciones humanitarias han celebrado la decisión del mandatario, sectores políticos de la nación sudamericana la critican y calificándola como un «error histórico», que podría poner en peligro la seguridad del país y de la región. «No queremos que esta sea una negociación puntual, para dar salida a una situación buscada por Estados Unidos y al mismo tiempo, ser cómplices la violación de los derechos humanos», dijo Sergio Abreu, senador de la oposición, a la prensa.

Para algunos analistas, Mujica está poniendo en riesgo a todos los uruguayos y sus vecinos en América Latina. Afirman que, si los prisioneros llegaran el territorio latino, pueden generar escenarios en que cometan delitos. Además, culpan al mandatario sudamericano de buscar favores de la primera potencia mundial y trabajar para alcanzar el Premio Nobel de la paz.

En la evaluación del diputado Juan Manuel Garino (Partido Colorado), miembro de la Comisión de Asuntos Internacionales, la propuesta no debe ser adoptada por el gobierno uruguayo. «Tenemos una visión amplia y total de los derechos humanos, no una visión política y ciega. Lo que Uruguay debería hacer es condenar la violación de derechos humanos de Guantánamo y no apoyar en eso a los Estados Unidos, que, no quieren quedarse con ellos porque es una situación incómoda y quieren enviarlos a otro país, lejos de los Estados Unidos, para no tener problemas. Uruguay, va a comprar un problema con esto”, opinó el parlamentario.

El Ministro del Interior de Uruguay, Eduardo Bonimi, evalúa que la llegada de los presos de Guantánamo no deberá generar ningún riesgo a la nación, como afirman opositores al gobierno. Además, señala que no serían los únicos refugiados que estarían en el país, ya que Mujica ha recibido a petición de Colombia, a algunos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia (Farc) y paramilitares. «Hay cinco personas que viven una situación muy mala desde hace 13 años, con la posibilidad de vivir como hombres libres, integrarse al trabajo, al estudio», expresa Bonimi.

El analista internacional Wilfredo Amr Ruiz, Coordinador de la Asociación de Musulmanes de América del Norte, sostuvo en una entrevista con Nuestra Tele Noticias (NTN 24) que los presos corren riesgo de muerte en su propio país, Siria y Colombia, se mostraron dispuesta a colaborar con el caso. «De los 155 presos, más de 80 fueron exonerados de toda clase de actividades delictivas, pero permanecen detenidos. Con la bandera de la democracia y los derechos humanos en el mundo [los Estados Unidos] mantiene detenidas a 155 personas libres de actividad criminal porque no sabes dónde ponerlos. Creo que los países de América Latina están dando un paso para salvar la piel de los Estados Unidos”, afirmó.

Colombia y Brasil también recibirán presos

Aunque Uruguay se convierta en el primer país latinoamericano en aceptar presos de Guantánamo como refugiados, Colombia y Brasil también estarían en la lista de naciones que podrán recibir presos por razones humanitarias. En Guantánamo, continúan 155 presos acusados de ser parte de grupos terroristas, que fueron capturados tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. Sin embargo, no tuvieron ningún juicio legal. Por esta razón, las organizaciones de derechos humanos y sectores políticos han manifestado que, en la cárcel, son violados los derechos humanos de los prisioneros.

Más de 800 personas han sido detenidas desde que se creó en 2002 la cuestionada prisión. La mayoría de los prisioneros, considerados terroristas por Estados Unidos, nunca fue acusada formalmente ante la justicia estadounidense.

Desactivar el campo de detención de Guantánamo, prisión militar estadounidense, ha sido uno de los proyectos de Barack Obama desde su primer gobierno, alegando razones humanitarias. Sin embargo, ha encontrado fuerte oposición por parte de sectores republicanos, que no han permitido que la iniciativa avance.

Traducción: ricazuga51@yahoo.com

 


http://www.adital.com.br/?n=cqeq

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS