Unos fantasmones recorren nuestras calles

Unos fantasmones recorren nuestras calles, acechan desde las esquinas de las plazas donde el pueblo empieza a auto organizarse. Estos fantasmones se reúnen, nos analizan, les interesamos muchísimo. Ellos nos necesitan movilizados permanentemente. Contra los bancos por las mañanas, contra los desahucios por las tardes, entre medio organizando marchas, movilizaciones. Ellos no tienen tiempo, al menos eso dicen en sus proclamas de construcciones de nuevas izquierdas. Y nos quieren entretenidos. Ofreciendo nuestras cabezas para que sean abiertas a golpe de porra de policía, mientras ellos, que leen, que son científicos y que conocen la verdad, el camino y la salvación, se preparan para ofrecerse como nuevos tribunos de la plebe. Se quieren como vanguardia.

El pueblo no los quieren, el pueblo está prevenido contra los que quieren proponerse como salvadores, desde sus sillones y aporreando las teclas de los ordenadores que fabrican esclavos asiáticos en multinacionales explotadoras y destructivas del planeta. Eso si, ni una palabra contra la explotación de los seres humanos, ni una propuesta de democracia en la economía. Sus propuestas democráticas se basan en la democracia occidental, esa que necesita de esclavos para que algunos se sientan libres. En sus propuestas anti neoliberales, ni una palabra contra la explotación humana.

Nosotros, que nos gusta tomar el fresco en una terracita de un bar, el fútbol, la fiesta, la botellona, sabemos que nuestros nuevos líderes no son esos fantasmones. Están en las plazas, dando la cara, terminando sus carreras y/o al finalizar sus jornadas laborales. Son jóvenes, están preparados, son el futuro porque dan la cara en el presente.

Ahora estamos aprendiendo, en las plazas, a pensar. A entender cómo nos tomáis y nos queréis tomar el pelo. Nos movilizáis con huelgas generales, pero vaciando de contenido este concepto revolucionario para convertirlo en un paseo al que lleváis a los trabajadores para que pataleen, para que se relajen y os sigan permitiendo malvender nuestros derechos. Nos movilizáis con marchas para tomar el Parlamento pero vaciando de contenido la acción revolucionaria de la toma de un Parlamento burgués por el pueblo, para dejarlo en una marcha, una manifestación y de vuelta a casa. Eso si, si hay algunos heridos y detenidos más publicidad.

Sois tan burgueses como los burgueses. Ellos también vacían o disimulan los contenidos. Al ministerio de la guerra lo llaman de defensa, al de la destrucción de empleo ministerio de empleo y al ministro de la tortura lo llamáis ministro del interior. Y ahora os proponéis a participar en nuestra revolución democrática para convertirla en una campaña electoral.

Viva el 15 M, viva el proceso constituyente. Somos los hijos y los nietos de los que no pudieron matar el fascismo. Y a ver si os enteráis: NUESTROS SUEÑOS NO CABEN EN VUESTRAS URNAS.

 

Miguel Cano Cruz

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS