Unidad de clase para organizar la Huelga General del 29 de marzo

El próximo 29 de marzo, la clase obrera está convocada a una Huelga General. Así lo decidían hoy, 9 de marzo, los dos grandes sindicatos de masas: CCOO y UGT. Es cierto que a lo largo de estos meses sus principales dirigentes han practicado una política medrosa, titubeante y errática, pero hoy toca cerrar filas, hoy es el tiempo de la máxima unidad para organizar la respuesta de nuestra clase y mostrar en la calle su fuerza y disposición de lucha.

La difícil situación que viven millones de trabajadores, el temor a un recrudecimiento de los ataques de la oligarquía y sus representantes políticos, han creado un clima de miedo e inseguridad que el enemigo de clase va a utilizar, a sabiendas de que la dureza de su política está generando una tensión social que, a corto plazo, facilitará la rápida toma de conciencia política de los sectores más conscientes del proletariado.

Para intentar evitarlo, el Gobierno va a arreciar su campaña de propaganda contra los sindicatos como instrumento de organización de los trabajadores; va a fomentar la división entre los diversos sectores de estos: fijos, precarios, parados, inmigrantes, jóvenes, etc. Todo con el objetivo de debilitar su fuerza, de presentar como inevitables sus medidas y difundir la impotencia y la frustración. Ello obligará a avanzar con precaución y, sobre todo, a esclarecer los objetivos de la lucha que empezamos, sin perdernos en las trampas que irá presentando el enemigo de clase.

Los comunistas, como siempre, vamos a emplearnos a fondo en la organización y desarrollo de la Huelga General. Debemos llevar el debate, no solo a las empresas, sino también a los centros de estudio, universidades y barriosexplicar las consecuencias de la contrarreforma impuesta por el Gobierno de Rajoy, el contexto en el que se da y su más que probable continuidad en nuevos ataques a nuestros derechos, las causas políticas de la crisis y nuestras alternativas a la situación de constante deterioro económico, político, social y laboral que vivimos.

La confusión ideológica que sigue dominando el campo popular hace que algunas fuerzas presenten como único objetivo de la HG el forzar la negociación sobre los aspectos más negativos del Decreto del 10 de febrero, a pesar de que a todas luces el enemigo de clase no solo no está dispuesto a mantener ningún diálogo serio sobre las cuestiones centrales de la contrarreforma, sino que, como prueba la actitud de la patronal tras la firma del acuerdo del 25 de enero con Toxo y Méndez, incumplirá aquellos pactos que haya suscrito siempre que pueda y quiera. Otros, transforman la Huelga General en un fin en sí, en lugar de un instrumento para ir avanzando en la movilización y la toma de conciencia sobre los problemas reales a los que nos enfrentamos.

Por este motivo, los comunistas debemos desentrañar ante las masas cuáles son los objetivos, el contexto y las salidas que se presentan ante los trabajadores. Debemos explicar que la situación que vivimos es consecuencia de la renuncia a reivindicaciones políticas y democráticas esenciales para nuestra clase; de la asunción por la izquierda institucional de principios propios de la derecha y su sujeción al consenso con ella y a las reglas de juego impuestas por la monarquía continuista; de la acumulación de contradicciones desarrolladas a lo largo de un largo proceso político iniciado en la transición, que ha terminado alejando a las clases populares de la política y debilitando a la izquierda. Han sido años de componendas, pasividad, desorientación ideológica y renuncias políticas, que han abierto el camino a los sectores más duros de la patronal y a la derecha neofranquista y han sembrado la desconfianza de las masas en su fuerza y en la organización.

Debemos analizar las salidas del marasmo actual. Sí hay alternativas para la reactivación económica: reforma fiscal y financiera, refuerzo del sector público, control de precios… Todas ellas han sido expuestas por las propias organizaciones sindicales sin que los sucesivos gobiernos, central y autonómicos, hayan prestado la menor atención. Ellos sólo oyen las órdenes de la oligarquía española y europea, empeñada en sacar beneficio de la crisis, hipotecando nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Por eso, los comunistas vamos a esforzarnos en trasladar la lucha social al terreno político. Hay que dirigir el objetivo central de la movilización que empieza hacia el logro de un cambio radical del mapa político; unir las luchas en un mismo torrente dirigido contra un régimen que nos ahoga, que acaba paso a paso con las más elementales normas democráticas y sujeta la soberanía del pueblo, de los ciudadanos, a lo que digan los poderosos y sus lacayos.

No podemos negar que la situación es difícil, que la pelea va a ser larga y dura y que se da en un contexto en el que las fuerzas de progreso están muy debilitadas. Pero también es cierto (y el enemigo de clase lo sabe), que la dureza con la que se está desarrollando la lucha de clases facilita la toma de conciencia de los sectores más conscientes del proletariado, pues nunca como ahora va a quedar claro que sólo combatiendo al enemigo en todos los frentes (también en las instituciones) con un programa político, democrático y unitario, las clases populares pueden resistir con eficacia la ofensiva brutal del capital. Todas estas cuestiones están en juego desde hace meses. Ahora se deben desentrañar en la calle, en los tajos e institutos.

El 29 va a quedar claro, una vez más, que a pesar de nuestras debilidades, los trabajadores seguimos siendo la clase que construye día a día el futuro y que organizados podemos conquistar lo que nos propongamos. En condiciones igualmente duras se han librado combates que han permitido a la clase obrera conquistar derechos que ahora están amenazados.

No vamos a ocultar los problemas, ni olvidar los errores; no vamos a ignorar los riesgos futuros, pero ahora toca formar un bloque de clase único y compacto en la preparación de esta movilización general.

¡Adelante la Huelga General del 29 de Marzo!

¡Viva la lucha de la Clase Obrera!

¡Unidos, venceremos!

9 de marzo de 2012

Secretariado del CC del PCE (m-l)

http://www.pceml.info/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS