Una visita real nada apropiada

Andorra es un país al que solo se puede llegar para vivir si tienes mucho dinero o con un contrato de trabajo y cuando finaliza este, debes abandonar inmediatamente el país, y en el que para poder trabajar debes pasar un reconocimiento médico previo.

193

Andorra, se quiera reconocer o no, sigue siendo lo más parecido a un paraíso fiscal desde donde se hace una competencia muy desleal gracias a su laxa fiscalidad y la que ha servido para que corruptos de todo pelaje pongan a buen recaudo los fondos obtenidos ilegalmente lejos de la lupa tributaria de nuestro país o que personajes insolidarios fijen allí su residencia para pagar menos impuestos.

Andorra es un país al que solo se puede llegar para vivir si tienes mucho dinero o con un contrato de trabajo y cuando finaliza este, debes abandonar inmediatamente el país, y en el que para poder trabajar debes pasar un reconocimiento médico previo.

Hay que recordar que es en ese país donde la familia Puyol, entre otros conocidos y afamados corruptos, llevaban los dineros de sus mordidas en bolsas de basuras con toda impunidad, para que desde allí se derivasen a otros paraísos fiscales más exóticos y más herméticos aún.

Hay que, igualmente, recordar que ese país sirvió para que notables personajes de la farándula y conocidos deportistas fijaran su residencia para librarse de la fiscalidad española, mientras eran agasajados y homenajeados como insignes representantes de la imagen de nuestra cultura y deporte.

Hay que recordar también como recientemente, un buen número de jóvenes youtubers y streamers españoles con ingresos multimillonarios han fijado también allí su residencia habitual, para igualmente, acogerse a la escasa fiscalidad andorrana y no tributar en nuestro país. Algo que ahora será muy legal pero insolidario y reprobable a todas luces.

No sabemos a quién se le habrá ocurrido la feliz idea de que los aún Reyes de España visiten El Principado de Andorra, ese minúsculo país pirenaico desde donde con toda permisividad se ha dañado tanto a nuestra economía y en el que se ha dado refugio a tanto delincuentes como a insolidarios y, por ende, se ha dañado nuestra imagen como país.

Tampoco se puede entender que el aún Jefe del Estado haya aceptado sin más esa visita, salvo que se desee mandar un mensaje subliminal a la ciudadanía para quitar hierro a determinados acontecimientos que implican a su progenitor como a otros componentes de su poca ejemplar familia y que se utilice como efecto llamada a nuevos insolidarios.

La monarquía hace aguas por méritos propios y encima no es capaz de vislumbrar las consecuencias de sus actividades institucionales y se muestra con tanto descreimiento como para no entender que esta visita va a servir para que más insolidarios piensen en Andorra como su lugar, no para vivir, sino para la elusión de impuestos.

Si se pretende integrar a ese país en la economía europea y mundial homogeneizando su sistema tributario a los países de su entorno, no es la mejor forma blanqueando su sistema tributario basado más que nada en el dumping fiscal, y la visita real es lo que ha hecho.

Hay quienes, no entendiendo los motivos de la visita, se atreven a conjeturar, que a los mejor es que los monarcas han ido para conocer más de cerca los entresijos de la evasión o elusión fiscal a modo de culturilla general, hay información que nunca ocupa lugar y esta es una de ellas.

Habrá sitios y lugares que visitar mostrando algo de sensibilidad social donde contrarrestar algo el manifiesto declive de la monarquía, como por ejemplo la castigada Cañada Real Galiana, pero no, deciden visitar a un país que ha sido paraíso fiscal y aún es paraíso para la elusión fiscal, tan de moda últimamente.

Premio al rey, premio a la reina, premio a sus asesores y premio al gobierno progresista, si algo han tenido que ver en la elección. Ávidos estamos por conocer los nuevos destinos de viajes oficiales recogidos en la agenda real.

Panamá, Bahréin, Barbados, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Granada, Guam, Islas Marshall, Macao, Mongolia, Namibia, Palau, Santa Lucía, Samoa, Samoa Americana, Trinidad y Tobago, y Túnez o, tal vez, Albania, Armenia, Aruba, Belice, Bermuda, Bosnia y Herzegovina, Botsuana, Cabo Verde, Islas Caimán, Islas Cook, Curazao, Islas Feroe, Fiyi, Macedonia, Groenlandia, Guernsey, Hong Kong, Isla de Man, Jamaica, Jersey, Jordania, Liechtenstein, Malasia y Labuan, Maldivas, Mauricio, Montenegro, Marruecos, Nauru, Nueva Caledonia, Niue, Perú, Omán, Qatar, San Vicente y las Granadinas, San Marino, Seychelles, Suiza, Serbia, Suazilandia, Taiwán, Tailandia, Turquía, Uruguay y Vanuatu.

 

Puño en Alto