¿Una provocación más o la creación premeditada de un escenario contra la participación de Cuba en la VII Cumbre de las Américas?

Publicidad

La desfachatez de lo ocurrido en la inauguración del Foro de la Sociedad Civil contra la delegación cubana –la exclusión una parte de los delegados o, la demora injustificada de la acreditación de otros- mientras que se admitía a mercenarios de la calaña moral del terrorista [1] Félix Rodríguez Mendigutía, directa y reconocidamente implicado en el asesinato del comandante Ernesto (Che) Guevara en Bolivia, indica algo más que una grosera provocación.

Evidentemente, un oculto y tenebroso “juego” político, es respaldado por la Organización de Estados Americanos (OEA), de la cual Cuba no forma parte hasta hoy; aunque la medida de expulsión impuesta a nuestro país en 1962 [2] fue derogada en el 2005, a solicitud de varios estados latinoamericanos [3].

Precisamente, la clave de este “juego” va saliendo a la luz, poco a poco,  en la medida en que esos hechos indignantes se suceden, en los días previos a la reunión de los presidentes de los 35 estados de las dos Américas y el Caribe en Panamá.

¿Qué está pasando? ¿Es que se ha preparado un escenario político y mediático encaminado a anular, o a neutralizar el efecto histórico de la asistencia de Cuba Socialista a esta trascendental reunión?

Recordemos algunas ideas expuestas por el presidente Obama en su discurso del 17 de diciembre de 2014, cuando sorprendió a muchos con el anuncio de su “cambio de táctica” en relación con la República de Cuba – nunca hacia la Revolución cubana- y la propuesta del restablecimiento de vínculos diplomáticos entre ambas naciones.

La prioridad de las acciones en que se realizaría el “cambio” era el siguiente,  cito literalmente al Señor Obama, resaltando el tono imperial de sus órdenes:

Primero, le he dado instrucciones al Secretario Kerry para que comience de inmediato las discusiones con Cuba a fin de restablecer las relaciones diplomáticas que han permanecido interrumpidas desde el mes de enero de 1961.

Y a continuación añadía otra orden perentoria: […] “los Estados Unidos restablecerán una embajada en La Habana y funcionarios de alto nivel visitarán Cuba.”

Como se conoce, ya corre la primera quincena de abril, se han celebrado tres rondas de conversaciones entre las delegaciones diplomáticas de alto nivel cubana y estadounidense, pero todavía no se ha logrado llegar al punto mínimo posible para la reapertura de las Embajadas en Washington y La Habana, respectivamente.

Las premisas básicas expuestas por los representantes de Cuba, dirigidas a hacer efectivo el mismo nivel de igualdad y soberanía entre ambos estados independientes,  aún no se han cumplimentado: exclusión de nuestro país de la lista de estados patrocinadores del terrorismo; atenuación de las medidas del bloqueo económico, comercial y financiero, utilizando los poderes que detenta el Presidente para ello, y el cierre de la Base Naval de los EE. UU. impuesta contra la voluntad de Cuba en el territorio cubano de Guantánamo.

Segundo, le he dado instrucciones al Secretario Kerry para que revise la designación de Cuba como estado patrocinador del terrorismo. Esta revisión se hará conforme a los hechos y la ley.

Solamente ayer, 8 de abril del 2015, fue anunciada la recomendación de la exclusión de Cuba de la mentada lista por parte del Departamento de Estado al presidente Obama, que por cierta coincidencia se encuentra fuera de los EE. UU.,  realizando una visita oficial a Jamaica. El propio Obama anunció que esa recomendación debe ser aprobada o no, por él, y posteriormente sería trasladada al Congreso, que tendrá un plazo de 45 días para pronunciarse sobre tal cuestión.

Es decir, posiblemente demore alrededor de 60 días (dos meses, hasta fines de mayo, si lo miramos optimistamente) la respuesta definitiva, que es una clave importantísima en el proceso de reapertura de la Embajada cubana en Washington. La actual Oficina de Intereses de Cuba en Washington hace más de un año no cuenta con medios financieros para operar regularmente y llevar a cabo sus funciones.

Tercero, estamos dando pasos para incrementar los viajes, el comercio y el flujo de información hacia y desde Cuba. Esto tiene que ver fundamentalmente con la libertad y la apertura y también es expresión de mi confianza en el poder del compromiso pueblo a pueblo.

Este es el aspecto que tal vez se ha movido con mayor dinamismo, debido justamente, al interés de las empresas privadas estadounidenses y de sus representantes en el Congreso, algunos de los cuales ya han visitado a Cuba en más de una ocasión y han presentado proyectos que viabilicen una mayor libertad de comercio.

Por último, vale la pena referirnos a las palabras de Obama en cuanto a la relación entre el “cambio” anunciado de su política y la invitación a Cuba para participar en la VII Cumbre de las Américas, cito:

Finalmente, el cambio de nuestra política hacia Cuba se produce en un momento de renovado liderazgo enlas Américas. El próximo mes de abril estaremos preparados [se supone que “estaremos preparados” tiene que ver con las ordenes primera, segunda y tercera que hemos citado con anterioridad] para que Cuba se una a otras naciones del hemisferio. Pero insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro.

Cabe hacer una reflexión y dos preguntas: A partir del presente día 9 de abril, y de los hechos que se han acumulado hasta hoy, incluyendo la orden ejecutiva contra la República Bolivariana de Venezuela, ¿cuál es el futuro “nuestro” que el presidente Obama esperaba que se conformaría en la VII Cumbre de las Américas – y con posterioridad a este magno acontecimiento intercontinental-  por la sociedad civil?

¿A qué sociedad civil se refería entonces el Señor Obama, en el caso de Cuba, si ahora se ha acreditado como tal a un conjunto de mercenarios y reconocidos delincuentes, en lugar de los legítimos representantes de nuestra auténtica sociedad civil seleccionados y enviados desde Cuba?

No puedo resistirme al sentimiento de desconfianza como ciudadana cubana ante las realidades que se han ido concretando a lo largo de los días, semanas y meses transcurridos en el 2015. Añado una cita final del discurso del 17 de diciembre:

      Y exhorto a todos mis colegas líderes a que le den sentido al compromiso con la democracia y los derechos humanos, que es la esencia de la Carta Interamericana [OEA]. Dejemos atrás el legado de la colonización y del comunismo, la tiranía de los carteles de la droga, los dictadores y las farsas electorales.

(Impresionante resumen histórico de sus fechorías contra Nuestra América.)

      Un futuro de más paz, seguridad y desarrollo democrático es posible si trabajamos unidos, no para mantener el poder [interpreto yo, la “hegemonía”] no para proteger los intereses creados, sino para promover los sueños de nuestros ciudadanos.

Palabras todas que inducen a lecturas dobles, y que se deben tener bien presentes en los días inmediatos. Porque, además de hablar en más de un idioma, nunca es fácil desentrañar el sutil y muy retorcido “juego” del imperio. ¡No dejemos que nos sorprendan con las trampas de su ajedrez neocolonialista!

La Habana, abril de 2015.

 

*Cubana. Periodista e investigadora histórica y cultural. Licenciada en Historia, con especialidad en Urbanismo. Máster en Ciencias Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba Miembro de la UNEAC, la Unión de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción y la UPEC. Cumplió tareas como funcionaria del Servicio Exterior del MINREX en Cuba

 

Notas

[1] Las palabras resaltadas en negritas se deben a la autora de este artículo. L. A. A.

[2] Por órdenes de Estados Unidos, Cuba fue expulsada de participar en la organización; esta decisión fue tomada mediante la Resolución VI, adoptada en la octava cumbre en Punta del Este (Uruguay), el 31 de enero de 1962. Motivo aducido: la adhesión al marxismo-leninismo es incompatible con el sistema interamericano y que el alineamiento de tal gobierno con el bloque comunista [U rompía la unidad y solidaridad continental

[3] “El 3 de junio de 2009 en la XIX Asamblea General de la OEA, realizada en San Pedro Sula (Honduras), con el apoyo de Bolivia, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Venezuela, se logra un acuerdo entre los cancilleres de los países integrantes de la OEA en la llamada Comisión General, presidida por el canciller canadiense Lawrence Cannon, para la re inclusión de Cuba en la entidad. Este acuerdo no integra a Cuba automáticamente a la OEA, sino que deroga en su primer artículo la resolución de 1962 que determinó su suspensión y establece en su artículo segundo la vía para la participación de Cuba. Este habría de constituir un diálogo iniciado por este país con la organización en conformidad con las «prácticas, principios y propósitos» de la OEA.”

[N. del E.: La imagen es una adaptación del logotipo de la Cumbre, difundida en las redes sociales, a partir de las provocaciones que se han recibido en la misma]

—————————————–

VII Cumbre de las Américas: ¿Algo más que un nuevo velorio para el ALCA?

Fernando Buen Abad Domínguez

Esta vez la Cumbre de las Américas no cuenta con el besamanos genuflexo tradicional y unísono. Llega con el antecedente de las declaraciones de CELAC, ALBA y UNASUR… además de millones de firmas y movilizaciones que repudian la voz del imperio en el decreto de Obama que acusa a Venezuela de “amenaza”. La bestia imperial acude hambrienta de recursos naturales y mano de obra barata. Anhela un festín bélico condimentado con barbarie y humillación a destajo para adueñarse de un “mercado” de 600 millones de habitantes y riquezas naturales extraordinarias y un PBI superior a los 5 billones de dólares.[1] La industria de las armas sobrevuela.

En el mundillo de la diplomacia burguesa eso es un “clima adverso”. En el proceso independentista y revolucionario -que está completándose- ese clima es un signo (incipiente) de los tiempos y de las urgencias. Por ejemplo, Cuba logra la libertad de los 5 héroes y es sede de los diálogos Paz para Colombia. Por ejemplo, UNASUR, en voz de Samper, propone extirpar todas las bases militares norteamericanas en Latinoamérica y el Caribe.[2] Por ejemplo, Argentina ha dado una batalla extraordinaria contra los “fondos buitre” que desnudó los intereses verdaderos de los “intereses”. Los tiempos cambiaron. Pero Ollanta auspicia la llegada de más soldados yanquis y Peña Nieto pide que se les permita andar armados en todo el territorio. Santos dice que Colombia es la Israel de Latinoamérica. Capriles, Uribe, Macri, Masa se reúnen y dicen que el “futuro” debe ser el modelo aplicado en México. El Reino Unido hace alharacas en las Malvinas argentinas, China y Rusia advierten que no permitirán agresiones a Venezuela mientras arrecian las operaciones golpistas en Brasil y en Argentina. El crimen organizado (por el capitalismo) hace de las suyas con toda impudicia y toda impunidad. Honduras vive un baño de terror inenarrable y el Caribe vuelve a ser amenazado con desabastecimiento de hidrocarburos.

A cualquier “clima adverso” se le imponen golpes de estado y, acompañando esa variable, hoy se acentúa como ariete invasor un “Plan Cóndor Mediático” o “Plan Buitre Mediático” (según las mutaciones del imperio) que tiene cabeceras operacionales en los países miembros de la “Alianza del Pacífico”. Y nosotros no logramos consolidar una Revolución Continental de la Comunicación para la emancipación. No logramos una cumbre de presidentes que discuta la Comunicación como un problema de seguridad regional porque, a todas vistas, se despliega una “Guerra de Cuarta Generación” instrumentada profusamente con armas de guerra ideológica.

¿Qué espera Obama y qué esperan sus jefes de esta reunión en la que sí estará Cuba? En la agenda del imperio la obsesión de resucitar el ALCA cuenta con secuaces de todo tipo sembrados en la región y camuflados con todo tipo de artilugios. No es difícil detectarlos porque su discurso vetusto además de disonante hiede, pero eso no implica que sea sencillo desactivar sus operaciones territoriales. Siembran miedo, zozobra, calumnias y angustia en todo lo que tocan e invierten fortunas en tácticas de guerra sicológicas disfrazadas de “noticieros” o programas de “opinión”. Invierten además sumas locas en propaganda “prime time” para convencernos de que en esa guerra psicológica no existe. Es parte de la guerra y de la lucha de clases.

¿Qué esperamos nosotros? Hay que desactivar la guerra económica y la guerra mediática. Hay que arrebatarles todas las armas con que nos ataquen sean fusiles, iglesias o universidades. Hay que repudiar y anular todo género de sanciones que USA quiera imponer a Venezuela o cualquier otro país. Hay que frenar todo género de avance militar yanqui en la región. Es inexcusable llegar a esta VII Cumbre de las Américas ratificando el apoyo Latinoamericano y Caribeño (y además planetario) a Nicolás Maduro porque defender a Venezuela es defender la soberanía y la unidad de la Patria Grande que es la Humanidad. Pero más importante que todo un arsenal de argumentos y denuncias contra del imperio y su perversión, hay que acordar, es decir fijar tareas irrenunciables e inmediatas, para la profundización de todo proceso de independencia y revolución. Completar las tareas revolucionarias en Venezuela, Ecuador, Cuba, Argentina, Brasil… no habrá seguridad ni paz en la región en tanto el capitalismo, exógeno y endógeno, siga teniendo intocados sus nichos de saqueo de recursos naturales, explotación de la clase trabajadora y sojuzgamiento mediático de las conciencias. No lloremos sobre la leche derramada. Es hora de la unidad.

No acudamos a esa VII Cumbre sin una agenda de unidad, de integración y de acción estratégica para el corto plazo. No acudamos sin una nueva doctrina diplomática y revolucionaria antiimperialista y anticapitalista. No acudamos sin un baño de auto-crítica científica que no sea hija de la “buena fe” o de ciertas culpas funcionales. No acudamos sin una herramienta para reparar los errores y convertirlos en fortalezas. No acudamos sin un plan que profundice y perfeccione la lucha en defensa del planeta, de la clase trabajadora y de la subjetividad colectiva. No acudamos sin una herramienta poderosa para enriquecer nuestra integración y salvación con el consenso las mejores luchas sociales para superar al capitalismo sin cometer errores añejos. Y todo lo que se acerque a eso.

El objetivo de la Cumbre no debe ser sólo hablarle a Obama, no lo hagamos la estrellita de la fiesta. El objetivo es hablarnos entre nosotros sobre cómo avanzar en las tareas emancipadoras. Hablarnos descarnadamente, fraternalmente. Nos va la vida. Obama debe llevarse de esa Cumbre una orden poderosa y aleccionadora de respeto y dignidad para los pueblos que es la orden de un mundo que decretó la muerte del ALCA en Argentina. Debe mirar el féretro de la impudicia y la impunidad imperial y ver la cuna de una región pujante que nace con herencias independentistas y revolucionarias, dispuesta a no ser arrodillada. Ese es el mandato de la lucha de clases, el mandato de los pueblos. Esa es nuestra agenda ineludible. La orden de la Historia.

Notas:
1.- Lula, Mujica y la nueva América Latina
2.- Propone Unasur eliminación de las bases militares en Latinoamérica
América Latina-LQSomos

* LQSomos en Red

*Filósofo, intelectual y escritor de izquierda nacido en México. Militante marxista de numerosos movimientos e instituciones culturales y literarias de Hispanoamérica. Licenciado en Ciencias de la Comunicación, es director de cine y tiene una maestría en Filosofía Política y un doctorado en Filosofía. Ha sido rector y director de varias Instituciones culturales y de enseñanza.

 

Lic. Rosa Cristina Báez Valdés «La Polilla Cubana»

Moderadora Lista Cuba coraje, miembro de Red Social Hermes y miembro fundador de la Red de Trincheras Amigas

 

Twitter @LaPolillaCubana

 

http://elblogdelapolillacubana.wordpress.com

http://cubacoraje.blogspot.com/

 

http://lapolillacubana.bloguea.cu/

http://lapolillacubana.typepad.com

http://auto-hermes.ning.com/profile/RosaCBaez

http://5heroes.fullblog.com.ar

http://losqueremoslibres.blogspot.com/

 

«Deme Venezuela en qué servirla, ella tiene en mi un hijo» / José Martí

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More