Una persona sin hogar muere tras recibir una fuerte paliza

Luis Verdú Llorente, de 53 años, murió el sábado por un fuerte golpe en la cabeza que recibió mientras era víctima de una paliza, según reveló ayer la autopsia. En principio se pensó que lo que había provocado el fuerte traumatismo craneoencefálico que el miércoles había motivado el ingreso de este hombre en el hospital Ramón y Cajal, había sido una caída fortuita. Sin embargo, el estudio forense ha descartado esta hipótesis y se decanta por un posible crimen.

Luis Verdú, residente en Valladolid, ingresó alrededor de las siete de la mañana del miércoles en el servicio de urgencias del hospital. Le trasladó allí un equipo del Samur-Protección Civil que lo había recogido en la vía pública. Falleció en el centro hospitalario alrededor de las nueve de la mañana del sábado, tras lo cual el cuerpo fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, en la Ciudad Universitaria

El forense que le practicó la autopsia, perteneciente al Juzgado de Instrucción número 8 de Madrid y que estaba el sábado en funciones de guardia, determinó que la lesión que había sufrido Verdú en la cabeza podría ser de naturaleza homicida. El informe definitivo del estudio&nbsp postmortem&nbsp suele tardar un mes.

Ningún familiar ni conocido de la víctima se ha acercado por el hospital Ramón y Cajal desde su ingreso. Tampoco nadie había reclamado hasta las 14.30 de ayer el cuerpo del indigente. Los agentes del Grupo VI de Homicidios, perteneciente a la Brigada Provincial de Policía Judicial, estaban pendientes ayer de conocer el resultado de la autopsia para iniciar las investigaciones para aclarar las causas de la muerte de Verdú, según informó una portavoz de la Jefatura Superior de Policía.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS