Publicado en: 18 julio, 2019

Una miscelánea de los saberes

Por Iñaki Urdanibia

Sugestiva recopilación de artícluos que nos llevan a aspectos esenciales de la ciencia…que como decía Aristoteles del ser, se dice de múltiples maneras

Por Iñaki Urdanibia

Vayan un par de cosillas por delante: una, si empleo el término miscelánea, para titular esta reseña, es aludiendo al género literario perteneciente a la didáctica que se desarrolló principalmente en el Renacimiento y en el Barroco en España en los siglos XVI y XVII, pasando a constituir uno de los principales antecedentes del ensayo; dos, contaba Graham Greene que leía todos los días antes de acostarse una entrada de la Enciclopedia Británica. Si recurro a estas notas previas es debido a que en el libro que traigo a esta página se da una pluralidad por los pliegues – característica propia del barroco como subrayase Gilles Deleuze asociándolos con Leibniz- del conocimiento en una plural disparidad pasmosa; en cuanto al escritor británico, bien podía servir su tarea diaria como un posible modelo a seguir a la hora de acercarse a las múltiples entradas, ciento cuarenta y seis, que presenta « Eso lo explica todo. Ideas bellas, profundas y elegantes sobre cómo funciona el mundo», edición a cargo de John Brockman y publicado por Deusto. Obviamente el libro puede leerse de principio a fin, todo seguido, o eligiendo temas de interés, o todavía abriendo el libro al azar y leyéndose con lo que uno se tope; sea como sea, lo que es claro es que nunca se va a dar el caso que a lo que uno acceda sea pura filfa: todos los asuntos tratados desvelan asuntos serios y profundos en el terreno de la ciencia y del pensamiento, provocando sorpresa ante los temas tratados en su singularidad y por lo inesperado de muchas de las ideas y realidades expuestas y el modo de relación que se establece entre cosas que parecen absolutamente ajenas a lo tratado y cuestiones inmersas en la ciencia.

Así desde el inicial La evolución a través de la selección natural de la psicóloga Susan Blackmore hasta Somos polvo de estrellas del editor Kevin Nelly, no se no da da respiro entregándosenos las iluminaciones de biólogos evolutivos, etólogos, lingüistas, cosmólogos, profesoras, escritores, músicos, sobre los temas más variados ( Jared Diamond sobre la electricidad biológica. Nassim Nicholas Taleb sobre el estrés positivo. Steven Pinker sobre las profundas raíces genéticas del conflicto humano. Richard Dawkins sobre el reconocimiento de patrones. El Premio Nobel de Física Frank Wilczek sobre la simplicidad. Lisa Randall sobre el mecanismo de Higgs. Brian Eno sobre los límites de la intuición. Richard Thaler sobre el poder del compromiso. V.S.Ramanchandran sobre el código neural” de la conciencia y un larguísimo etcétera).

El responsable de esta acumulación de saberes es John Brockman ( Boston, 1941) conocido dinamizador cultural cuya trayectoria se ha dado en el mundo del arte de vanguardia neoyorkino, de la ciencia, del mundo editorial, el software e internet; siendo, por otra parte, fundador y editor de Edge.org., sitio web dedicado a discusiones científicas en la que participan los pensadores más brillantes del mundo, de lo que él ha llamado la “Tercera Cultura”. Es precisamente la respuesta a la pregunta planteada en 2012 por la organización nombrada, Edge, coincidiendo con el 50 aniversario de The World Question Center, la que dio lugar a las respuestas que ahora se presentan, ya que a juicio de sus promotores eran ideas bellas, profundas y elegantes con respecto a un serie diversa y complicada de fenómenos.

No resulta exagerado afirmar que cada página que se pasa nos depara una sorpresa, sobre animales, planetas, enfermedades, los límites de la racionalidad, acerca de la idea de belleza, las diferentes formas de encarar la realidad ( empirismo y racionalismo), las ilusiones ópticas, copos de nieve, limones, gatos, tortugas, pájaros, ranas …y es que en este libro hay de todo como en botica .

COLABORA CON KAOS