Una marcha recuerda a las víctimas del Tarajal: “Buscaban otra vida y encontraron la muerte”

Por Rebeca Hortigüela / El Salto

Alrededor de 450 personas han conmemorada a los migrantes muertos en el Tarajal en una marcha celebrada en Ceuta. “Europa paga, Marruecos maltrata”, coreaban.

Bajo los lemas “Tarajal no olvidamos” y “Ninguna persona es ilegal” ha transcurrido este sábado la VI Marcha por la Dignidad, celebrada en Ceuta, en memoria de los 15 africanos fallecidos la mañana del 6 de febrero de 2014, cuando intentaban bordear el espigón del Tarajal para llegar a las costas españolas, mientras la Guardia Civil lanzaba pelotas de goma y botes de humo. “No son muertes, son asesinatos”, gritaban los asistentes al comienzo de este emotivo recuerdo a las víctimas.

Más de 400 personas, encabezadas por cinco inmigrantes subsaharianos que sostenían una pancarta con el lema “Ni caliente, ni exprés, las devoluciones son ilegales”, se han unido para exigir bien alto el fin de la muertes en la frontera sur de Europa y denunciar la devoluciones en caliente a Marruecos.

Varias personas portan pancartas en la marcha que recuerda a las 15 personas muerta en 2014 intentando llegar a costas españolas. REBECA HORTIGÜELA

La marcha pacífica, respaldada por la asociación Elín de Ceuta y apoyada por más de 20 organizaciones españolas y europeas, ha comenzado a las 15.30h en los jardines de Argentina de la ciudad autónoma. Los asistentes, venidos de todas partes de España sobre todo de Sevilla, Málaga, Granada, Madrid y País Vasco, han caminado durante dos horas hasta el espigón del Tarajal, dónde los 15 subsaharianos perdieron la vida.

Entre los manifestantes también había muchos menores, tanto marroquíes como subsaharianos, que han cantado y bailando pidiendo que se abran las fronteras y exigiendo que se cumplan sus derechos mientras levantaban pancartas que reconocían que “a Europa se le muere la humanidad en el mar”.

“Buscaban otra vida y encontraron la muerte”, ha leído un migrante subsahariano a viva voz al finalizar la caminata por las calles de Ceuta, en la frontera del Tarajal

Una vez en el espigón, han cambiado la placa que homenajea a las víctimas “en memoria de las 15 personas que el 6 de febrero de 2014 en busca de una vida mejor lo único que encontraron fue la muerte”. En la arena del espigón del Tarajal, se ha celebrado un acto muy emotivo en honor a los 15 fallecidos, acompañado por el cantante y guitarrista Pedro Sosa, que ha viajado desde Huelva para el homenaje. Sosa ha abierto y ha cerrado, a las 17.45 de la tarde, la VI marcha por la dignidad con dos canciones compuestas por él que dedicada a los migrantes que arriesgan su vida para alcanzar El Dorado europeo. “Mejor morir en el agua que ahogarse de pena que hiere y deja llagas que sangran. Mejor ahogarse en las olas, las olas no dejan marca”, entonaba la canción de Sosa que ha puesto fin al homenaje a las víctimas.

“Buscaban otra vida y encontraron la muerte”, ha leído un migrante subsahariano a viva voz al finalizar la caminata por las calles de Ceuta, en la frontera del Tarajal, a escasos kilómetros de Marruecos. “Las quince muertes del Tarajal y todas las muertes en la frontera son el reflejo de una Europa que nos avergüenza, una ‘Europa fortaleza’ que construye muros y vayas para separarnos, que se abastece de las riqueza del sur y que impide el paso de todas aquellas persona que ha dejado sin recursos. Una Europa hipócrita que financia a terceros para que vigile sus muros”, seguía mientras los asistentes escuchaban conmocionados. Y pedía a gritos que se cumpla la ley internacional en cuestiones migratorias, que se avance en la investigación del Tarajal ahora que se ha reabierto el caso y que “se escuche la versión de los testigos y sobrevivientes de la tragedia”.

Los manifestantes han depositado velas en el espigón al concluir la marcha.REBECA HORTIGÜELA

En homenaje a las víctimas, se ha encendido una vela por cada uno de los muertos de la mañana del 6 de febrero de hace cinco años. Y se ha exigido justicia por Luck, Roger Chimi, Blaise, Oumaru, Jeannot, Keita, Larios, Youssouf, Usmane, Samba, Yves, Armand, Raouda y otra víctima más cuyo nombre se desconoce. Por todos ellos, por los que mueren en el desierto y por los que yacen en el fondo del mar se ha pedido un minuto de silencio frente al Mediterráneo en el espigón del Tarajal.

Y lo harán cada año, cada aniversario, “mientras no cesen las muertes, la violencia, la impunidad y la vulneración de derechos humanos en las fronteras”. “Seguiremos viniendo hasta que no dejemos de ver cuerpos mutilados en las vayas y cuerpos muertos en el Mediterráneo. Tarajal nunca más”, esas palabras ponían fin a la VI Marcha por la Dignidad, que han conseguido emocionar a todos los asistentes.

COLABORA CON KAOS